Guerra de Gog y Magog puede ocurrir en nuestra época, afirma rabino Abraham Greenbaum:

Después de que la guerra de Gog y Magog alcance su estremecedor punto culminante.Ezequiel 38:23: “Seré magnificado y santificado”.

Imagínate que participas en un concurso de TV y te hacen una pregunta que, si la respondes correctamente, te ganas 64.000 $ de un saque. La pregunta es esta: ¿Acaso la plegaria judía llamada “Kadish” se refiere al duelo por una persona fallecida o a la Guerra de Gog y Magog? ¿Eh? ¿Cuál es la respuesta?

Si respondes que tiene que ver con el duelo, acabas de perder los $64.000. Porque el Kadish del doliente, que los judíos han venido recitando durante siglos en los funerales y en las sinagogas, no hace mención alguna del tema de la muerte o el duelo por la pérdida de un ser querido. No es, como muchos creen, un rezo por los muertos, si bien su recitación beneficia el alma de un ser querido que ha fallecido, si bien el acto de recitar esta plegaria beneficia el alma del difunto. Más bien: el Kadish es una sentida plegaria por la completa redención del pueblo judío y la tan anhelada era Mesiánica.

Además, el Kadish empieza allí donde termina la Guerra de Gog y Magog

Hace ya más de medio año que vengo diciendo el Kadish en la sinagoga todos los días, desde que falleció mi madre. Y como quería entender las palabras de esta plegaria tan emotiva, me puse a leer el texto pero entonces me detuve en seco por el primer renglón, que dice así: “Itgadal ve-itkadash shmei rabá”, que en los libros de oraciones se suele traducir como “Que sea magnificado y santificado Su gran Nombre”, que es algo que jamás logré entender.

Pero entonces toda la perspectiva de la plegaria cambió en forma radical cuando descubrí de dónde provenían las primeras dos palabras del Kadish – y que en realidad se refieren a eventos potencialmente temibles de nuestra propia época.

Las dos primeras palabras del Kadish están tomadas de la declaración de Dios en Ezequiel 38:23: “Seré magnificado y santificado”, lo cual significa que todo el mundo ha de reconocer la grandeza y la santidad de Dios. Y esta declaración se hará realidad después de que la guerra de Gog y Magog alcance su estremecedor punto culminante.

Tal como profetizaron Ezequiel (capítulo 38) y Zacarías (capítulo 14), Gog, el líder de una nación llamada “Magog” invadirá a los judíos en la tierra de Israel con una masiva alianza de muchas naciones enemigas. Estas naciones finalmente acabarán atacándose las unas a las otras con “la espada”, y será entonces que Dios las juzgará con “plaga, sangre, lluvia torrencial y granizo, fuego y azufre” (Ezequiel 38:22). Así es como finaliza la guerra de Gog y Magog.

Y así es como se inicia la era mesiánica

El gran comentarista del siglo once, Rashi, dice que la Guerra de Gog y Magog tendrá lugar al final de el “Fin de los Años” (Ezequiel 38:8). Y los líderes de Torá de la actualidad coinciden en que actualmente estamos viviendo en el período histórico del Fin de los Años, que es la época que precede inmediatamente a la era mesiánica.

Según el Rabino Abraham Greenbaum, autor y traductor de muchos textos clásicos de la jasidut Breslev, la profecía de Gog y Magog de Ezequiel enseña “que el asalto de las naciones tiene lugar después de la congregación de las tribus de Israel, de su mayoría, tras el exilio. Es evidente que esto se refiere a nuestra era actual, cuando por primera vez en dos mil años una mayoría de la población mundial de judíos vive en Israel” (Azamra notas de estudio de Ezequiel cap. 38).

Todo esto significa que la Guerra de Gog y Magog puede ocurrir en nuestra época

Muchos afirman que la guerra física de Gog y Magog en contra de la nación judía ya tuvo lugar con el Holocausto y sus indescriptibles horrores. De ser así, lo que estamos enfrentando ahora es la guerra espiritual de Gog y Magog, que es un peligrosísimo intento por quitarnos la Torá, la Tierra de Israel y, lo más importante de todo, la conexión con Dios.

Hay otros que creen que la guerra física de Gog y Magog aún está por venir, y en especial hoy que los ojos de todo el mundo están puestos en las ambiciones nucleares de Irán.

Curiosamente, una de las naciones clave que previó Ezequiel en la invasión de Israel es Persia, que es el nombre antiguo de Irán.

El año pasado el Servicio de Noticias de Israel anunció que Rabí Moshe Wolfson de la Yeshiva Torá Vodaat de Brooklyn advirtió acerca de una predicción de varios milenios atrás de que Persia (Irán) destruiría el mundo en la época inmediatamente precedente a la completa redención del pueblo judío.

“Nuestros Sabios, de bendita memoria, afirman que Persia ha de destruir al mundo entero y que los judíos estarán en una situación muy difícil”, dijo RabiWolfson. “¿Por qué nos quedamos callados, dónde está el despertar, por qué todos están apáticos, por qué todos están ocupados con cosas sin ninguna importancia, por necedades? ¿Acaso no oímos la alarma, acaso no sabemos que debemos romper las puertas del Cielo y pedirle compasión a Dios?”.

En otro artículo del Servicio de Noticias Israelí acerca de la amenaza iraní, Rabí Wolfson dijo que “HaShem realizará milagros para nosotros” y que los judíos en especial deben recordar que vivimos en una época trascendental y que tenemos que prepararnos para la época que se avecina con Emuná y bitajón (confianza en Dios)”.

Aunque parecería que en la Guerra de Gog y Magog, Israel va a estar en el centro de la escena, muchos están seguros de que, para los judíos, Israel, la Tierra de la Emuná, va a ser el lugar más seguro de toda la tierra. De hecho, es probable que precisamente los judíos que viven en el extranjero sean los que enfrenten el mayor peligro, al encontrarse nuevamente indefensos en países que son hostiles con los judíos.

A causa de todo lo dicho, la plegaria de Kadish constituye una urgente y oportuna súplica para que se terminen de una vez por todos los terribles dolores de parto que preceden a la Era Mesiánica, y para que se reconozca la Grandeza de Dios universalmente y se construya el Tercer Templo muy pronto. Esta no es una plegaria para un futuro lejano, sino una plegaria para hoy mismo. Muchos tzadikim están diciendo que el Mashíaj está a punto de llegar y que tenemos que prepararnos desde ahora.

Por eso, es posible que una de las razones por las que los dolientes recitan Kadishes para ayudar a las almas de nuestros seres queridos al fortalecernos nosotros en Emuná, confiar en Su milagrosa redención y al pedirle a Él que nos haga entrar en una nueva era de Luz increíble, y de la conciencia del reinado de Dios.

IránJudaísmoProfecía
Comentarios (6)
Agrega comentario
  • Donal David

    Estamos en la era de la gracia…… algo grande va pasar antes que ocurra la gerra de gog y magog… los gentiles, sabemos que se estan cumpliendo a cavalidad, el cumplimiento de los tiempos. Escritos en su Santa Palabra. Dios bendiga a ISRAEL.. los Cristianos te bendesimos. En el Nombre de JESÚS…

    • Wilson Perez

      Si mira la alianza de Rusia, Damasco, Iran y Turquia te daras cuenta que se esta alineando el escenario para que esto suceda yo creo que es lo que proceder, después del 14 de mayo que es donde se cumple la profecía que dejo Jesucristo de que todos sucesos que el describe la antesala que su venida pasara sin que esa generación pase. ver Mateo 24. y si lees Ezequiel 38.

  • Gonzalo Torres (Argentina)

    GLoria al pueblo de Israel !! bendito seas, que la fuerza de Dios traiga paz a el pueblo Judío. La guerra de gogo y magog parece ya estar gestando, Despierta Israel… !!

  • Werner O. Cotto

    Por tanto, di a la casa de Israel: así ha dicho Jehová el señor: no lo hago por vosotros, oh casa de Israel, si no por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las naciones adonde habéis llegado. Ezequiel 36: 22. no lo hago por vosotros, dice Jehová el señor, sabedlo bien; avergonzaos y cubríos de confusión por vuestras iniquidades, casa de Israel. Ezequiel 36: 32.

  • Jorge

    Estemos tranquilos ya la batalla está ganada.
    Bendito sea el pueblo de Israel.

  • edwin aguilar

    bendito el Señor y DIOS de la Gloria EL ETERNO, por siempre bendito el pueblo de ISRAEL, y a las puertas de que se cumpla la profecia