X

Funcionario AP: nos opusimos al partido porque se iba a jugar en Jerusalem

El jefe de la Asociación de Fútbol de Palestina (PFA), Jibril Rajoub, realiza una conferencia de prensa el 12 de octubre de 2016 en la ciudad de Ramallah. (Abbas Momani / AFP)

El director de la Asociación Palestina de Fútbol dijo el miércoles que los palestinos solo se opusieron al partido cancelado de fútbol entre Argentina e Israel “debido a la decisión de los líderes israelíes de politizarlo al trasladarlo de Haifa a Jerusalem”.

“Si el juego entre Argentina e Israel se hubiera celebrado en Haifa” como se había planeado originalmente, Jibril Rajoub le dijo al Times de Israel, “no nos hubiéramos opuesto en absoluto”.

Mientras tanto, el liderazgo del fútbol israelí dijo que los esfuerzos de Rajoub por frustrar el juego habían “cruzado todas las líneas rojas” y se comprometió a buscar acciones punitivas en los foros mundiales.

Rajoub dijo que los palestinos solo comenzaron a hacer campaña contra el partido después de que la Ministra de Cultura y Deportes, Miri Regev, decidiera trasladarlo a Jerusalem y “convertirlo en un evento político”.

“Si el juego se hubiera quedado en Haifa, nosotros como palestinos nos habríamos opuesto a cualquiera que haya intentado obstaculizarlo”, dijo. “Pero su gobierno decidió hacerlo político”.

Desde ese momento, dijo, los palestinos lanzaron un intenso esfuerzo para evitar que el juego se llevara a cabo. “Enviamos mensajes e hicimos un llamamiento a todos los órganos pertinentes sobre el asunto, y de acuerdo con todo lo acordado en las resoluciones de la ONU; siempre y cuando el juego se llevara a cabo dentro de las fronteras de Israel reconocidas por las Naciones Unidas, no hubiésemos tenido ningún problema con eso”.

Insistió en que los palestinos no tenían “nada en contra de los juegos israelíes o los juegos [de los equipos internacionales] con Israel”. “Lo opuesto es verdad”, alegó.

Rajoub ha llevado a cabo repetidas ofertas infructuosas para prohibir o sancionar a Israel en la FIFA por los equipos israelíes de Judea y Samaria.

“Hoy es un día de victoria para los deportes”, dijo.

El llamado de BDS Argentina al equipo nacional de fútbol de Argentina para boicotear un partido amistoso contra Israel planeado para Tel Aviv el 9 de junio. (Página de Facebook de BDS Argentina)

Rajoub también dijo a la televisión palestina que la estrella del fútbol argentino Lionel Messi y su país “le dieron una bofetada al racismo israelí”.

Dijo que el juego planificado era “claramente político”. “Los israelíes intentaban usar a Messi como un ícono internacional. El gobierno israelí usa los deportes para encubrir sus crímenes”.

La cancelación del juego, agregó, fue “una bofetada al gobierno israelí que gastó millones para que [el juego] tuviera lugar en Jerusalem”, y para el primer ministro Benjamin Netanyahu y Regev, que querían “tomarse su fotos con Messi”.

El director general del Ministerio de Cultura y Deporte, Yossi Sharabi, dijo el miércoles por la mañana que todavía se estaba haciendo un “esfuerzo final” para mantener el juego como estaba previsto.

Sharabi, en declaraciones a Radio Israel, rechazó las sugerencias de que trasladar el partido desde su ubicación original de Haifa a Jerusalem había avivado las protestas y contribuido a su cancelación.

“No se puede culpar a la mudanza del juego, no podemos aceptar una situación en la que aceptemos dictados para no jugar en Jerusalem”, dijo, y agregó que “Jerusalem nunca fue planteada como un problema o un problema por la Asociación de Futbol de Argentina”.

Por el contrario, Sharabi insistió, el problema fue la llegada del equipo argentino a Israel. “Es un intento de intimidar, una terrible campaña de amenazas contra los jugadores y sus familias”, dijo.

El martes, el canciller argentino dijo que los jugadores de fútbol que representaban a su país tenían dudas sobre jugar en Israel. Jorge Faurie no confirmó que el juego haya sido desactivado, pero le dijo a los periodistas en Washington en el marco de la reunión de la Organización de Estados Americanos que creía que los jugadores se habían mostrado reacios a viajar a Israel para jugar.

“Hasta donde yo sé, los jugadores del equipo nacional no estaban dispuestos a jugar el partido”, dijo Faurie, señalando las preocupaciones de seguridad derivadas de las tensiones en las fronteras de Israel con Gaza y en Jerusalem.

Una fuente de alto rango de la Federación Argentina de Fútbol dijo a The Associated Press el martes que el partido en el estadio Teddy de Jerusalem había sido cancelado. La fuente habló bajo condición de anonimato porque no tenían permiso para comentar.

La cancelación fue confirmada por la embajada israelí en Buenos Aires, que se refirió en una declaración a “amenazas y provocaciones” contra Messi.

Faurie también dijo que los jugadores habían recibido amenazas por jugar el partido y se sentían incómodos con que siguiera adelante. Citó como un motivo de preocupación las camisetas manchadas con pintura roja que se asemeja a la sangre que se habían exhibido en una protesta afuera de las instalaciones de práctica del equipo en Barcelona.

Etiquetas: DeporteJerusalem