Judío holandés se enfrenta a los manifestantes del BDS

Vía Ynet - Cortesía

Michael Jacobs, de 66 años, residente de Ámsterdam, ha estado saliendo cinco veces por semana durante los últimos dos años para defender a Israel en las manifestaciones del BDS contra el Estado de Israel.

“Me paro frente a los manifestantes anti-Israel con la bandera de Israel para mostrarles que no nos rendimos y no nos rendiremos a sus mentiras y la presión para que renunciemos a nuestra tierra”, declara Jacobs.

Mantiene sus protestas individuales, que duran tres horas, en la Plaza Dam y otros sitios centrales de la ciudad. “Estoy de servicio, y me siento como un soldado defendiendo la moral humana que falta en los Países Bajos y defendiendo al Estado de Israel”, dice.

Michael Jacobs frente a los manifestantes de BDS en Amsterdam
Michael Jacobs frente a los manifestantes de BDS en Amsterdam

Michael Jacobs sintió que tenía que actuar y enfrentarse a los activistas del boicot, que agitan banderas y emblemas de la OLP con información falsa y distorsionada sobre Israel.

“Presentan a Israel de una manera falsa y engañosa. Muestran letreros con una Estrella de David borrada, signos de una bandera israelí combinada con una esvástica de la Alemania nazi, y un letrero en el cual una Estrella de David azul fue reemplazada por una cucaracha azul. Es terrible, precisamente el método de los nazis”, dice Jacobs, cuyos abuelos murieron en el Holocausto, al igual que muchos de sus otros familiares.

No hay diferencias con Jacobs, un ex fotógrafo de prensa, si está protestando frente a un individuo o docenas de manifestantes.

Nurit Dekel, un conocido israelí que le entrega banderas, dijo que los manifestantes anti-Israel a menudo se enfrentan a él. “Veo cómo los manifestantes lo empujan a él, y los policías se quedan observando, y admiro a este hombre y su amor por Israel. Él paga un precio, pero eso no lo disuade”, dice Dekel.

“Estoy listo para pelear porque mis abuelos fueron asesinados por ser judíos; lo menos que puedo hacer es estar orgulloso de ellos”, dice Michael Jacobs.

Judío holandés se enfrenta a los manifestantes del BDS

Los turistas israelíes que pasan por la Plaza Dam y ven a Jacobs de pie con una bandera israelí frente a los manifestantes vienen a apoyarlo y, a menudo, piden ser fotografiados con él. “Sus reacciones me dan fuerza”, dice.

Las contra-protestas de Michael Jacobs es una gran molestia para la policía de Amsterdam. Hace un año, la policía emitió una orden que le exigía que permaneciera al menos a 35 metros de los manifestantes anti-Israel y que le impidiera acercarse a ellos. Los manifestantes a anti-Israel, sin embargo, pueden acercarse a él.

La orden se extendió recientemente por otros 90 días. Los manifestantes de BDS conocen la orden, se acercan a él y se involucran en provocaciones para que la policía arreste a Jacobs, como sucedió el domingo pasado.

“50 personas se manifestaban en contra de Israel. Querían humillar a los judíos y al Estado de Israel. Intentaron robar la bandera de Israel que yo estaba agitando y finalmente tuvieron éxito, pero no sabían que tenía una bandera de repuesto en mi abrigo. Uno de los manifestantes vino y me amenazó, y lo empujé en defensa propia. El resultado fue que, en lugar de mantenerlo alejado, la policía me tiró al suelo. Me dolió, me esposaron e ignoraron el hecho de que “Me robaron la bandera y me humillaron y me acosaron por mucho tiempo”, recuerda Michael Jacobs.

Jacobs siendo arrestado
Jacobs siendo arrestado

Jacobs tuvo que pasar una noche en detención antes de ser interrogado nuevamente. La policía luego anunció que fue acusado de abuso e incluso le exigió que le entregara la cámara que lleva sujetada a su cuerpo que documentaba el incidente.

Michael Jacobs tiene graves quejas sobre la policía de Ámsterdam. “Mi sensación es que existe una política de izquierda a favor de los musulmanes y contra Israel. La policía holandesa tiene una historia muy problemática. Cooperaron plenamente con los nazis; había ciudades donde la policía holandesa sacó a los judíos de sus hogares, sin la presencia de los nazis”, se queja.

Jacobs vivió en Israel durante 18 años y sirvió en las FDI durante la Primera Guerra del Líbano. “En los Países Bajos, es un lugar común que se niegan a ver al pueblo judío como una nación. Creen que les robamos la tierra a los árabes. La gente realmente lo cree porque lo han estado diciendo en las noticias diarias durante 30 años. “Estoy lavando el cerebro a los holandeses. Me veo como un judío regular haciendo tikkun olam (mejorando el mundo). Estoy orgulloso de ser judío, estoy orgulloso de la bandera, estoy orgulloso de la tradición israelí y judía”, declara.

Jacobs también recurre a su derecho cívico y de vez en cuando aparece frente al ayuntamiento de Ámsterdam. Ha hablado allí seis veces. “Doy conferencias sobre historia y cuento cómo fueron deportados 65,000 de los 80,000 judíos de Ámsterdam (a campos de concentración). Casi no se habla en las escuelas. ¿Por qué es que el Museo de Ana Frank no insiste en que la familia Frank fue perseguida por su condición judía?”.

Jacobs admite que teme que un día alguien lo lastime, pero eso no lo disuade. “Puedes lastimarte de muchas formas, ya sea en bicicleta o cruzando una carretera”, dice.

Él dice que continuará con sus protestas hasta que “los Países Bajos reconozcan que hay discriminación en el país en general y que hay discriminación contra los judíos en particular. Pararé cuando lo reconozcan oficialmente, en lugar de guardar silencio y mentir. Israel es La tierra de los judíos y por eso agito la bandera de Israel”.

Vía Ynet News
Comentarios