Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Autoridad Palestina amenaza con cortar lazos con Israel por demolición de edifico cerca de Jerusalem

Por: Tovah Lazaroff / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

REUTERS / MUSSA QAWASMA

La Autoridad Palestina amenazó con cortar los lazos con Israel por su demolición forzada el lunes del edificio 12 en Wadi al-Hummus, cerca del este de Jerusalem, calificándolo de “crimen de guerra” y “limpieza étnica”.

La Autoridad Palestina dijo que solicitará una reunión especial del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir las demoliciones y presentar una queja contra Israel ante la Corte Penal Internacional.

“La dirección palestina celebrará una serie de reuniones importantes en los próximos días para tomar decisiones fatídicas sobre nuestras relaciones y los acuerdos firmados con Israel”, dijo el portavoz del presidente de la Autoridad Palestina, Nabil Abu Rudaineh.

Señaló que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, había advertido repetidamente que los palestinos no podrían continuar su adhesión a los acuerdos con Israel mientras Israel insista en que no se comprometa con estos acuerdos.

El Secretario General de la OLP, Saeb Erekat, dijo que la dirección palestina “está poniendo en marcha mecanismos para cancelar todos los acuerdos firmados entre la Autoridad Palestina y la parte israelí”.

Las fuerzas de seguridad israelíes demolieron las viviendas, alegando que estaban demasiado cerca de la barrera de seguridad. Los palestinos temen que cientos de viviendas más puedan estar en peligro de ser demolidas.

La destrucción de las estructuras desencadenó una tormenta diplomática, con la ONU, la UE, Francia, Jordania y la Liga Árabe condenando la medida.

Los soldados de las FDI y de la Policía Fronteriza entraron en el vecindario en las horas previas al amanecer, ordenando a los 17 residentes que vivían dentro de algunas de las 12 estructuras que se retiraran

Mientras que la mayor parte de Sur Bahir se encuentra dentro de los límites de Jerusalem, el terreno en el que se ubicaron las 12 estructuras se encuentra en las zonas A y B de Judea y Samaria, que está bajo control total o parcial de la Autoridad Palestina.

Fotos y videos de la ONG contra la ocupación All That’s Left mostraban a la Policía Fronteriza rodeando y entrando a algunos de los edificios, muchos de los cuales estaban en construcción. Las FDI y la Policía Fronteriza impidieron que los periodistas llegaran al lugar de los hechos.

Un residente palestino sentado en una silla de plástico en su sala de estar le dijo a la Policía Fronteriza que prefería que destruyeran la casa con él en ella en lugar de sacarlo por la fuerza.

“No me voy por mi propia voluntad”, dijo. “Derribar la casa sobre nuestras cabezas. Esta es nuestra vida”, añadió.

Los propietarios recibieron permisos de construcción de Belén, que tiene jurisdicción municipal sobre esa sección de Wadi al-Hummus.

Pero los edificios están situados en el lado israelí de la barrera de seguridad, que atraviesa la parte posterior de Sur Bahir.

Las estructuras en cuestión están situadas a 400 m. de la barrera de seguridad. Un edicto de 2011 prohíbe la construcción dentro de una distancia tan corta de la barrera. La construcción de los edificios comenzó después de 2014.

Los residentes dicen que no conocían el edicto cuando comenzaron a construir. Los edificios en cuestión se intercalan con otros edificios preexistentes en Wadi al-Hummus construidos antes de 2011. Estos edificios también se encuentran a menos de 400 m. de la barrera.

En junio, el Tribunal Superior de Justicia rechazó un llamamiento de los residentes para que pusieran fin a las demoliciones. El tribunal se encuentra ahora en medio de una segunda apelación. El domingo, rechazó una solicitud de interdicto contra las demoliciones hasta que se completaran todos los procedimientos legales.

La Administración Civil dijo que las estructuras fueron demolidas porque estaban demasiado cerca de la barrera de seguridad. Los edificios se encontraban “en un área que cae bajo un mandato judicial que prohibía construir un edificio firmado por el Comando Central del OGC en las afueras de Sur Bahir, muy cerca de la valla de seguridad”, dijo la Administración Civil.

El Tribunal Superior de Justicia había dictaminado que las estructuras podían ser demolidas porque “constituyen un peligro para la seguridad de la zona de la valla de seguridad”, dijo la Administración Civil. “Los procedimientos de ejecución se llevaron a cabo de acuerdo con la autoridad y los procedimientos y con sujeción a consideraciones operacionales”.

La Municipalidad de Jerusalem prometió adelantar dentro de 180 días un nuevo plan de construcción de 5,5 hectáreas en Sur Bahir, que albergará empresas y creará 1.500 puestos de trabajo.

Las Naciones Unidas advirtieron que las demoliciones del lunes “contribuyen al riesgo de traslado forzoso” de palestinos desde Judea y Samaria y el este de Jerusalem.

“La operación a gran escala comenzó en la madrugada de esta mañana, cuando aún estaba oscuro, obligando a las familias a abandonar sus hogares y causando gran angustia entre los residentes”, dijo la ONU.

Dijo que sus socios humanitarios estaban “preparados para dar una respuesta de emergencia” a los desplazados.

Rechazó el argumento de Israel de que las demoliciones eran necesarias por razones de seguridad, explicando que la Corte Internacional de Justicia determinó en 2004 que la barrera en Judea y Samaria era ilegal.

“Si se hubieran tomado medidas concretas para garantizar el respeto de estos principios y del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos en general, la población del Sur de Bahir no estaría experimentando el trauma que es hoy en día y las violaciones de sus derechos”, dijo la ONU.

La UE acusa a Israel de que su política de asentamientos socava la viabilidad de la solución de los dos Estados y la perspectiva de una paz duradera, y pone seriamente en peligro la posibilidad de que Jerusalem sea la futura capital de ambos Estados.

La demolición se produjo cuando los enviados de EE.UU. Jason Greenblatt y Jared Kushner visitaron la región para discutir el próximo plan de paz del presidente de EE.UU. Donald Trump.

Los Erekat de la OLP condenaron las acciones de Israel y los esfuerzos de paz de Estados Unidos.

“Les decimos a los que se quejaron de nuestra posición con respecto al ‘Acuerdo del Siglo’ y al taller económico de Bahrein: La prosperidad que el mundo está presenciando en Sur Bahir es de lo que Trump está hablando”, dijo. “Docenas de familias han sido desalojadas de sus casas. Esta es la prosperidad que nos prometieron en el taller de Bahrein”.

Erekat se refería a la conferencia económica dirigida por Estados Unidos que se celebró en junio en Manama, Bahrein, bajo el lema “De la prosperidad a la paz”. En la conferencia, que fue boicoteada por la AP, el gobierno de Estados Unidos reveló la parte económica de su “Trato del Siglo”.

Erekat también criticó a los países árabes por haber normalizado sus relaciones con Israel. “La normalización árabe con Israel es una puñalada en la espalda del pueblo palestino”, dijo. “Lo que está pasando en Sur Bahir es el precio de esta normalización”.

Abbas, añadió, ha dado instrucciones para compensar económicamente a las familias cuyas casas fueron demolidas.

El Primer Ministro de la Autoridad Palestina, Mohammed Shtayyeh, dijo durante la reunión semanal de su gabinete que las demoliciones en Wadi al-Hummus violaban el derecho internacional y humanitario. Dijo que la mayoría de los edificios que fueron demolidos el lunes estaban ubicados en las áreas A y B de Judea y Samaria.

Los Acuerdos de Oslo firmados entre Israel y la OLP en 1993 dividen Judea y Samaria en tres divisiones administrativas. El Área A es administrada exclusivamente por la Autoridad Palestina; el Área B es administrada tanto por la Autoridad Palestina como por Israel; y el Área C es administrada exclusivamente por Israel.

Shtayyeh dijo que las demoliciones cancelan las divisiones de Judea y Samaria.

“Ya no nos ocuparemos más de estas divisiones israelíes de nuestras tierras palestinas”, dijo.

El Comité Central de Fatah acusó a Israel de cometer “crímenes de guerra y limpieza étnica” contra los palestinos. “Este crimen se produce en medio del apoyo absoluto de Estados Unidos a las empresas de asentamientos israelíes”, acusó el comité. “Es un resultado natural de la decisión ilegal estadounidense de reconocer a Jerusalem como la capital del estado de ocupación y trasladar su embajada a Jerusalem desde Tel Aviv”.

Hamás, la Yihad Islámica y otros grupos palestinos también condenaron enérgicamente las demoliciones como “crímenes de guerra”.

El portavoz de Hamás, Hazem Qassem, dijo que los crímenes israelíes “no detendrán la resistencia palestina contra la empresa de colonos sionistas”.

El funcionario de la Yihad Islámica Khader Habib dijo que el “último crimen israelí fue parte de un intento de superar el factor demográfico palestino”. Hizo un llamamiento a todos los árabes y musulmanes para que apoyen a los palestinos y trabajen para “frustrar los planes de ocupación”.

Vía Jpost

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More