Familias de las víctimas de Barkan encienden una Menorá en el lugar del ataque terrorista

Por: Tovah Lazaroff

Para demostrar que el asesinato de su hija no lo había destruido, Raphael Levengrond regresó a la oficina en el Parque Industrial de Barkan, donde fue asesinada a tiros en octubre y encendió una vela de Janucá en su memoria la tercera noche de la festividad.

“Encender una vela de Janucá en un lugar donde fueron asesinados judíos es lo más judío que se puede hacer”, dijo Rafael al diario The Jerusalem Post el martes por la noche después de la pequeña ceremonia en la oficina del Grupo Alon que organizó el rabino Menachem Kutner, director de actividades en el proyecto de las víctimas del terror de Jabad.

En honor al evento, el Grupo Alon construyó una gran Menorá de plata especial en la que colgaron fotografías de las dos víctimas del ataque terrorista de octubre; Kim Levengrond-Yehezkel, de 29 años, y Ziv Hajbi, de 35.

El ex empleado palestino del Grupo Alon, Ashraf Walid Suleiman Na’alwa, de 23 años, quien asesinó a sus dos compañeros de trabajo israelíes, sigue en libertad.

“Los árabes no nos derrotarán. No romperán nuestro espíritu. Para probarlo, encendí una vela de Janucá”, dijo Levengrond.

Mientras hablaba, ayudó a uno de sus nietos a armar un juguete y observó a Kai, el hijo de un año y medio de Kim, jugar con dos pequeños carros de juguete en el piso.

Antes de la muerte de su hija, él había venido a la pequeña oficina en la región de Samaria en Judea y Samaria solo una vez para tomar un café con ella. Llegó por segunda vez, la mañana de la muerte de su hija, cuando corrió al lugar al escuchar el ataque, creyendo que podía salvarla.

Levengrond también regresó para una ceremonia allí 30 días después del asesinato. “Todavía tengo que comprender lo que pasó”, dijo.

Pero se ha enfocado más en la ira que en la pena, particularmente en el Primer Ministro Benjamin Netanyahu, el gobierno y las FDI que, a su juicio, no han hecho lo suficiente para detener los ataques terroristas, desmantelar la infraestructura terrorista o responsabilizar a la Autoridad Palestina.

“No soy el único”, dijo, y agregó que el gobierno también ha abandonado a las familias de los israelíes detenidos en Gaza.

Netanyahu habla todo el tiempo de que los palestinos pagan a los terroristas, pero él solo permitió la transferencia de $ 15 millones a Gaza, dijo Levengrond.

“Estamos pagando a los terroristas. ¿Para qué cree que lo están usando?”, Preguntó.

Cuando Kim estaba vivo, él siempre le decía que ella podía depender de él. En ese momento, pensó que quería decir que iría a rescatarla si su auto se averiaba.

Desde su muerte, se ha visto a sí mismo como un guerrero en su nombre que no descansará hasta que crea que se hizo justicia.

“La sangre de mi hija no es agua”, dijo. El sábado siguiente, organizó una manifestación en la Plaza Rabin en Tel Aviv a las 8 pm para todos aquellos que, como él, se ven a sí mismos como ciudadanos de segunda clase en el país.

Rafael Alon, el gerente de la compañía, dijo que su fábrica ha reabierto, pero no se ha recuperado del ataque.

“Es demasiado pronto. Esta fue una tragedia horrible “, dijo.

El grupo de unos 20 empleados administrativos, que trabajaron con Kim y Ziv, no querían regresar a la oficina donde ocurrió el ataque.

Así que les alquiló un espacio de oficina en Rosh Ha’ayin. El espacio donde trabajaron permanece vacío, incluido el escritorio de Kim, que se ha limpiado y ahora está oculto detrás de una estantería.

El terrorista no es representante de los 250 palestinos que trabajan aquí, que son buenas personas y que han seguido viniendo aquí, dijo Alon.

“Si pensara algo más, no podría venir a trabajar”, dijo.

Uno de los empleados palestinos que estaba aquí en el momento del ataque intentó ayudar a una mujer israelí llamada Sarah que resultó herida, dijo. Otros habrían matado al terrorista si hubieran podido.

El ataque fue totalmente contrario a sus intereses, dijo, explicando que el sustento de los trabajadores palestinos depende del éxito del parque industrial que emplea a palestinos e israelíes.

“Pago unos 2 millones de NIS en salarios”, dijo.

“Siempre creí en la coexistencia”, dijo Alon al Post, añadiendo que el ataque ha sacudido pero no ha disminuido esa fe.

Sobre la mesa junto a su oficina, las velas de una pequeña menorá parpadeaban. Cuando la oficina se cerró, las voces de algunos trabajadores que cantaban una conocida canción de Janucá resonaron en el pasillo: “Hemos venido a vencer la oscuridad”.

JudaísmoJudea y SamariaTerrorismo
Comentarios (0)
Agrega comentario