Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Iglesia de Inglaterra admite que el antisemitismo cristiano ayudó a provocar el Holocausto

Por: Robert Philpot

LONDRES – Una Iglesia de Inglaterra admitió el jueves que siglos de antisemitismo cristiano ayudaron a provocar el Holocausto.

En un importante informe de tres años, la iglesia establecida en Inglaterra citó “la atribución de culpa colectiva al pueblo judío por la muerte de Cristo y la consiguiente interpretación de su sufrimiento como castigo colectivo enviado por Dios” como una de las ideas que “contribuyeron a fomentar la aquiescencia pasiva, si no el apoyo positivo, de muchos cristianos en las acciones que condujeron al Holocausto”.

El informe, “La Palabra Infalible de Dios: Perspectivas teológicas y prácticas sobre las relaciones cristiano-judías”, también instó a los cristianos a aceptar la importancia del sionismo para la mayoría de los judíos.

En un golpe oblicuo contra el líder de la oposición Jeremy Corbyn, advirtió que “algunos de los enfoques y el lenguaje utilizado por los defensores pro-palestinos recuerdan de hecho lo que podría llamarse antisemitismo tradicional”.

La Iglesia de Inglaterra se encuentra en el centro de la Comunión Anglicana, una red mundial de iglesias. En Inglaterra, es la iglesia estatal y está encabezada por la reina Isabel II.

En un epílogo a “La Palabra Infalible de Dios”, el principal rabino del Reino Unido reprende a la iglesia por no haber rechazado abiertamente el trabajo de los cristianos evangélicos que intentan convertir a los judíos.

Ephraim Mirvis elogia el informe de 105 páginas por ser “sensible e inequívoco al ser dueño del legado del papel del cristianismo en la amarga saga de la persecución judía”.

El Arzobispo de Cantebury Justin Welby (l) y el Gran Rabino Británico Ephraim Mirvis, visitan el Muro de los Lamentos, el lugar más sagrado del judaísmo, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 3 de mayo de 2017. (Yonatan Sindel / Flash90)
El Arzobispo de Cantebury Justin Welby (l) y el Gran Rabino Británico Ephraim Mirvis, visitan el Muro de los Lamentos, el lugar más sagrado del judaísmo, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el 3 de mayo de 2017. (Yonatan Sindel / Flash90)

Mirvis continúa, sin embargo, expresando su “considerable recelo” por su falta de voluntad para condenar los “esfuerzos de aquellos cristianos, por muchos que sean, que, como parte de su fiel misión, se dedican al objetivo específico de convertir a los judíos al cristianismo”.

Mirvis señala que una declaración del Vaticano de 2015 comprometía a la Iglesia Católica a “no llevar a cabo ni apoyar ninguna misión institucional específica dirigida a los judíos”. El documento de la Iglesia de Inglaterra, por el contrario, no hace tal compromiso general, sino que insta a los cristianos a “pensar cuidadosamente en la misión y la evangelización en el caso de sus vecinos judíos”.

El rabino jefe advierte de una “preocupación real y persistente, situada en un contexto histórico trágico, de que incluso ahora, en el siglo XXI, los judíos son vistos por algunos como una cantera a la que hay que perseguir y convertir”.

“La existencia perdurable dentro de la Iglesia Anglicana de un enfoque teológico que es permisivo de este comportamiento perjudica considerablemente la relación entre nuestras tradiciones de fe y, en consecuencia, perseguir un nuevo paradigma cristiano-judío en este contexto es excepcionalmente desafiante”, continúa Mirvis.

En un prólogo al informe, el principal clérigo de la Iglesia de Inglaterra, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, responde a las críticas del rabino principal.

“Sus palabras están escritas como un amigo, y son recibidas con un espíritu similar, por muy difíciles que sean de leer”, escribe Welby.

“El Gran Rabino ha abierto, con su honestidad y afecto característicos, un desafío sobre el que debemos reflexionar”, escribe. “No podemos hacer esa reflexión honestamente hasta que hayamos sentido la crueldad de nuestra historia”.

El documento es inquebrantable en su aceptación del papel histórico del cristianismo en la perpetuación del antisemitismo. “El reconocimiento por parte de la Iglesia de que tiene una considerable responsabilidad por la propagación del antisemitismo exige una respuesta de la Iglesia”, argumenta.

El actual arzobispo de Canterbury y obispo principal de la Iglesia de Inglaterra, Justin Welby, mira hacia arriba y a su alrededor fotografías de víctimas individuales del Holocausto en el Salón de los Nombres en el museo Memorial del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén. 27 de junio de 2013. (Isaac Harari / FLASH90)
El actual arzobispo de Canterbury y obispo principal de la Iglesia de Inglaterra, Justin Welby, mira hacia arriba y a su alrededor fotografías de víctimas individuales del Holocausto en el Salón de los Nombres en el museo Memorial del Holocausto Yad Vashem en Jerusalén. 27 de junio de 2013. (Isaac Harari / FLASH90)

El informe continúa llamando la atención sobre “la persecución y los prejuicios experimentados por el pueblo judío a lo largo de la historia” y “la responsabilidad que tienen los cristianos por ello y su persistencia en el contexto contemporáneo”. La enseñanza cristiana, admite, ha proporcionado un “fértil semillero para el antisemitismo asesino en la era moderna”.

Citando las palabras de Welby en 2016 de que las enseñanzas teológicas de la Iglesia han “agravado la propagación del virus del antisemitismo”, el informe dice que “la atribución de la culpa colectiva al pueblo judío por la muerte de Cristo y la consiguiente interpretación de su sufrimiento como castigo colectivo enviado por Dios es un ejemplo muy claro de ello”.

Dentro de la memoria viva, tales ideas contribuyeron a fomentar la aquiescencia pasiva, si no el apoyo positivo, de muchos cristianos en acciones que condujeron al Holocausto”, agrega.

En un crudo pasaje, Welby recuerda una visita a Birkenau con líderes cristianos en 2016: “El frío amargo y la silueta incolora del paisaje reflejaban el horror en nuestros espíritus, mentes y corazones de que esto había ocurrido y que los cristianos habían hecho mucho de ello”.

Liberación de niños de Auschwitz-Birkenau. (HistClo.com)
Liberación de niños de Auschwitz-Birkenau. (HistClo.com)

Aunque argumenta que “algunos encontrarían las semillas del antisemitismo cristiano en el propio Nuevo Testamento”, el informe llama especialmente la atención sobre el papel histórico del cristianismo en Inglaterra.

“Inglaterra tuvo su propio papel en esta historia, con la pretensión de ser el lugar de nacimiento de lo que se conoció como la ‘difamación de la sangre’, por la que se acusaba falsamente a los judíos de asesinar a niños cristianos para hacer matzot de Pascua con su sangre”, dice el informe.

Dos catedrales inglesas, Norwich y Lincoln, fueron asociadas con el desarrollo y la propagación de la difamación de la sangre en la Edad Media.

Su primer caso registrado fue cuando un niño de 12 años fue encontrado asesinado en las afueras de la ciudad de Norwich, en el año 1144. Miembros de su familia acusaron a los judíos de Norwich de matarlo.

El informe señala que “esta acusación, originada en Inglaterra, se convirtió en el catalizador del asesinato de muchos judíos en este país y en toda Europa, especialmente en los pogromos de Eastertide”.

En 1290, también reconoce que Inglaterra “se convirtió en el primer país en ordenar a toda la comunidad judía que se marchara, buscando así ser un territorio cristiano sin presencia judía”.

Más allá del Reino Unido, el informe reconoce la oscura historia de la experiencia judía en Europa.

“Los siglos de gobierno cristiano en la historia europea incluyen un largo catálogo de medidas antijudías, como la discriminación legal y la expulsión periódica, junto con brotes de violencia comunal que, en algunos casos, conducen a la masacre de comunidades enteras”, dice el informe.

El informe añade: “La creencia popular era generalizada que el miserable estado de los judíos, condenados a la indigencia, era el castigo de Dios por su intransigencia, el rechazo de Cristo y la responsabilidad de su muerte”.

Además de hacer frente a los “pecados del pasado”, el informe insta a la Iglesia a encabezar la lucha contra el antisemitismo. “Los cristianos han sido culpables de promover y fomentar estereotipos negativos del pueblo judío que han contribuido a graves sufrimientos e injusticias. Por lo tanto, tienen el deber de estar atentos a la continuación de estos estereotipos y de resistirse a ellos”, dice el informe.

En su introducción, Welby añade que “con demasiada frecuencia en la historia, la Iglesia ha sido responsable y ha actuado en connivencia con el antisemitismo, y el hecho de que el lenguaje antisemita y los ataques están en aumento en todo el Reino Unido y Europa significa que no podemos ser complacientes”.

El informe se publicó mientras Reino Unido se prepara para ir a las urnas en tres semanas en una elección general que ha visto la continua controversia sobre el antisemitismo en el partido laborista de la oposición. Aunque se dice que la fecha de lanzamiento se eligió antes de que se convocara la elección el mes pasado, algunos comentaristas han señalado que podría haberse pospuesto hasta después de la campaña.

El informe no aborda el tema directamente, sino que sugiere que “los recientes acontecimientos en el contexto del Reino Unido han puesto de relieve la capacidad del antisemitismo para encontrar eco en todo el espectro político, tanto a la izquierda como a la derecha”.

Ilustrativo: los activistas antiisraelíes reaccionan ante una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del Trabajo en Londres, 4 de septiembre de 2018. (Stefan Rousseau / PA vía AP)
Ilustrativo: los activistas antiisraelíes reaccionan ante una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del Trabajo en Londres, 4 de septiembre de 2018. (Stefan Rousseau / PA vía AP)

“Algunos de los enfoques y el lenguaje utilizado por los defensores pro-palestinos recuerdan lo que podría llamarse antisemitismo tradicional, incluyendo sus formas cristianas, y los cristianos deben ser conscientes de cómo esto puede aumentar las tensiones entre judíos y cristianos en Reino Unido”, señala el informe. Corbyn, un antiguo partidario de las campañas pro-palestinas, ha sido acusado en otros lugares de una aparente voluntad de asociarse con presuntos antisemitas, terroristas y negadores del Holocausto.

El informe continúa reconociendo “la profunda relación entre el pueblo judío y la tierra y el Estado de Israel”.

Aunque reconoce que la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para la Recordación del Holocausto dice que las críticas a Israel similares a las que se hacen contra cualquier otro país no pueden considerarse antisemitas, el informe advierte que “el impulso político en los contextos británicos para protestar contra la injusticia percibida por Israel ha…. en muchos casos ignorado el miedo y la angustia que sienten los judíos aquí presentes, especialmente los jóvenes judíos en las universidades del Reino Unido”.

En cuanto al conflicto entre Israel y los palestinos, el informe intenta adoptar un enfoque equilibrado.

“Mientras que los cristianos adoptarán diferentes enfoques a una serie de cuestiones contemporáneas relativas al Estado de Israel”, afirma, “todos deberían aceptar que (a) la mayoría de los judíos consideran que el sionismo es un aspecto importante y legítimo de la identidad judía, (b) el Estado de Israel tiene derecho a una existencia segura dentro de fronteras reconocidas y seguras de acuerdo con los principios comunes del derecho internacional, (c) los principios del derecho internacional también garantizan los derechos y la seguridad del pueblo palestino, (d) el aparente callejón sin salida en el que se encuentra actualmente presenta serias dificultades morales y, en última instancia, es insostenible”.

El informe también pide que se ponga fin al uso en el culto de himnos y obras litúrgicas que puedan “transmitir la enseñanza del desprecio” hacia los judíos.

“En qué medida la enseñanza y la práctica que transmite la fe cristiana, desde los sermones y la educación basada en la iglesia hasta los himnos y la iconografía, también transmiten, aunque sea inadvertidamente, un antijudaísmo que se utiliza para justificar el antisemitismo”, se pregunta.

El informe pide un “manejo preciso y veraz de las Escrituras”, pero dice que debe haber una “atención sensible a las oraciones litúrgicas y a los himnos en el culto y la enseñanza cristianos”.

Ve como ejemplo un conocido himno de Charles Wesley, uno de los fundadores de la Iglesia Metodista protestante, que incluye el pasaje:

Todo ojo lo verá ahora

Vestido con una majestad espantosa;

Aquellos que lo vendieron a cero,

Lo atravesó y lo clavó en el árbol,

Llanto profundo, lamento profundo, lamento profundo,

Verá el verdadero Mesías.

“Es posible leer las líneas 3-6 e imaginar que se trata del pueblo judío como colectivamente culpable de crucificar al Mesías, a quien cuando vuelva en poder y gloria reconocerá, ¿demasiado tarde?, el terrible crimen que han cometido”, sugiere el informe.

“Entendidos de esa manera, transmiten la ‘enseñanza del desprecio’ que la Iglesia de Inglaterra rechaza ahora”, advierte.

Vía The Times of Israel

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More