Desde la perspectiva de Hezbolá, Israel está listo para atacar

Por: Yoav limor

El fin de semana hubo mucho ruido en el frente norte de Israel; si bien los medios de comunicación estuvieron alborotados en una serie de incidentes e informes, nada significativo cambió realmente en el terreno.

La conmoción comenzó el jueves cuando se reveló que un avión iraní había aterrizado en Beirut. En el pasado, muchos de esos vuelos involucraban envíos de armas a Hezbolá, y la organización terrorista libanesa bien puede creer que este último informe fue un movimiento israelí intencional.

A raíz de estos informes, Hezbolá lanzó una campaña en línea titulada “Defiende nuestros cielos”, en la que pidió al gobierno libanés que actúe contra la fuerza aérea israelí, que Hezbolá dijo que estaba operando en el espacio aéreo libanés en violación de la Resolución 1701 de las Naciones Unidas.

Israel respondió en especie, lanzando su propia campaña en línea. Poco después, surgieron informes de un ataque aéreo israelí en Siria. Y aunque el ataque, si es que ocurrió, parecía tener un alcance relativamente menor, atrajo mucha atención. No solo porque se informó en tiempo real, y fue el primer ataque israelí conocido desde el derribo de un avión ruso el 17 de septiembre, sino también por la histérica respuesta siria, que incluyó el disparo de más de 20 misiles tierra-aire. Los escombros de uno de estos misiles cayeron en territorio israelí. Los sirios incluso emitieron un informe falso de que un avión israelí había sido derribado, lo que un portavoz de las FDI refutó sumariamente.

El viernes por la noche, Hezbolá transmitió un video amenazante, completo con imágenes satelitales y ubicaciones precisas de la sede de las FDI en Tel Aviv y varias bases de la fuerza aérea. El mensaje fue claro: lo estamos rastreando y tenemos la capacidad de golpear con precisión cualquier objetivo en Israel. El portavoz de las FDI emitió una respuesta burlona y advirtió que “los que viven en casas de cristal no deberían arrojar piedras”.

Este comportamiento parece indicar una inmensa presión en la zona norte, en Siria y especialmente en el Líbano. Hezbolá está ocupado tratando de conectar los puntos; Israel evade una campaña militar en Gaza en medio de las insinuaciones del primer ministro Benjamin Netanyahu de que hay algo grande en el horizonte en el norte; el mandato del Jefe saliente saliente de las FDI, Gadi Eizenkot, se extiende por dos semanas y cancela un viaje a Alemania; las numerosas menciones de instalaciones de misiles de precisión en el Líbano; y también el informe de Israel Hayom que expone los esfuerzos de Hezbolá por rehabilitar su infraestructura terrorista en los Altos del Golán sirios.

Desde la perspectiva de Hezbolá, todos estos puntos forman una línea sólida que apunta a un posible ataque israelí, que está tratando de evitar a través de su campaña de intimidación en línea. En este sentido, Hezbolá fue el primero en parpadear, aunque debe decirse con sinceridad: Israel también es disuadido y no quiere una guerra. Las acciones que ha tomado recientemente tenían la intención de evitar una conflagración. Por lo tanto, podemos esperar que la calma tensa también se mantenga en el futuro cercano.

HezboláIsrael-LíbanoIsrael-Siria
Comentarios (0)
Agrega comentario