Europa, Trump y el acuerdo con Irán

Por: Amir Taheri | En: Gatestone Institute | Traduce: © israelnoticias.com

Imagen: ilustración - © israelnoticias.com
0

El llamado acuerdo nuclear de Irán, un brebaje de brujas inventado por el más digno de los premios Nobel de la paz, Barack Obama, ha constituido el tema que más giros extraños ha tenido. El último es un intento de la Unión Europea para persuadir al presidente Donald Trump para que incumpla su promesa de campaña de mejorar o cancelar el acuerdo.

Durante el año pasado, la mujer de la política exterior de la UE, Federica Mogherini, ha estado recogiendo millas aéreas pidiendo a las capitales mundiales que exijan “compromiso” con el acuerdo, como si fuera un artículo de fe en una religión aún no definida.

El embajador británico retirado en Washington, Sir Peter Westmacott, ha concedido entrevistas a los medios de comunicación iraníes, exigiendo felicitaciones por haber gastado “mucho tiempo y energía” tratando de convencer a los Estados Unidos de que se atengan al acuerdo.

El saliente ministro de Asuntos Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, también se jacta de haber gastado mucha energía en sus últimos meses en el cargo defendiendo el acuerdo como un caballero cruzado que protege una reliquia sagrada.

Y ahora le toca el turno al embajador de Francia en Washington, Gerard Araud, de lanzar una campaña en Twitter para persuadir a la administración Trump a “honrar” ese elemento tan cuestionable en el legado de Obama.

Básicamente, los europeos avanzan cuatro argumentos.

El primero, avanzado por Westmacott, es que descartar el acuerdo podría dañar la credibilidad de las “grandes potencias”, es decir, Gran Bretaña, Francia, Alemania y EE.UU, que lo firmaron junto con China y Rusia.

Hay dos problemas con ese argumento.

El primero es que asume que cualquier acuerdo diplomático debe ser tratado como un matrimonio católico que permanece “hasta que la muerte nos separe”. Tal suposición significaría el final de la diplomacia como el arte de responder a las realidades cambiantes.

Si tuviéramos que ir por el “compromiso” de Mogherini o Westmacott a un acuerdo inmutable, Gran Bretaña y Francia nunca deberían haber denunciado el “acuerdo de paz” que Chamberlain firmó en Munich en 1938.

Sin embargo, el argumento de la UE sobre “respetar las firmas” tiene otro problema, porque nadie firmó nada.

El llamado Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) no es más que un comunicado de prensa que establece un conjunto de movimientos deseables por parte de Irán y el P5 + 1 que, dicho sea de paso, no incluyó a la UE como tal. Por otra parte, existen diferencias significativas entre las versiones en inglés y persa del JCPOA, haciendo varias relecturas imaginativas. Mogherini no puede reclamar respeto por las “firmas” que nunca hubieron y que, de haber habido, no hubieran incluido a la UE.

El segundo argumento es que el acuerdo está funcionando y, por lo tanto, se aplica el dictum “si no está roto, por qué arreglarlo”.

Esa suposición no está confirmada por los hechos.

Irán y el P5 + 1 han intentado eludir o han roto descaradamente sus promesas.

Sir Peter, el diplomático retirado del Reino Unido, sin duda sabe que su gobierno, en violación del acuerdo, todavía se niega a permitir que la Embajada iraní abra una cuenta bancaria en Londres. El gobierno del Reino Unido tampoco ha descongelado más de $ 600 millones en activos iraníes.

Los alemanes y los franceses todavía se niegan a emitir garantías de exportación a las empresas que buscan comerciar con Irán. Enormes memorandos de entendimiento se firman pero quedan en segundo plano, ya que Irán sigue sujeto a sanciones por parte de las Naciones Unidas, la UE y los EE.UU.

En cuanto a Rusia, durante una visita oficial a Irán la semana pasada, el presidente de la Duma rusa Vyacheslav Volodin escuchó una avalancha de quejas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha mostrado lo que piensa de Irán, un supuesto aliado notablemente en Siria, por su reciente tratamiento del presidente iraní Hassan Rouhani en Ankara. Al final de una “cumbre” con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, Rouhani exigió una reunión “uno a uno” con Putin. El presidente ruso consintió en un breve encuentro que duró alrededor de 8 minutos. El zar Vladimir no tuvo tiempo de sentarse con el mulá iraní para tomar una taza de té.

En cuanto a China, dice que Irán podría usar sus activos congelados, acumulados a través de las exportaciones de petróleo a la República Popular, solo mediante la compra de productos chinos.

Beijing incluso se niega a permitir que los aproximadamente 3.000 estudiantes iraníes en China reciban sus estipendios a través de los bancos, lo que obliga a la embajada a enviar gente para distribuir efectivo entre los estudiosos en ciernes.

Irónicamente, el único miembro P5 + 1 que ha cumplido parcialmente con el “acuerdo” es Estados Unidos, incluido el contrabando al estilo de la mafia de $ 1,700 millones en efectivo a Teherán durante la administración Obama.

Irán, por su parte, afirma que no ha habido cambios en su proyecto nuclear.

A principios de este mes, el portavoz de la Agencia de Energía Atómica de Irán, Behruz Kamalvand, dijo en una conferencia de prensa en Teherán que el proyecto nuclear de Irán estaba “avanzando a toda máquina” con “planes nuevos y más ambiciosos en preparación”.

Más importante aún, Irán ha logrado bloquear la inspección internacional de centros clave de investigación y desarrollo alegando que son sitios militares y, por lo tanto, están fuera de los límites [del acuerdo].

Menos de la mitad de las existencias de uranio enriquecido de Irán han sido enviadas al exterior, junto con el 10 por ciento del plutonio acumulado en la planta de Arak.

La semana pasada, marcando el Día Nacional Nuclear, Rouhani dio a conocer lo que llamó “83 nuevos proyectos nucleares” como bofetadas frente al “Gran Satanás” estadounidense.

¿Por qué deberían Mogherini o Araud golpearse el pecho por un acuerdo que ninguna de las partes respeta?

El embajador presenta un último argumento: si eliminas el “acuerdo”, ¿cómo puedes estar seguro de que Irán no avanzará a toda velocidad con sus ambiciones nucleares?

Este es un argumento casuístico: acepta lo malo por temor a empeorar.

Desde que se reveló el JCPOA, la moneda nacional de Irán ha caído en un 40 por ciento a un mínimo histórico frente a las monedas extranjeras, incluido el dinar iraquí y el dirham de los EAU.

El gobierno de Teherán no puede pagar regularmente los salarios de sus empleados. Si no hubiera sido por el efectivo contrabandeado y canalizado por Obama, los mulás tampoco hubiesen podido pagarle a sus militares. En este momento, Teherán tiene dificultades para financiar al Hezboláh libanés y pagar los salarios de las fuerzas del régimen y el servicio civil de Bashar al-Assad.

Entonces, el acuerdo de Obama, como dijo Trump durante su campaña, es un mal negocio.

Lo que Trump no dijo fue que el acuerdo era malo, tanto para Irán como para el resto del mundo.

Araud haría bien en volver a leer lo que Laurent Fabius, el entonces Ministro de Asuntos Exteriores de Francia, dijo en 2015: “Francia no aceptará un acuerdo si no está claro que se pueden hacer inspecciones en todas las instalaciones iraníes… Aceptaremos un acuerdo, pero no cualquier acuerdo”.

En parte se debió a la negativa de Francia de darle al JCPOA un estatus legal al firmar que el acuerdo de Obama se inició como una iniciativa informal. Curiosamente, Araud, que ahora hace campaña por el acuerdo, fue nombrado por Fabius, quien se preocupó por tener una pizca de sal al respecto.

Amir Taheri, ex editor del principal periódico iraní , Kayhan , antes de la revolución iraní de 1979, es un destacado autor residente en Europa. Él es el presidente de Gatestone Europa.

Este artículo apareció por primera vez en Asharq Al Awsat y se reimprimió aquí con el amable permiso del autor.

Vía Gatestone Institute

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies