Israel y Rusia están en curso de colisión en Siria

La crisis en las relaciones entre Rusia e Israel, que siguió al derribo de un avión ruso en septiembre carece de una estrategia de salida y ha provocado tensiones significativamente mayores en la arena siria.

Rusia está tratando de presionar a Israel para que haga retroceder sus ataques aéreos en Siria, por temor a que pongan en peligro la estabilidad del régimen de Assad. Moscú ha emprendido una campaña aérea de tres años en apoyo del desalmado Assad y los aliados chiítas liderados por Irán en su régimen.

Esto permitió a los rusos proyectar su poder en el corazón del Medio Oriente, asegurar un puerto naval, una base aérea y un centro de influencia regional, mientras desafían el papel regional de Estados Unidos.

Pero el actual conflicto entre Israel e Irán en suelo sirio podría poner en riesgo esos logros al arrastrar al régimen sirio al conflicto. Esto significa que los intereses rusos e israelíes han comenzado a chocar.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, dejó en claro que Israel no permitirá que Irán establezca bases de ataque en suelo sirio, a pesar de la nueva postura de Rusia contra la campaña de Israel “Guerra entre guerras” en Siria. Una serie de señales en las últimas semanas indican que Jerusalem y Moscú no han podido desactivar la crisis, luego de que Rusia asumió la responsabilidad de la caída del 17 de septiembre de un avión ruso, en Israel.

Desde la pérdida del avión de recolección de inteligencia, Rusia ha rechazado una sucesión de intentos israelíes de arreglar las relaciones, incluido el envío de una delegación militar israelí de alto perfil a Moscú el 20 de septiembre, encabezada por el Jefe de la Fuerza Aérea, el mayor general Amikam Norkin, para informar a los oficiales de la fuerza aérea rusa sobre lo que ocurrió.

Israel expresó su pesar por la muerte de los 15 miembros de la tripulación aérea rusa, y explicó que los aviones israelíes habían golpeado los componentes iraníes para la fabricación de misiles guiados de precisión.

Las armas iraníes se almacenaron en las instalaciones de las Fuerzas Armadas Sirias en Latakia, en la costa de Siria, a 25 km al norte de la Base Aérea Khmeimim de Rusia, y fueron destinadas a Hezbolá en el Líbano. Esto parece haber sido un intento iraní de usar a Rusia como una cobertura para proliferar armas. La apuesta del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC) fue que Israel no atacaría en esta área sensible. Ese supuesto fue probado como errado.

Los sistemas antiaéreos de Siria luego lanzaron una andanada de disparos inexactos, golpeando el avión ruso cuando los aviones de Israel ya se acercaban a sus bases para aterrizar, según Israel. Sin embargo, estas explicaciones fueron rechazadas por Rusia.

El 8 de octubre, surgieron informes de los medios que decían que Netanyahu se había visto obligado a cancelar una reunión planificada con el presidente ruso Vladimir Putin en París. Aun así, lograron reunirse al margen de un evento conmemorativo de la Primera Guerra Mundial en el último intento de lidiar con la crisis. Otros informes de los medios de comunicación dijeron en las últimas semanas que el ex ministro de Defensa Avigdor Lieberman no había podido restablecer un canal de comunicaciones con su homólogo ruso Sergey Shoigu, quien hizo declaraciones beligerantes hacia Israel después del incidente del avión. Lieberman y Shoigu habían tenido previamente un buen canal para el diálogo.

Rusia convirtió su nueva política en Siria en acción al transferir cuatro baterías S-300 de superficie a aire al régimen de Assad. Se cree que los equipos de la defensa aérea siria se están entrenando para aprender a usar los sistemas, que pueden detectar y rastrear el tráfico aéreo, incluido el tráfico de civiles, dentro de Israel.

Moscú, en las últimas semanas, ha intensificado sus críticas a los ataques aéreos de Israel contra objetivos iraníes en Siria. El ministro de exteriores, Serguéi Lavrov, afirmó el 5 de noviembre que los ataques no mejorarán la situación de seguridad de Israel y criticó lo que calificó de esfuerzos inadecuados de coordinación israelí con las fuerzas rusas.

Estos pasos equivalen a una nueva política rusa de aplicar una alta presión a Jerusalem para reducir sus ataques aéreos.

Sin embargo, los medios de comunicación internacionales han publicado informes de continuos ataques israelíes contra sitios iraníes en Siria, lo que significa que la campaña de Rusia no ha logrado sus objetivos hasta ahora.

Tampoco queda claro si Rusia está dispuesta o es capaz de aplicar una presión efectiva sobre Irán para reducir su construcción de infraestructura militar en Siria, que luego puede usarse para atacar a Israel. Hasta que Irán deje de intentar construir una máquina de guerra en Siria, Israel no atenderá a los intentos de limitar su campaña preventiva.

La perspectiva para la arena siria es por lo tanto preocupante. Es seguro asumir que la Fuerza Aérea de Israel puede superar los sistemas S-300, incluso mediante el uso del nuevo caza furtivo israelí F-35. Estos cazas fueron diseñados específicamente para penetrar y lidiar con las avanzadas defensas aéreas de fabricación rusa.

Sin embargo, la aparente desconexión entre los líderes israelíes y rusos significa que una parte importante del mecanismo de coordinación bilateral para prevenir contratiempos en los cielos sirios ha sido dañada. El mecanismo de eliminación de conflictos creado por Israel y Rusia al inicio de las operaciones aéreas de Rusia en 2015 había sido efectivo hasta la ruptura de las relaciones. Se extendió desde los niveles más altos del gobierno hasta las unidades de la fuerza aérea. Esa cooperación es menos efectiva hoy. Parece probable que la crisis diplomática esté teniendo un efecto negativo en la coordinación entre las dos fuerzas aéreas.

En el pasado, los sistemas de defensa aérea de Rusia en Siria, los sistemas S-300 y S-400, estaban allí para proteger las bases rusas. Ahora, Moscú está entregando activamente estos sistemas al régimen de Assad, con el propósito expreso de permitir que Damasco amenace a los aviones israelíes.

Por lo tanto, podría ser solo una cuestión de tiempo antes de que los sirios intenten usar el S-300 para disparar contra los aviones de Israel. En ese escenario, la Fuerza Aérea de Israel podría verse obligada a destruir la fuente de fuego para protegerse.

Las consecuencias de tal incidente siguen siendo desconocidas. Además, el régimen de Assad, estrechamente aliado con Irán, podría cometer el grave error de utilizar el S-300 para amenazar el tráfico aéreo civil israelí. Aunque es poco probable que Assad, que está ocupado consolidando su victoria, busque una nueva guerra con Israel, las reacciones en cadena inadvertidas aún podrían arrastrarlo a una.

En el nivel operacional, es seguro asumir que la Fuerza Aérea de Israel ha aprendido cómo permanecer sin ser detectada por fuerzas extranjeras en la región, incluida Rusia y sus sistemas de radar. Esto es esencial para preservar el elemento sorpresa.

Además, Israel continuará aplicando sus líneas rojas contra Irán, lo que significa que actuará cuando Irán lleve sistemas avanzados de armas a Siria o use a Siria como una ruta de contrabando para armar a Hezbolá.

El único desarrollo que probablemente pueda desactivar la crisis entre Israel y Rusia sería una retirada iraní de Siria, pero Irán ha demostrado que está comprometido con el objetivo de convertirse en un hegemon regional, a pesar de la creciente presión doméstica y por parte de la administración Trump. El futuro próximo será decisivo para ver cómo actuarán Israel, Rusia e Irán en esta situación peligrosa, y cómo EE. UU. apoyará a su aliado, Israel, mientras Jerusalem navega por los desafíos en evolución en Siria.

Yaakov Lappin es investigador asociado del Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat. Se especializa en el establecimiento de defensa de Israel, asuntos militares y el entorno estratégico de Oriente Medio.

EditorialIsrael-IránIsrael-RusiaIsrael-SiriaRusia-Siria
Comentarios (0)
Agrega comentario