1 de cada 4 padres israelíes no tiene dinero para comprar el material escolar de sus hijos

1 de cada 4 padres israelíes no tiene dinero para comprar el material escolar de sus hijos

Dudu Grunshpan

Mientras los padres israelíes se preparan para enviar a sus hijos de vuelta a la escuela, una encuesta encargada por la Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos y llevada a cabo por el Grupo de Conocimiento de Geocartografía ha revelado estadísticas espeluznantes sobre cómo la ola de pobreza provocada por la pandemia de coronavirus está afectando a los niños.

Más de una cuarta parte (26%) de los padres encuestados dijeron que no tienen medios económicos para comprar material escolar para sus hijos. Alrededor del 30% dijo que no tiene el equipo necesario para que sus hijos participen en el aprendizaje a distancia, que sigue siendo un componente crítico de la escuela mientras la pandemia continúa. Cerca de dos tercios de los padres han tenido que limitar la compra de ropa nueva para sus hijos debido a la falta de fondos.

La encuesta mostró que la pandemia golpeó con especial dureza a las poblaciones económicamente vulnerables. De este grupo, más de la mitad (54%) dijo que no podía permitirse comprar material escolar para todos sus hijos, mientras que un número similar (52%) dijo que no podía permitirse comprarles mochilas nuevas.

En respuesta, la IFCJ se ha comprometido a hacer frente a la necesidad y a proporcionar mochilas llenas de material escolar a 900 de los niños más necesitados de Israel. Esto es parte de una iniciativa más amplia que la IFCJ está lanzando para Rosh Hashaná, que más que duplica su apoyo a los Días de las Altas Fiestas en 2020 hasta 11 millones de dólares.

“Como madre de cuatro hijos, sé lo importante que es la escuela para los niños”, dijo la presidenta y directora general de la IFCJ, Yael Eckstein.

“Necesitan un lugar seguro para aprender, para socializar, para tener una estructura en sus vidas en un momento en que el mundo parece tan caótico. Y necesitan las herramientas para aprender. La falta de fondos no debería ser un obstáculo. Estamos muy agradecidos a nuestros cientos de miles de donantes que dan a los escolares israelíes -y a sus padres- el apoyo que necesitan en un momento en que tantos tienen dificultades”.