Pieza faltante del Mecanismo Anticitera encontrado en el fondo del Mar Egeo

Más de 2.200 años después de que se hundiera bajo las olas, los arqueólogos buceadores aparentemente encontraron una pieza faltante del Mecanismo Anticitera, la “computadora” analógica avanzada, fantásticamente complicada, encontrada en un naufragio en una isla griega. El escaneo muestra la rueda dentada incrustada para llevar una imagen de Tauro el toro.

La pronunciada pendiente sobre la que se hundió el Anticitera (Brett Seymour)

El Mecanismo Anticitera fue descubierto en 1901, técnicamente hablando. Los buzos griegos rescataron un bulto incrustado con trajes de buceo de metal del fondo del mar Mediterráneo. No es que alguien se diera cuenta de lo que era en ese momento. Tomaría décadas y la avanzada tecnología de rayos X para los científicos darse cuenta de que la “roca” era una calculadora analógica sofisticada y maravillosamente avanzada que consistía en docenas de engranajes entremezclados.

El Mecanismo no solo podría realizar operaciones matemáticas básicas: con docenas de ruedas dentadas exquisitamente trabajadas, podría calcular los movimientos del sol y la luna, predecir eclipses y equinoccios, y podría usarse para rastrear los planetas del sistema solar, las constelaciones y mucho más.

Quizás nunca sepamos cuántas ruedas dentadas tenía el Mecanismo original de Anticitera. Las evaluaciones basadas en sus funciones para predecir el comportamiento del cosmos varían de 37 a más de 70. En comparación, los relojes suizos más avanzados tienen cuatro ruedas dentadas.

En cuanto a la nave que llevaba el Mecanismo, había sido enorme, equipada con una carga preciosa. Afortunadamente, incluso un siglo de saqueadores y exploradores incautos que peinaron el sitio desde el descubrimiento original del barco no lo encontraron todo.

La pieza faltante del Mecanismo de Antikythera, que se encuentra en el fondo del mar Egeo. Brett Seymour / EUA / ARGO
Radiografía de lo que parece ser una pieza faltante del mecanismo de Anticitera, que muestra a Tauro el toro EUA

 

Probablemente fue una noche oscura y tormentosa

La nave de carga que transportaba el Mecanismo y otros tesoros se hundió cerca de la isla de Anticitera, de ahí el nombre que se le da al Mecanismo. Probablemente sucumbió al clima salvaje típico de las aguas en el mar Egeo occidental entre Grecia y Chipre.

Foley levantando un anillo de oro encontrado en el fondo del mar Brett Seymour / EUA / ARGO

 

En 1901, los buzos encontraron un esqueleto con los restos de la nave. La investigación posterior del accidente en 1976, por un equipo liderado por el famoso explorador submarino Jacques-Yves Cousteau, encontró varios huesos que se han interpretado como los restos de cuatro individuos muertos.

En 2012, un nuevo equipo, dirigido por el Dr. Brendan Foley de la Institución Oceanográfica Woods Hole (y después de 2017, la Universidad de Lund), regresó a las aguas de Anticitera para reubicarse y resurgir el sitio original del naufragio, armado con las últimas tecnologías. Lo encontraron, con su carga dispersa en una pendiente descendente de 55 metros, y también encontraron los restos de una sexta persona que se había hundido con el barco.

Gran parte del casco había sido devorado literalmente a lo largo de los siglos, seguido del naufragio, consumido por animales marinos como el gusano. En la década de 1970, más de dos décadas después de su primera inspección del sitio, Cousteau y su equipo recuperaron algunos fragmentos del casco, incluidas las tablas, dijo el Dr. Brendan Foley de la Universidad de Lund a Haaretz.

En 2017, los buzos encontraron este brazo de bronce en el sitio de naufragio de Antikythera Brett Seymour / EUA / ARGO

 

Desafortunadamente, Foley agrega que, al hacerlo, el legendario Cousteau logró destruir lo que quedaba del casco antiguo.

Medio siglo después, a partir de 2012, los arqueólogos submarinos descubrieron cientos de artefactos, entre ellos dos enormes lanzas de bronce, la representación en bronce de tamaño real de un brazo, otras piezas de mármol y estatuas de bronce, artículos de vidrio de mosaico y muebles con incrustaciones de hueso, peones azules, una tapa de sarcófago, anillos de oro y monedas de plata.

Antigua copia de la colosal estatua de Hércules descubierta por buzos de esponja en 1901 EUA / ARGO

 

También encontraron un disco incrustado y corroído, que se extrajo del fondo marino en 2017.

Al igual que el Mecanismo original de Anticitera, después de casi 2,100 años bajo el agua, el disco se parecía a una roca verdosa. Alrededor de ocho centímetros de diámetro, el objeto todavía tiene cuatro brazos metálicos de pie orgullosos en las esquinas, con agujeros para los pasadores. El análisis de rayos X muestra el disco tenía el grabado de Tauro el toro.

Será difícil probar qué es exactamente el disco de Tauro: si fue parte del Mecanismo original de Anticitera, o si fue parte de un segundo mecanismo de este tipo, si existía, o si era algo completamente distinto.

Basado en la evidencia hasta ahora, se ve exactamente como otras partes del Mecanismo, que claramente se habían encontrado incompletas. Sobre la base del grabado del toro que se puede ver con el escaneo, bien puede ser el engranaje que predijo la posición de la constelación zodiacal de Tauro.

Gusto retro para héroes homéricos

El barco mercante que se hundió en Antikythera transportaba un cargamento de aproximadamente 50 estatuas de mármol de tamaño natural y estatuas de bronce, algunas basadas en héroes de las obras maestras de Homero, la Ilíada y la Odisea, incluidas Odiseo y Aquiles.

Ese descubrimiento ha desconcertado a los arqueólogos, porque se creía que el motivo homérico había pasado de moda antes del primer siglo a. C., cuando el barco zarpó, y tales estatuas ya no se producían. Sin embargo, este barco que fue derribado en Anticitera tenía un conjunto completo de tales estatuas. Tal vez el motivo homérico no había pasado de moda, después de todo; o una persona con los medios para ordenar tales estatuas tenía gustos retro.

encontrado en el fondo del mar Egeo Brett Seymour / EUA / ARGO

 

En 2014 y 2015, los arqueólogos buceadores encontraron dos lanzas de bronce, de dos metros de longitud, pero no habían sido armas de guerra. Habían sido parte de las esculturas. Curiosamente, las dos lanzas son diferentes en estilo: una es perforadora de armaduras y la otra es liviana.

Fragmento de un bol de vidrio hecho en Egipto o Siria, encontrado en el naufragio de Antikythera Brett Seymour / EUA / ARGO

 

“Estos son los dos únicos ejemplos arqueológicos de lanzas que pertenecen a esculturas que se han encontrado”, dice Foley.

Justo al lado de donde se encontró el disco de bronce en 2017, los arqueólogos encontraron varias partes nuevas de estatuas, incluyendo pies de mármol unidos a un pedestal, parte de una túnica o toga de bronce, y un brazo masculino de bronce, con dos dedos faltantes pero por lo demás bien conservados. Sobre la base de estos hallazgos y otros recuperados en 1901 y 1976, los excavadores sospechan que al menos otras siete estatuas de bronce permanecen enterradas bajo el fondo marino.

Hablando de proezas tecnológicas insospechadas, las recientes imágenes de rayos X de una estatua de bronce descubierta en el naufragio de Anticitera por el equipo de Cousteau en 1976 revelaron un dispositivo mecánico dentro de su base circular, que aparentemente giró la estatua cuando se giró una llave. Esto aún no se ha confirmado. La estatua data del siglo II aC, contemporánea o posiblemente más antigua que el  Mecanismo de Anticitera. Bien podría ser el primer ejemplo conocido de un dispositivo engranado.

Lucio Lúculo crece codicioso

Quien hizo los Mecanismos de Anticitera sigue siendo un misterio. Pero los historiadores sospechan que pueden adivinar quién encargó este cargamento: el brillante comandante romano Lucio Licinio Lúculo, que tuvo un comienzo humilde pero que desarrolló un gran apetito por los placeres espirituales y físicos. Hoy en día, Luculo es más conocido por sus lujosos hábitos gastronómicos que por sus habilidades militares, gracias a algunas anécdotas divertidas de Plutarco, quien escribió su biografía con la lengua clavada firmemente en su mejilla.

De todos modos, en el 60 a.C., después de una carrera ilustre en la búsqueda de la guerra, Lúculo se retiró a una villa espectacular que había construido a lo largo de la bahía de Nápoles, que decoró con pinturas y esculturas recopiladas durante sus numerosas campañas militares. Después de haber derrotado al rey Mitrídates, quien gobernó Pontus, un pequeño reino al sur del Mar Negro en la Turquía de hoy, le llegó una gran recompensa, incluida la biblioteca de los reyes Pontiac. Algunos eruditos sugieren que la carga de Anticitera era una de las naves de saqueo de Lúculo.

Lanza de 2 metros de largo hecha de bronce perteneciente a la estatua perdida. EUA / ARGO
Primer plano de lanza de bronce encontrado con el naufragio de Anticitera EUA / ARGO

 

Podría haber otra explicación por completo. Alrededor del 70 a.C., cuando el barco Anticitera zarpó, la clase senatorial, que se había convertido en la más rica de la época, amaba decorar sus villas con obras de arte griegas. Encargaron miles de barcos para traerles tesoros de territorios alrededor del Mediterráneo oriental.

El rico romano Cicerón, que por cierto era amigo íntimo de Lúculo, envió un curador para obtener estatuas para sus villas y mansiones.

En la época romana, los barcos imperiales más grandes eran los cargadores de granos, con una capacidad de 340 toneladas. Pero los buques mercantes podrían llegar a 1.300 toneladas, posiblemente más. De acuerdo con una descripción escrita en el siglo II d.C., la nave transportadora de granos Alejandrina Isis tenía más de 55 metros de largo, unos 14 m de ancho, tenía una bodega de unos 13 m de profundidad y probablemente podría cargar más de mil toneladas de grano también, quizás, como unos cientos de pasajeros

Todo muy bien, pero en el transporte, para mantener la estabilidad del barco, el volumen debe llenarse con masa. En otras palabras, el barco debe ser cargado. Sin embargo, las estatuas de bronce y mármol, aunque de tamaño natural, ocupan mucho espacio para su volumen.

“La teoría es que se almacenaron en la sala de carga con sacos de grano a su alrededor”, dice Foley.

Los barcos de recreo de Calígula

¿Qué se puede decir de la nave que naufragó en Anticitera llevando esta inmensa carga de estatuas pesadas, el extraordinario Mecanismo y, posiblemente, cientos de pasajeros a bordo?

Agujero de metal hawse de los restos de antikythera. Dimitris Kourkoumelis / EUA

 

Foley dijo que era un barco griego que transportaba granos de Hellespont que navegaba por Italia, agregando que las tablas del barco son, por mucho, las más grandes jamás recuperadas de cualquier otro antiguo naufragio. “Incluso en su estado reducido, tienen diez u once centímetros de grosor”, dice.

De hecho, las únicas embarcaciones comparables supervivientes son las “naves Nemi” que el enloquecido emperador romano Calígula construyó como palacios flotantes de placer en el lago Nemi en el primer siglo d.C. Los buceadores han estado buscando un posible tercer puesto.

El barco de Cousteau Calypso, frente a la isla de Antikythera EUA

 

“Éstas eran barcazas de placer con un calado poco profundo pero tenían una longitud de 70 a 80 metros”, dice Foley. “No creo que el barco que se hundió en Anticitera fuera tan largo, pero las tablas en estas plataformas flotantes de placer son más pequeñas que en el naufragio de Anticitera”.

Otros componentes de la nave recuperados del naufragio original de Anticitera incluyen una tubería de sentina, tablas del casco, tejas de corintios, clavos de bronce y anillos de aparejo. La superficie exterior del casco estaba cubierta por finas láminas de plomo. Las partes de las tuberías de plomo que los buzos encontraron se han asociado con la bomba de drenaje de agua. El descubrimiento de tejas sugiere que la cubierta tenía un área escondida, que probablemente sirvió para preparar y cargar escotillas.

Un segundo naufragio en Anticitera

Mientras observaban el lecho marino, los buzos encontraron un segundo naufragio, de aproximadamente la misma época.

Al igual que el primer naufragio, el segundo también se dispersa en sus pedacitos y carga por una pendiente pronunciada, que se extiende desde 35 metros bajo el nivel del mar hasta más de 55 metros.

Estatua de Hércules en reposo llevando fruta en su mano derecha. Copia romana de la era imperial después de un original griego de la era helenística temprana; El antebrazo izquierdo se restaura en escayola. Marie-Lan Nguyen / Farnese Colle

 

En 2012, los buceadores recuperaron una culata de anclaje de plomo y un collar, y en 2016, un tubo de plomo, una loseta que puede provenir del hogar en la galera, clavos de bronce, un lagynos (jarrón de estilo helenístico) con un mango elaborado que parece una cuerda torcida, y varios fragmentos de ánforas y una ánfora intacta. Los estilos de estos antiguos tarros de cerámica son similares a los encontrados en el primer accidente en Anticitera.

Más ánforas de diferentes tipos todavía se encuentran en el fondo del mar, así como una gran pila de hormigón que parece también consistir en ánforas. También hay un collar de ancla de plomo muy grande en espera de salvamento.

“Solo hemos dedicado un par de inmersiones a la investigación de este sitio, pero lo que hemos visto y recuperado ofrece la posibilidad de que la embarcación se hunda aproximadamente en el mismo período de tiempo que el accidente de Anticitera”, dijo Foley. “Comparando sellos en los mangos de las ánforas de Rhodia pueden ayudarnos a reducir la fecha del hundimiento. Aún no se sabe si los dos barcos se asociaron directamente, y puede que nunca se sepa”.

Los griegos abastecen a Roma de alimentos

Los romanos llamaron el Mediterráneo  Mare Nostrum, nuestro mar. El control sobre las rutas marítimas era imperativo para el imperio por más que razones militares. Una de las razones es que la ciudad de Roma dependía de la industria naviera para su suministro de alimentos.

Con una población de alrededor de un millón, Roma necesitaba 250,000 y 400,000 toneladas de granos al año. ¿De dónde viene todo ese grano? El historiador romano-judío Flavio Josefo cita al rey vasallo de Judá, Herodes Agripa II, señalando que el norte de África alimentó a Roma durante ocho meses del año, mientras que Egipto envió suficiente grano para apoyar a la ciudad para los otros cuatro.

Miles de buques de navegación marítima, probablemente incluyendo los barcos de Anticitera, participaron en el suministro de grano a esa ciudad.

Buceador que levanta ánfora que posiblemente contenía vino o perfume del naufragio de Antikythera Brett Seymour

 

Las flotas de grano eran de propiedad privada de griegos, fenicios y sirios, que los mandaron y equiparon. Sin embargo, los barcos fueron contratados por el Estado. Al igual que en la recaudación de impuestos, al gobierno le resultó más fácil subcontratar el trabajo.

Los arqueólogos sospechan que los barcos de Anticitera fueron construidos en privado y fueron propiedad de los griegos.

Los análisis químicos del material del barco, como su revestimiento de plomo, muestran que se extrajeron en Chalkidiki, en el norte de Grecia. También hay una taza para beber con un nombre griego que indica que al menos parte de la tripulación era griega.

¿Por qué los barcos de grano tendrían pasajeros a bordo?

Entre las joyas había un anillo de oro que Foley encontró en el fondo del mar. Brett Seymour / EUA / ARGO

 

En el primer siglo a.C., no existía tal cosa como un barco de pasajeros. Los viajeros tenían que usar barcos mercantes. El examen preliminar de los esqueletos muestra que se originaron en la región del Egeo, y algunos aparentemente se encontraban en buena posición, al encontrarse cerca de joyas de oro y monedas de plata. Los arqueólogos también encontraron cuencos hechos de delicados rollos de turquesa, vidrio amarillo y púrpura, y una figura dorada en miniatura de Eros colgando de un arete con granates, una esmeralda y 20 perlas diminutas que pueden haber pertenecido a pasajeros aristocráticos

Sin embargo, sus tarifas eran elevadas, ya que los barcos eran principalmente para carga, los pasajeros eran secundarios. Solo se habría proporcionado agua: habrían tenido que traer sus propios alimentos y suministros, y ropa de cama. Dormirían en cubierta, tal vez bajo refugios en forma de carpa erigidos por la noche y derribados cada mañana.

Tiemblan las maderas

La preponderancia de la evidencia es que Poseidón derribó los barcos, no los piratas, aunque no hubiera sido impensable.

En la antigüedad y ciertamente durante el siglo I a.C., los mares de Asia Menor estaban repletos de piratas. Desesperados y refugiados de todas las naciones y credos se unieron con los piratas silicanos y cretenses. El bien organizado esfuerzo pirata fue un constante drenaje para el comercio marítimo de Roma. Armar la flota de mercaderes con delfines fue una forma de proteger su inversión.

Otro hallazgo con el naufragio de Anticitera es un “delfín”: una bombilla de plomo de 100 kilos con una punta de hierro. El delfín habría sido arrojado desde el brazo del barco a través de la cubierta y el casco de un barco atacante.

El delfín estuvo en uso durante unos 400 años, y fue descrito por el historiador del siglo V a. C, Tucídides en el contexto de la guerra peleponnesiana:

“Por fin, luchando duramente de esta manera, los siracusanos obtuvieron la victoria, y los atenienses giraron y huyeron entre los mercaderes a su propia estación. Los barcos siríacos los persiguieron hasta los mercaderes, donde fueron detenidos por las vigas armadas con Delfines suspendidos de esos buques sobre el paso”. (Tucídides, séptimo libro, traducción de Richard Crawley)

“Los sistemas de armas no permanecen alrededor de 400 años si no son efectivos”, señala Foley.

Jacques Cousteau mira una estatuilla de bronce rescatada de EUA

Arqueología
Comentarios (0)
Agrega comentario