Israel busca ayuda del sector privado para solucionar problemas de transporte

Israel se está preparando para una inversión masiva de transporte del sector privado en un esfuerzo por aliviar la congestión vehicular en las carreteras de todo el país, ya que los problemas de tráfico han empeorado a la luz de los proyectos ferroviarios mal ejecutados por el gobierno.

La contadora general Rony Hizkiyahu, quien supervisa los gastos del gobierno, dijo el miércoles que el impulso a la infraestructura podría hacer que las inversiones en transporte en Israel se dupliquen a aproximadamente $ 16 mil millones al año.

Entre los proyectos para los cuales Israel está buscando financiamiento para el sector privado están el tranvía de Tel Aviv, que está retrasado, y una expansión del tren ligero de Jerusalem.

Mientras se negaba a nombrar a las compañías específicas interesadas en tales inversiones, Hizkiyahu dijo a Reuters que “estas son compañías que nunca antes habían estado interesadas en Israel. El momento crea esta certeza, están aquí”.

El ministro de transporte, Yisrael Katz (2L), asiste a la inauguración de la máquina perforadora de túneles que se utilizará en el nuevo tren ligero de Tel Aviv el 19 de febrero de 2017. (Flash90)

 

En el pasado, el gobierno ha financiado la mayoría de los proyectos de transporte más destacados del país, incluido el tren rápido Jerusalem-Tel Aviv, que se inauguró parcialmente en septiembre pasado.

Pero Lior Mentser, jefe de financiamiento de proyectos e infraestructura del mayor banco del país, Hapoalim, dijo a Reuters que “es el doble del tiempo y el dinero si el gobierno hace el proyecto”, dijo.

El mes pasado, el Comité de Asuntos Económicos de la Knesset celebró un debate de emergencia sobre problemas persistentes en la línea de trenes de alta velocidad recién inaugurada desde Jerusalem hasta el aeropuerto Ben Gurion, luego de tres días consecutivos de fallas que causaron retrasos y, en un incidente, dejando a cientos de pasajeros atrapado en un túnel.

Los días de fallas y fallos de funcionamiento provocaron críticas públicas de que la línea podría haber sido lanzada antes de que estuviera completamente lista.

Además, debido a la falta de carros y motores eléctricos disponibles para formar los trenes, algunos han sido retirados de otras rutas, en particular de la línea costera, que tuvo que reducir su servicio regular de cuatro trenes por hora a solo tres, lo que lleva a carros abarrotados en las carreteras.

Al anunciar la reunión planificada del comité, MK Eitan Cabel, de la  facción opositora de la  Unión Sionista,  dijo que el proyecto había resultado ser “uno de los mayores fracasos de los últimos años”.

El tren se abrió a fines de septiembre después de años de demoras con las promesas de brindar alivio a los pasajeros que anteriormente tenían que soportar un viaje entre Jerusalem y Tel Aviv que podía demorar hasta dos horas por trayecto.

Construcción de un puente sobre Emek HaArazim fuera de Jerusalén, para el tren rápido Jerusalem-Tel Aviv, visto el 20 de diciembre de 2015. (Hadas Parush / Flash90)

 

Pero la ruta desde Jerusalem actualmente solo llega hasta el aeropuerto Ben Gurion, y se espera que la línea se extienda hasta Tel Aviv en varios meses.

El proyecto fue concebido en 2001, a un costo estimado de alrededor de 3.500 millones de NIS ($ 978 millones). Las obras comenzaron en 2005, pero la oposición ambientalista las detuvo hasta 2009. La construcción de túneles se reanudó en 2012. El costo final ascendió a unos 6.500 millones de NIS (1.800 millones de dólares).

Con la falta de confiabilidad del nuevo ferrocarril, los pasajeros han preferido usar autos personales, que han provocado un tráfico masivo.

El número de vehículos por kilómetro de carretera en Israel es tres veces el promedio entre los 36 países de la OCDE.

Con la esperanza de implementar más efectivamente los proyectos de transporte en el futuro, el gobierno está recurriendo al sector privado en busca de ayuda para financiar y dirigir dichos proyetos. El mes pasado, el gobierno eligió la firma de ingeniería local Shapir junto con la italiana Impresa Pizzarotti para invertir más de $ 260 millones en una nueva carretera de entrada a Jerusalem.

Vista del nuevo tren rápido de Tel Aviv-Jerusalén visto sobre el valle de Ha’Arazim a las afueras de Jerusalem, 25 de septiembre de 2018 (Yossi Zamir / Flash90)

 

La red de noticias también informó que las ofertas para un proyecto de expansión de 2.700 millones de dólares del tren ligero de Jerusalem se tomarán a principios del próximo año, con el Ministerio de Finanzas ya investigando empresas en Canadá y Grecia.

El retraso del proyecto del metro en Tel Aviv del gobierno también contará con nuevas inversiones del sector privado, cuya licitación está programada para comenzar a principios de 2019.

Reuters informó que Israel ahora utilizará asociaciones público-privadas para todos los proyectos de transporte que cuestan más de 250 millones de NIS ($ 67 millones).

Debido al número limitado de inversionistas locales disponibles para tales gastos, el director del Deutsche Bank, Ido Gonen, dijo a Reuters que el gobierno ha recurrido a los bancos en Alemania, Italia y Japón.

“Los proyectos ferroviarios de Israel ciertamente tienen los atributos correctos y atraerán la atención internacional. Tel Aviv definitivamente será atractivo”, dijo Gonen.

Pero el economista del Banco de Israel, Shay Tsur, dijo a Reuters que, a pesar del cambio de estrategia, es poco probable que el Estado judío pueda cerrar la brecha que ha crecido con los países de la OCDE a lo largo de los años.

“Mirando hacia el futuro los planes para los próximos 10 a 15 años, no parece que el alcance de la inversión logre cerrar la brecha”, dijo Tsur.

EconomíaJerusalemTel Aviv
Comentarios (0)
Agrega comentario