Israel arrebata a Hezbolá sus principales activos ofensivos: Túneles de ataque desde el Líbano

Por: Amos Harel

Los eventos del martes por la mañana ahora permiten expresar en voz alta lo que solo se pudo dar a entender recientemente debido a las fuertes restricciones impuestas por el censor militar: el ejército israelí se ha embarcado en la fase pública de una operación a gran escala para encontrar y destruir túneles de ataque que Hezbolá ha cavado bajo la frontera libanesa con Israel.

Este es el telón de fondo inmediato del creciente nerviosismo en el frente norte en las últimas semanas, en la visita relámpago del Primer Ministro Benjamin Netanyahu a Bruselas el lunes, donde se reunió con el Secretario de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo, sobre la situación en el norte, y al parecer también para los indicios que Netanyahu hizo hace unas dos semanas sobre una situación de seguridad de emergencia que, según dijo, exigían que el partido Habayit Hayehudit permaneciera en su coalición de gobierno.

A pesar de los dramáticos anuncios del martes por la mañana y el nombre altamente simbólico elegido para la operación actual, la Operación Escudo del Norte, los pasos que toma Israel están lejos de ser un presagio de la guerra. Israel está llevando a cabo actividades legítimas de defensa, en su propio territorio, para frustrar los preparativos ofensivos que Hezbolá ha llevado a cabo para una futura acción contra el país.

El trabajo de ingeniería se está llevando a cabo en el lado israelí de la frontera y está abordando la violación de la soberanía israelí por parte de Hezbolá, que ha excavado túneles en el territorio de Israel. Y, por supuesto, Israel tampoco se ha abstenido de tomar medidas que violen la soberanía libanesa y siria; en los últimos años, la Fuerza Aérea de Israel ha atacado el territorio sirio cientos de veces y con frecuencia ha volado sobre el Líbano para recopilar información de inteligencia y como disuasión.

El movimiento israelí ahora priva a Hezbolá de una importante carta ofensiva que el grupo de la milicia libanesa había estado guardando en caso de que estallara la guerra. Desde su punto de vista, esta es una gran decepción operativa, pero está lejos de constituir una razón para comenzar una guerra en este momento. Según las evaluaciones realizadas en Israel, el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, no está interesado en la guerra y en realidad sirve como una fuerza de restricción en la toma de decisiones entre Teherán, Damasco y Beirut, a pesar de sus frecuentes amenazas públicas.

El viaje del primer ministro israelí a Bruselas el lunes aparentemente tenía dos componentes: la coordinación con los estadounidenses sobre los pasos militares de Israel para encontrar los túneles, y transmitir otra señal de advertencia fuerte al gobierno libanés de que debería quedarse quieto e intentar frenar a Hezbollah para prevenir Una escalada a lo largo de la frontera.

La pregunta más inquietante es cómo reaccionará Irán en el futuro, y si encontrará una manera de cobrar un precio a Israel, quizás en otra frontera, por frustrar sus planes operativos. Emprender el proyecto del túnel ha sido una empresa secreta, costosa y de gran importancia para Irán y Hezbolá. Está claro que los iraníes también han estado en la imagen, y que algunas de las ideas operativas se han basado en el conocimiento adquirido por Hamas en su propia actividad clandestina en la Franja de Gaza durante la última década.

La institución de defensa israelí logró un avance tecnológico y de inteligencia al encontrar los túneles en Gaza hace aproximadamente un año, y desde entonces ha localizado y destruido casi 15 túneles de ataque a ambos lados de la frontera entre Israel y Gaza. Pero este importante éxito operacional también contribuyó gradualmente al deterioro posterior entre Israel y Hamas y llevó a Hamas a calentar deliberadamente las cosas a lo largo de la frontera de Gaza con Israel, con las manifestaciones que comenzaron a fines de marzo.

Cavar túneles en el suelo, como ubicar los túneles, en la frontera norte es una tarea enormemente difícil. El ejército israelí reveló un detalle mínimo el martes sobre sus preparativos a este respecto en los últimos años, un acuerdo formulado en 2012, que cuando Hezbolá habla sobre un plan futuro para “conquistar Galilea”, también incluye planes para un ataque sorpresa a través de túneles; y por ello se convocó a un equipo especial en 2014 para examinar el problema y los esfuerzos frecuentes en los últimos años para encontrar túneles.

El ejército israelí aún tiene que revelar cuántos años han transcurrido desde que se excavaron los túneles y cuánto tiempo pasaron hasta que fueron descubiertos (pero aparentemente fue un período considerable), si sospecha que hay más túneles además de los que se han encontrado; y si podría haber habido razón para dar ese paso hace varios meses cuando comenzaron los preparativos para actuar.

Un vehículo israelí cava en la frontera cerca de la aldea de Kfar Kila, en el sur del Líbano, el 4 de diciembre de 2018. \ KARAMALLAH DAHER / REUTERS

Otra pregunta se relaciona con el ámbito político. En un discurso pronunciado el 18 de noviembre, Netanyahu dijo que el país esperaba un período con problemas de seguridad y agregó que el público tendría que “sacrificarse”. El ministro de defensa saliente, Avigdor Lieberman, minimizó la importancia de los comentarios, y al parecer los miembros del gabinete del partido Habayit Hayehudi, que decidieron permanecer en el gobierno, no estaban convencidos de que hubiera peligro de guerra.

Sin embargo, el martes por la mañana, se reveló un importante desafío de seguridad que ahora requiere una estrecha participación personal del Primer Ministro, del Jefe de Estado Mayor del ejército Gadi Eisenkot y del Jefe del Comando Norte del Ejército, el Mayor General Yoel Strick. Debe recordarse que los túneles no son el único tema urgente en la agenda. Israel también ha estado advirtiendo sobre las consecuencias de los planes de Irán para establecer plantas de armamento de precisión para Hezbolá en el Líbano.

Israel también debe estar preparado para los cambios dictados por Rusia, que en gran medida ha cerrado el espacio aéreo sirio a los ataques de la Fuerza Aérea de Israel, pero también ha obligado a Irán a restringir sus convoyes de contrabando de armas.

Maquinaria israelí a lo largo de la frontera con el Líbano, 4 de diciembre de 2018 AFP.

EditorialIsrael-LíbanoTúneles del Terror
Comentarios (0)
Agrega comentario