Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Judoka iraní califica a su homólogo israelí Sagi Muki como su “mejor amigo”

Por: Alon Einhorn / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

El judoka iraní Saeid Mollaei, a quien se le concedió el estatus de refugiado a principios de mes, hizo su primer debut competitivo bajo el Equipo de Refugiados de la Federación Internacional de Judo (FIJ) en el Grand Slam de Osaka y fue felicitado por el Judoka israelí Sagi Muki en su cuenta Instagram.

“Me gustaría felicitar a Saeid Mollaeo, quien compitió hoy como parte del equipo de refugiados de Grand Slam Osaka”, escribió Muki. “Esto es el triunfo del deporte sobre la política. Gracias a la Asociación Israelí de Judo, Mundial y Olímpica por su apoyo”.

Mollaei respondió primero a Muki en ese mismo post, agradeciéndole el apoyo y añadiendo “buena suerte todo el tiempo, mi mejor amigo”.

La correspondencia no terminó ahí. Mollaei decidió unas horas más tarde filmar el post de Muki y subir una respuesta a su propia cuenta de Instagram, diciendo: “Esto es verdadera amistad y una victoria para el deporte y el judo sobre la política”.

“Estaba tan contento de volver a competir en el Tour Mundial de Judo #judoosaka2019. No he conseguido el resultado que quería, pero he vuelto y me haré más fuerte. Recibir el apoyo del actual campeón del mundo @sagi_muki significa mucho para mí y para todos los deportistas del mundo”, alabó Mollaei a Muki.

“Soy amigo de Sagi Muki, como de todos los demás atletas. Él me apoya y le doy las gracias por ello. Espero que algún día podamos extender nuestra amistad a la alfombra de tatami. No importa quién gane, lo que importa es la amistad”, dijo Mollaei en una entrevista a DW.

El Osaka Grand Slam es la primera competición en la que Mollaei compite desde el incidente en el Campeonato Mundial de Judo en Tokio, donde fue forzado por oficiales iraníes a perder sus combates para no enfrentarse al israelí Sagi Muki.

Mollaei fue llevado a Alemania por funcionarios de la FIJ justo después de que su última pelea terminó en el campeonato mundial, y ha estado esperando el estatus de refugiado para poder competir una vez más. Ahora que su deseo ha sido concedido, se encuentra en la mira de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

“Ciertamente no puedo regresar a Irán después de todas las mentiras sobre mí que fueron difundidas por los medios y funcionarios iraníes”, afirmó Mollaei. “Por eso vine a Alemania después del Campeonato del Mundo, para recuperarme y tener una perspectiva de lo que ha pasado. Todas las discusiones que tuve después me dejaron claro que tenía que empezar una nueva vida”.

Mollaei dejó claro en esa entrevista a DW que “Bajo este sistema[político] probablemente nunca volveré a Irán”.

Vía The Jerusalem Post

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More