En reunión con Pompeo, Netanyahu advierte con atacar Líbano si no reprime a Hezbolá

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, sostuvo conversaciones el lunes con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, para hablar sobre los esfuerzos conjuntos para frenar la agresión iraní en la región, incluido los planes para detener al grupo terrorista Hezbolá en el Líbano.

Se informó que Netanyahu planeaba decirle a Pompeo que Israel podría emprender una acción militar si Beirut no reprime a Hezbolá, en medio de la preocupación de que Teherán haya comenzado a enviar armas avanzadas directamente al grupo terrorista en el Líbano.

Netanyahu hizo un viaje inesperado a Bruselas el lunes por la tarde para reunirse con Pompeo, quien se encuentra en Bélgica para conversar con sus homólogos de la OTAN.

En una declaración pública antes de las conversaciones a puerta cerrada, Netanyahu agradeció a Pompeo por la postura “fuerte” de la administración sobre Irán, y dijo que esperaba discutir los esfuerzos conjuntos israelíes-estadounidenses para “frenar la agresión de Irán en la región, en Siria, en Irak, en el Líbano y en otros lugares”.

No hubo una declaración inmediata del Departamento de Estado. Un portavoz no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Según las noticias de Hadashot, Netanyahu estaba planeando decirle a Pompeo que le pasara un mensaje a Beirut advirtiéndole que Israel tomaría medidas si el Líbano no trabajaba para evitar que Hezbolá se armara.

Los informes de las últimas semanas apuntan a que Irán envía armas directamente a su grupo terrorista proxy en el Líbano, y no a través de Siria, como se había hecho hasta hace poco. El jueves, se informó ampliamente que un vuelo de Teherán a Beirut en un transportista de carga aparentemente civil contenía armas destinadas a Hezbolá.

Sin mencionar específicamente el vuelo, el portavoz del ejército en idioma árabe, teniente coronel Avichay Adraee, tuiteó el jueves que el Líbano debería dejar de permitir que los aviones iraníes trajeran material de guerra al país, junto con una fotografía satelital en blanco y negro del Aeropuerto Internacional Rafik Hariri.

En la ONU en septiembre, Netanyahu usó el escenario mundial para acusar a Hezbolá de ocultar instalaciones de armas en áreas civiles de Beirut, y dijo que Israel no permitiría que el grupo terrorista se saliera con la suya. El Líbano rechazó la afirmación.

Las fuerzas de seguridad libanesas custodian la entrada del estadio Al-Ahed en los suburbios del sur de Beirut durante un recorrido por supuestos sitios de misiles alrededor de la capital libanesa, en un intento por refutar las acusaciones israelíes de que el movimiento Hezbollah tiene instalaciones secretas de misiles allí, el 1 de octubre de 2018. Organizado por el canciller libanés para los embajadores. (AFP PHOTO / ANWAR AMRO)

 

Israel ha llevado a cabo cientos de ataques aéreos en Siria, muchos de ellos para evitar que los misiles avanzados sean transferidos a Hezbolá, que libró una guerra devastadora con Israel en 2006. Sin embargo, ha impedido llevar a cabo ataques en el Líbano.

Aunque la frontera norte de Israel ha estado relativamente tranquila durante los últimos 12 años, las tensiones se han mantenido altas y los funcionarios israelíes han sonado recientemente las alarmas sobre la adquisición de misiles de precisión de Hezbolá que pueden impactar en cualquier lugar de Israel.

Antes de despegar, Netanyahu dijo en un comunicado que él “discutirá con Mike Pompeo una serie de desarrollos en nuestra región, así como las medidas que estamos tomando juntos para frenar la agresión de Irán y sus representantes en el norte”.

Funcionarios de la Oficina del Primer Ministro informaron al diario pro-Netanyahu Israel Hayom que la reunión con Pompeo era “urgente”.

Netanyahu estuvo acompañado en el viaje por el jefe del Mossad, Yossi Cohen, el Asesor de Seguridad Nacional, Meir Ben Shabbat, y el secretario militar, el coronel Avi Blot.

Situación de seguridad sensible

El primer ministro insinuó recientemente una delicada situación de seguridad al citar su decisión de aceptar un alto el fuego con el grupo terrorista Hamas, luego de un estallido de violencia con el enclave palestino.

Los funcionarios israelíes han advertido durante mucho tiempo que la amenaza planteada por los gobernantes de Hamas en Gaza palidece en comparación con la del grupo terrorista Hezbolá, respaldado por Irán, en el Líbano: un mini ejército fuertemente armado con una valiosa experiencia de combate y un arsenal de unos 150.000 cohetes que pueden alcanzar casi todas las partes de Israel.

Los partidarios del líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, sostienen una pancarta con su retrato y palabras en árabe que dicen: ‘Toda la lealtad al hombre de la nobleza’ durante un discurso de campaña electoral, en un suburbio del sur de Beirut, Líbano, el 13 de abril de 2018. (AP / Hussein Malla / Archivo)

 

Con el final de la guerra civil de Siria, los funcionarios de defensa israelíes creen que un Hezbolá con poder ahora es libre de restablecerse en su hogar en el Líbano y reorientar sus esfuerzos en Israel.

Hasta hace poco, Israel voló sus aviones a través de los cielos sirios con impunidad. Pero eso fue severamente restringido después de que un avión ruso fuera derribado en septiembre por las fuerzas sirias que respondían a un ataque aéreo israelí, un incidente de fuego amigo que avivó la ira rusa hacia Israel y aceleró la entrega de sofisticados sistemas de defensa aérea S-300 a Siria.

Benjamin NetanyahuHezboláIsrael-LíbanoMike Pompeo
Comentarios (0)
Agrega comentario