Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Estudio sugiere que el abuelo de Adolf Hitler habría sido judío

Dominio Público

¿Era judío el abuelo paterno de Adolf Hitler? La controvertida teoría ha sido debatida durante décadas por los historiadores, y muchos coinciden en que no formaba parte de “la tribu”, ya que no había pruebas que justificaran esta afirmación.

Sin embargo, un estudio reciente del psicólogo y médico Leonard Sax ha arrojado nueva luz apoyando la afirmación de que el padre del padre de Hitler tenía raíces judías.

El estudio “Aus den Gemeinden von Burgenland: Revisando la cuestión del abuelo paterno de Adolf Hitler”, que se publicó en el número actual del Journal of European Studies, examina las afirmaciones del abogado de Hitler, Hans Frank, quien supuestamente descubrió la verdad.

Hitler le pidió a Frank que investigara la demanda en 1930 después de que su sobrino William Patrick Hitler amenazó con exponer que el abuelo del líder nazi era judío.

En sus memorias de 1946, publicadas siete años después de su ejecución durante los juicios de Nuremberg, “Frank afirmaba haber descubierto pruebas en 1930 de que el abuelo paterno de Hitler era un hombre judío que vivía en Graz, Austria, en el hogar donde trabajaba la abuela de Hitler”, y fue en 1836 cuando la abuela de Hitler, Maria Anna Schicklgruber, quedó embarazada, explicó Sax.

“Frank escribió en sus memorias que llevó a cabo una investigación como Hitler había pedido, y que descubrió la existencia de correspondencia entre María Anna Schicklgruber, la abuela de Hitle, y un judío llamado Frankenberger que vivía en Graz.

Según Frank, las cartas insinuaban que el hijo de Frankenberger de 19 años de edad había embarazado a María Anna mientras ella trabajaba en la casa de Frankenberger: “… el hijo ilegítimo del Schickelgruber [sic] había sido concebido bajo condiciones que requerían que Frankenberger pagara una pensión alimenticia”.

Sax escribe en el estudio que, según las cartas de las memorias de Frank, “Frankenberger Sr. envió dinero para la manutención del niño desde la infancia hasta su 14º cumpleaños”.

El judío pagó sin una orden judicial, porque estaba preocupado por el resultado de una audiencia judicial y la publicidad relacionada”, dicen las cartas.

Sin embargo, Sax señaló que la exactitud de las afirmaciones de Frank y sus memorias “han sido cuestionadas”.

Añadió que “la erudición contemporánea ha descartado en gran medida las acusaciones de Frank sobre un posible abuelo judío para Adolf Hitler”.

En la década de 1950, el escritor alemán Nikolaus von Preradovich dijo que había probado que “no había judíos en Graz, [Austria] antes de 1856”, rechazando el relato de Frank.

Sin embargo, Sax explicó en el estudio que encontró pruebas de lo contrario en los archivos austriacos de que había una comunidad judía en la ciudad austriaca antes de 1850 y destacó que Preradovich era un simpatizante nazi, “que se sintió ofendido por la sugerencia de que Adolf Hitler era un “Vierteljude (un cuarto judío)”.

Según el artículo de Sax, “Se presentan pruebas [muestras] de que en realidad había eine kleine, nun angesiedelte Gemeinde, ‘una pequeña comunidad ya asentada’, de judíos que vivían en Graz antes de 1850”.

Sax también se refiere a Emanuel Mendel Baumgarten, quien fue elegido para el consejo municipal de Viena en 1861, “uno de los primeros judíos en tener ese honor”.

“En 1884, escribió un libro titulado… Los judíos en Estiria: un boceto histórico” en el que afirma que “en septiembre de 1856, él y varios colegas judíos se reunieron con Michael Graf von Strassoldo, que en ese momento ocupaba el cargo de gobernador de la provincia de Estiria.

“Baumgarten y sus colegas le pidieron a Strassoldo que levantara las restricciones sobre los judíos que residen en Styri”, explicó Sax. Baumgarten citó una carta a los alcaldes locales de Estiria en la que se señalaba “que los judíos permanecen en los distritos locales durante mucho tiempo y se instalan en ellos durante mucho tiempo”.

Sax continúa diciendo que el registro oficial de judíos en Graz “parece haber sido lanzado después de esta reunión”.

“Por lo tanto, el establecimiento en 1856 de un registro comunitario de judíos en Graz no parece haber sido un primer paso en la fundación de la comunidad judía en Graz, como Nikolaus von Preradovich asumió, sino más bien el reconocimiento de una comunidad ya existente”, señaló.

Según una declaración que acompaña al estudio, “Sax [también] presenta pruebas abrumadoras de que Preradovich era un simpatizante nazi”.

“El documento de Sax muestra que el consenso actual se basa en una mentira”, afirma. “Frank, no Preradovich, decía la verdad. El abuelo de Adolf Hitler era judío”.

Añadió que “ninguna beca independiente ha confirmado la conjetura de Preradovich”.

Vía Jerusalem Post

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More