Las tres primeras personas que atendieron a Robert Bowers en el Hospital de Allegheny eran judíos

Las primeras tres personas que trataron al tirador de la sinagoga de Pittsburgh, Robert Bowers, en el Hospital General de Allegheny, eran judíos, reveló el presidente del hospital en una entrevista televisiva que se emitió el lunes.

“Estamos aquí para cuidar de las personas enfermas”, dijo el Dr. Jeffrey Cohen, quien también es miembro de la sinagoga Árbol de la Vida, donde se llevó a cabo la masacre del sábado de 11 fieles. “No estamos aquí para juzgarte. No estamos aquí para preguntar: ‘¿Tiene un seguro o no tiene un seguro?’ Estamos aquí para cuidar de las personas que necesitan nuestra ayuda”.

Bowers, de 46 años de edad, quien fue herido en un tiroteo con la policía antes de ser arrestado, apareció en un tribunal federal y se ordenó que se lo mantuviera sin fianza por el ataque más letal a la comunidad judía de Estados Unidos.

Robert Bowers, de 46 años, quien fue herido en un tiroteo con la policía en la sinagoga del Árbol de la Vida el sábado, reconoció los 29 cargos en su contra, que podrían llevar a su ejecución si se lo encuentra culpable.

Foto de la licencia de conducir de Pennsylvania del sospechoso de masacre de la sinagoga de Pittsburgh Robert Bowers (Cortesía)
Foto de la licencia de conducir de Pennsylvania del sospechoso de masacre de la sinagoga de Pittsburgh Robert Bowers (Cortesía)

Robert Bowers, quien tiene un historial de publicación de material antisemita en línea, recibirá un abogado designado por el tribunal y se lo remitirá a la custodia de los alguaciles de EE. UU. Su próxima audiencia está programada para el jueves.

“Robert Bowers asesinó a 11 personas que estaban ejerciendo sus creencias religiosas”, dijo el fiscal Scott Brady después de la comparecencia, y agregó que un gran jurado escuchará los detalles del crimen dentro de 30 días.

Encadenado a una silla de ruedas, el hombre acusado de disparar a 11 feligreses a muerte en una sinagoga de Pittsburgh hizo una aparición callada y en gran parte silenciosa el lunes en un tribunal federal, donde se le ordenó que se mantuviera sin fianza por el ataque más letal de la comunidad judía de Estados Unidos.

Las personas se abrazan cuando llegan para una vigilia, por los disparos en la sinagoga Árbol de la Vida el día anterior, en el Memorial de los Soldados del Condado de Allegheny el 28 de octubre de 2018, en Pittsburgh, Pensilvania. (Brendan Smialowski / AFP)

La comparecencia de Robert Bowers estuvo marcada por una fuerte presencia de seguridad que incluyó a oficiales de policía con perros y un equipo de francotiradores en la corte federal de Pittsburgh.

Los cargos en su contra incluyen violación de las leyes de derechos civiles de los Estados Unidos en lo que los fiscales federales dicen que fue un crimen de odio.

Robert Bowers solo habló durante la audiencia para dar su nombre, reconoció que entendió los cargos en su contra y que no tenía los fondos para pagar un abogado. Habló con voz tranquila y firmó los papeles que le entregaban con una mano firme.

Según un documento presentado en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Pensilvania por la Oficina Federal de Investigaciones, se recuperaron tres pistolas y un rifle AR-15 en la escena.

Además de los 11 feligreses en su mayoría de edad avanzada que murieron, seis personas, entre ellas cuatro policías que se enfrentaron al tirador, resultaron heridas antes de que el atacante se rindiera. Dos de las víctimas sobrevivientes permanecieron hospitalizadas en estado crítico.

Vía Algemeiner
Comentarios