Contrario al BDS, israelíes y palestinos trabajan juntos en el Valle del Jordán

El movimiento BDS ha demostrado una buena disposición no solo para herir a los israelíes sino también a los palestinos, ya que los datos económicos muestran lo que sucedería si hubiera boicots masivos contra el Estado judío, especialmente entre israelíes y palestinos que trabajaron juntos en el valle del Jordán.

“La clave para la paz y la convivencia en la región es, ante todo, el desarrollo económico de la agricultura y la industria en el valle del Jordán, Judea y Samaria”, dijo a JNS el ministro de Asuntos Estratégicos, Gilad Erdan.

Según los datos de la Administración Civil de Israel, unos 25.000 trabajadores, 18.000 de los cuales son palestinos, están empleados en áreas económicas conjuntas ubicadas dentro de Judea y Samaria.

Los palestinos que trabajan en empleos israelíes representan el 11.7 por ciento de la fuerza laboral árabe en Judea y Samaria en 2014, con sus ingresos totales en Judea y Samaria el año anterior que consisten en el 12.3 por ciento del PIB de toda la Autoridad Palestina, según la Oficina Central Palestina de Estadística.

El boicot contra los agricultores del Valle del Jordán ha causado una devastación notable para ellos y sus familias. David Elhayani, jefe del Consejo Regional del Valle del Jordán, dijo que el sustento de las familias judías y palestinas se ha visto afectado como resultado.

“Boicots contra nuestros productos significa boicots contra las familias palestinas e israelíes por igual”, dijo. “La guerra económica emprendida contra nuestras comunidades agrícolas solo aumenta el sufrimiento para todas las partes involucradas y no hace nada para crear un diálogo”.

Según el Consejo del Valle del Jordán, la “exportación de pimientos del Valle del Jordán también sufrió un duro golpe luego de la actividad de BDS en Europa. “Los agricultores del valle del Jordán se vieron obligados a desviar las exportaciones de pimiento de Europa occidental a Rusia y Europa oriental, donde los precios son entre un 50 y un 30 por ciento más bajos”.

“Esta dramática caída significó que los agricultores del Valle del Jordán, tanto judíos como palestinos, vieron una reducción significativa en sus ingresos”, agregaron, “con una pérdida total estimada de 100 millones de shekels”.

BDSBoicotEconomíaJudea y Samaria
Comentarios (0)
Agrega comentario