Hezbolá no está listo para un enfrentamiento con las FDI

Por: Daniel Siryoti

A pesar de las ardientes declaraciones que emanan del baluarte de Hezbolá en el sur de Beirut, los expertos árabes de alto rango creen que la organización terrorista tendrá que tragarse las actividades de las FDI a lo largo de la frontera sin responder de manera escalonada. Esto, mientras Israel permanezca en su lado de la frontera y no viole la soberanía libanesa.

A pesar de que la organización terrorista chiita dice que tomará represalias por cualquier percepción de agresión israelí, lo último que quiere en este momento es un enfrentamiento militar con las FDI y dar legitimidad a la fuerza aérea israelí para atacar las fábricas de misiles y armas que Irán está construyendo en el Líbano, además de otras infraestructuras y objetivos estratégicos pertenecientes a Hezbolá y sus aliados en el Líbano y Siria.

A pesar de las decenas, si no cientos de miles de misiles de precisión de largo alcance en poder de Hezbolá, que pueden cubrir a todo Israel y golpear con precisión a casi cualquier objetivo, Hezbolá no está preparado para la guerra con Israel. La mayoría de su fuerza armada, que consta de unos 40.000 combatientes, se encuentra en Siria. Mientras que la guerra civil les ha dado más experiencia en combate, la fuerza de combate de Hezbolá también se ha agotado; muchos de sus combatientes han sido muertos o heridos de gravedad en la batalla.

Hoy, menos del 15% de la fuerza de combate de la organización está lista y disponible para un conflicto militar con Israel. En el marco de sus preparativos para la guerra con Israel, Hezbolá estableció una unidad de élite, los batallones Sheikh Radwan, cuyo único objetivo es infiltrarse en el territorio israelí para conquistar tierras y pueblos en Galilea.

Está claro para el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, que disparar misiles contra objetivos estratégicos y ciudades en Israel, o una respuesta desproporcionada contra las fuerzas de las FDI que operan para frustrar la amenaza de los túneles, desencadenará una ola devastadora de ataques aéreos, y no solo contra Hezbolá e Irán y Líbano, sino también infraestructura civil.

EditorialEscudo del NorteIsrael-Líbano
Comentarios (0)
Agrega comentario