Más de la mitad de los inmigrantes a Israel en 2018 no fueron reconocidos como judíos

Por: Kobi Nachshoni

Los orígenes de la mayoría de los inmigrantes fueron Rusia, Ucrania, Francia y los Estados Unidos; aparentemente, la mayoría tiene algún tipo de identidad judía e historia familiar.

Avi Chai

Más de la mitad de los nuevos inmigrantes a Israel en 2018 no fueron reconocidos como judíos bajo la ley Halachic (judía) y el establecimiento rabínico ortodoxo que controla la vida religiosa en el país.

Según los datos publicados por la Oficina Central de Estadísticas de Israel, la población del país creció en 173.600 personas el año pasado. Hubo un superávit neto de 32.600 nuevos inmigrantes (deduciendo los emigrados). Solo el 39% de los inmigrantes son reconocidos como judíos, en comparación con el 54% que están clasificados como “otros”. La mayoría era elegible para mudarse a Israel según la Ley de retorno, debido a que tenía un antepasado judío. El 7% restante de llegadas fue árabe. En comparación, en 2017, el 52% de los inmigrantes fueron reconocidos como judíos.

Los orígenes de la mayoría de los inmigrantes fueron Rusia, Ucrania, Francia y los Estados Unidos. Aparentemente, la mayoría tiene algún tipo de identidad judía e historia familiar, y se une a los muchos miles de israelíes que están registrados como “sin religión” por el Ministerio del Interior. Este último grupo tiene problemas para convertirse al judaísmo dentro del sistema actual.

Las estimaciones demográficas sitúan el número de israelíes dentro de esa categoría entre 300.000 y 400.000, y el número solo está aumentando debido al crecimiento natural y la inmigración. Una de las implicaciones clave es que la mayoría de las personas que se encuentran en esta situación  no pueden casarse dentro de los confines del rabinato, ya que no son reconocidos como judíos y, por lo tanto, se les niega un derecho fundamental como ciudadanos.

Solo en los pocos casos en que ambos socios aparecen como “sin religión” pueden contraer matrimonio en Israel a través de un matrimonio civil, de acuerdo con una ley de 2010. Pero eso depende, sin embargo, de que el rabinato primero confirme que ambas partes definitivamente no son judías.

Creando un problema demográfico

La publicación de los datos se produce poco después de que los partidos políticos ultraortodoxos y el Rabinato Principal archivaron las conclusiones del Comité Nissim, y frustraron con éxito un proyecto de ley de conversiones que habría revocado el monopolio del establecimiento ortodoxo sobre las conversiones.

En la práctica, el Estado fomenta la inmigración, pero no permite que los inmigrantes se establezcan y se casen legalmente, e incluso les dificulta la conversión y la normalización de su estado.

El rabino doctor Shaul Farber (Foto: Coco)
El rabino doctor Shaul Farber (Foto: Coco)

 

El rabino Shaul Farber es el director de ITIM, un grupo de defensa que ayuda a las personas a navegar en la burocracia de las autoridades religiosas en Israel, y el fundador de la corte religiosa privada Giyur K’Halacha, una red no gubernamental de cortes de conversión. Refiriéndose a las estadísticas, acusó al Gobierno de crear un problema demográfico “con sus propias manos” al permitir la inmigración de acuerdo con la Ley de Retorno pero no permitir que muchos de esos inmigrantes se casen.

“Estas son personas que sirven en las FDI, pagan impuestos y son una parte inseparable del tejido social judío-israelí”, dice. “Esta política perjudica gravemente la aclimatación de los inmigrantes, perjudica su identidad judía y hace la vista gorda a sus problemas. Giyur K’Halacha les proporciona una solución ética, pero debe haber un tratamiento fundamental del sistema de conversión. Este es nuestro deber judío y democrático”.

Vía Y Net News
Comentarios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More