Irán y Rusia se preparan para luchar entre sí por el control de la posguerra en Siria

Por: Amos Harel y Amir Tibon

Los acontecimientos de los últimos días en Siria tienen una cosa en común: a medida que la guerra en Siria está entrando en sus etapas finales, está surgiendo una nueva batalla. Tanto Rusia como Irán, que apoyaron al régimen de Assad durante toda la guerra civil, esperan cosechar los beneficios de la victoria de Assad. Si bien los dos países han sido durante mucho tiempo aliados en el ruedo sirio, sus intereses a veces divergen, especialmente cuando ambos miran las recompensas financieras del próximo proceso de reconstrucción de Siria.

Las tensiones en Siria aumentaron el martes cuando Rusia movió las fuerzas navales hacia la costa siria y la OTAN criticó a Moscú por sus movimientos agresivos. Los medios rusos llamaron al despliegue la mayor armada naval de Moscú desde que entró en el conflicto sirio en 2015. El refuerzo se produce cuando se cree que el aliado de Rusia, el presidente sirio Bashar Assad, está considerando un asalto al último gran enclave rebelde, Idlib en el norte.

La fragata de la marina rusa Almirante Essen navega en el Bósforo, en su camino a Siria, en Estambul, Turquía 25 de agosto de 2018. Crédito: YORUK ISIK / REUTERS

La fuerza naval rusa fue enviada a la región al mismo tiempo que el régimen sirio anunció la firma de un nuevo acuerdo de seguridad con Irán, tras una visita del ministro de Defensa de Irán a Damasco a principios de esta semana. Como parte del acuerdo, Irán ayudará a reconstruir las industrias militares y de defensa de Siria.

Israel cree que los iraníes están enviando un mensaje: estamos aquí para quedarnos. La rehabilitación del ejército sirio, que está en muy malas condiciones después de la guerra, no ocupa un lugar destacado en la lista de amenazas que preocupan a Israel.

La fragata Pytlivy de la Armada rusa, seguida del barco de desembarco Nikolai Filchenkov, navega en el Bósforo, en su camino hacia el mar Mediterráneo, en Estambul, Turquía, el 24 de agosto de 2018. YORUK ISIK / Reuters

Rusia e Irán han apoyado a Assad en los últimos siete años. Durante este tiempo, no chocaron directamente entre sí en Siria, pero los funcionarios israelíes creen que los dos países están enfrentados en algunos asuntos relacionados con el futuro de Siria. Los contratos para la reconstrucción de Siria, por los que ambos países están compitiendo, probablemente incluirán algunas de las reservas de petróleo de Siria, al menos las que sobrevivieron a la guerra. Una batalla tras bastidores sobre quién controlará el régimen de Assad en la “nueva Siria” ya está en marcha.

Un país que probablemente se mantendrá alejado de las luchas internas por el proceso de reconstrucción es Estados Unidos. La administración de Trump no tiene una política clara sobre el “día después” en Siria, a excepción de un principio: no se gastará dinero estadounidense en ello.

La embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, dejó claro este punto en un discurso que pronunció el martes en Washington y explicó que Rusia y el régimen de Assad “son dueños” de Siria ahora. “Lo rompiste, lo pagas”, dijo Haley en una cumbre organizada por la Fundación para la Defensa de las Democracias.

Haley agregó que tal vez Rusia y Assad esperan que Estados Unidos lidere el proceso de reconstrucción de Siria, pero “vamos a permanecer al margen”. Rusia y el régimen de Assad, dijo, “ahora poseen una gran pila de escombros” en Siria.

La fragata de la marina rusa Almirante Grigorovich navega en el Bósforo, en su camino hacia el mar Mediterráneo, en Estambul, Turquía el 25 de agosto de 2018. \ YORUK ISIK / REUTERS

La preocupación es que sin una participación estadounidense, la “gran pila de escombros” podría convertirse en una fuente futura de ingresos para Irán, exactamente al mismo tiempo que su economía está siendo presionada por las sanciones de Estados Unidos. En Damasco, el Ministro de Defensa iraní habló sobre el compromiso de Irán con la reconstrucción de Siria, haciendo alusión a tal cálculo.

Uno de los objetivos de Teherán es hacerse cargo de la industria de telecomunicaciones de Siria, que fue dañada durante la guerra, pero no completamente destruida. Matthew Brodsky, un analista de Medio Oriente en Washington, publicó recientemente una revisión de la situación financiera del régimen de Assad, en la que mencionó acuerdos de telecomunicaciones entre Irán y Siria que ya han sido firmados, explicando que “el sector de telecomunicaciones es claramente importante para Irán no solo para el rendimiento financiero, sino para espiar a la población. Los contratos de telecomunicaciones de Hezbolá en Líbano han pagado enormes dividendos en este sentido”.

Brodsky, quien es investigador principal del grupo de expertos del Grupo de Estudios de Seguridad, también mencionó un acuerdo entre Irán y Siria que permitirá a Irán desarrollar minas de fosfato en Siria, aunque no está claro si Irán tendrá derechos exclusivos sobre esas minas o tiene que compartirlos con Rusia. Además, escribió sobre los contratos de arrendamiento entre Irán y el régimen sirio que involucran unos 12,000 acres de tierra en las provincias de Homs y Tartous, que podrían usarse para construir terminales de petróleo y gas.

Otro beneficio financiero para Irán que podría surgir del proceso de reconstrucción es la transferencia de tierras agrícolas en Siria, que fueron dejadas atrás por ciudadanos sirios convertidos en refugiados durante los últimos siete años, en manos iraníes. Brodsky escribió sobre los “esquemas de repoblación” del régimen de Assad que convertirían algunas de esas tierras en miembros de las milicias chiítas pro iraníes, como un medio para ayudarles a afianzar su presencia en Siria. Algunos en Israel creen que estas tierras también, en algún momento, albergarán nuevos proyectos de construcción, que serán construidos por compañías iraníes.

Hace dos semanas, Ariane Tabatabai, experta en Irán y científica política en Rand Corporation, le dijo a Haaretz que el objetivo de Israel de sacar a Irán de Siria no es realista, a la luz de la expectativa de la República Islámica de obtener ganancias del proceso de reconstrucción. “Es difícil verlos irse a alguna parte”, dijo. “Los rusos no tienen la voluntad de sacar a Irán completamente de Siria. Los iraníes tienen una presencia significativa en Siria, y Rusia no tiene ningún incentivo para intentar expulsarlos, algo que ni siquiera podrán lograr. Las sanciones estadounidenses solo aumentan el interés de Irán en obtener las ganancias que pueda de la reconstrucción de Siria”, añadió ella.

Sin embargo, para ver los beneficios que espera obtener, Irán también necesitará que otros países, principalmente China, Europa y los países del Golfo, inviertan en la reconstrucción de Siria. En los últimos días, grupos de derechos humanos y ex funcionarios europeos pidieron que no se invierta en la reconstrucción de Siria mientras Assad continúe cometiendo violaciones masivas de derechos humanos.

Carl Bildt, un ex ministro de Asuntos Exteriores de Suecia, tuiteó esta semana que “no deberíamos escuchar las peticiones rusas de dinero para reconstruir lo que bombardearon en Siria. Todos los indicios apuntan a que Assad bloquea los retornos [de los refugiados sirios] y quiere sacar provecho de la reconstrucción”.

Ken Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch, expresó una opinión similar al escribir en el diario británico The Independent: “Mucho antes de que se hablara de proporcionar asistencia de reconstrucción a Siria, que en cualquier caso requeriría levantar sanciones específicas por separado, los gobiernos europeos deberían hacer un llamado sobre la complicidad de Rusia en los crímenes de guerra de Siria y presionar enérgicamente al Kremlin para que ponga fin a estas atrocidades y deje de suscribir la represión de Siria”.

Fue el despliegue de la fuerza aérea rusa hace tres años que inclinó la balanza de la guerra en favor de Assad, que en ese momento controlaba solo una cuarta parte del territorio del país. Incluso hoy, Rusia mantiene su presencia militar en Siria para garantizar la ventaja del régimen. Pero tiene otros intereses estratégicos, principalmente el mantenimiento del acceso al Mediterráneo a través del puerto bajo su control en Tartous, en el norte de Siria.

El mes pasado, el régimen de Assad completó su toma de las Alturas del Golán sirio, y después de que Rusia acordó con Irán que las fuerzas iraníes se mantendrían a una distancia de 85 kilómetros de la frontera con una notable excepción: los iraníes todavía están presentes en Damasco y sus alrededores.

En Israel, mientras tanto, se han notado tensiones incluso dentro de la estrecha alianza de Irán y el régimen de Assad. En las últimas semanas, hubo dos incidentes en la parte oriental de Siria, cerca de la frontera con Iraq, en los que el ejército sirio atacó a las milicias chiítas asociadas con Irán. Estos ataques parecen ser parte de una lucha interna local sobre el dominio en esa región específica, que es crítica para los planes de Irán de crear un “puente terrestre” hacia el Mediterráneo a través de Iraq, Siria y Líbano.

La misma área fue el sitio de un ataque aéreo hace dos meses, que según algunos medios de comunicación fue realizado por Israel.

La conclusión es que la guerra en Siria ya fue ganada por Assad. Pero ahora la lucha por el “día después” está comenzando e incluirá luchas de poder entre todas las diferentes partes activas en la arena siria.

EditorialIrán-SiriaRusia-IránRusia-Siria
Comentarios (0)
Agrega comentario