Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Los judíos celebraron los Altos Días Santos a pesar de los horrores del Holocausto

Por: Adi Hashmonai / En: Israel Hayom / Traducción de Noticias de Israel

Casa de los Combatientes del Ghetto

Una nueva exposición en el Museo de los Combatientes del Gueto, en el norte de Israel, muestra cómo se preservaron las tradiciones judías de los Altos Días Santos a pesar de los horrores del Holocausto.

La nueva exposición presenta fotografías, dibujos y varias notas. Subraya el grado en que los judíos arriesgaron sus vidas para continuar con sus prácticas ancestrales durante el intenso período entre Rosh Hashaná y Sucot, incluso cuando el mundo a su alrededor se convirtió en un infierno en la tierra.

“La manera en que la gente celebraba los Altos Días Santos era diferente de un lugar a otro. Era una función de si la gente estaba en guetos, o escondida, o en un campo de concentración”.

En algunos casos, tenemos documentos que demuestran que la gente se esforzó por celebrar esas festividades justo después de la guerra”, dijo a Israel Hayom el director del Departamento de Archivos del museo, Anat Bratman-Elhalel.

“Lo que llama la atención es el grado en que la gente se esforzaba por seguir llevando a cabo la mitzvot, por mantener viva la tradición en condiciones imposibles. Para ellos, se trataba de aferrarse al pasado conocido, al pasado sano que tenían antes de que las cosas se revirtieran”, dijo.

Una de las fotos muestra a hombres y mujeres en el gueto de Łódź en Yom Kippur, en una sinagoga local. El fotógrafo, Mendel Grossman, trabajaba en el Departamento de Estadística del gueto y arriesgó su vida para que las generaciones futuras vieran lo que sucedía. No sobrevivió al Holocausto.

A diferencia de los guetos, en los campos de concentración los Altos Días Santos no podían celebrarse al aire libre y esa actividad podía llevar a la muerte.

Sin embargo, un documento muestra claramente cómo la gente observó el Yom Kippur en el campo de concentración de Bergen-Belsen.

El documento es la oración de Kol Nidrei en yiddish.

“Todo lo que tenían se les quitó al llegar al campamento, y definitivamente no se les permitió aferrarse a las Escrituras o a los libros de oraciones. Si guardaban algo, lo hacían en secreto y arriesgaban sus vidas”, dijo Bratman-Elhalel, “Esta oración fue escrita de memoria; cualquiera que haya escrito esto debe haber tenido mucho valor para hacer algo tan arriesgado”. Muestra hasta qué punto la gente estaba decidida a sobrevivir y cuán importante era la oración para ellos”.

Vía Israel Hayom

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More