Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Aliyá desde Rusia registra aumento significativo en la primera mitad de 2019

Por: Judy Maltz / En: Haaretz / Traducción de Noticias de Israel

Aliyá

La inmigración a Israel aumentó en más de una cuarta parte en la primera mitad de 2019, impulsada casi en su totalidad por un continuo aumento de la aliyá de Rusia, según cifras internas de la Agencia Judía. En todo el 2018, la inmigración mostró un modesto aumento del 5 por ciento.

El aumento del 73% en el número de personas que se trasladaron a Israel desde Rusia entre enero y junio compensó con creces el descenso de la aliyá de muchos otros países, principalmente Francia y los Estados Unidos. De hecho, los inmigrantes rusos representaban más de la mitad (51 por ciento) del total. En 2018, el aumento de la emigración de Rusia fue de poco menos del 50 por ciento.

Las cifras muestran que, en los primeros seis meses de 2019, 16.019 personas de todo el mundo emigraron a Israel, un aumento del 28% con respecto al mismo período de 2018. Esto incluye a 616 miembros de la comunidad de Falashmura, descendientes de judíos etíopes que fueron forzados a convertirse al cristianismo, cuya aliyá había sido suspendida por un período de varios años. Excluyendo la Falashmura, las cifras de la aliyah de medio año aumentaron un 23 por ciento.

De acuerdo con la Ley de Retorno de Israel, una persona debe tener al menos un abuelo judío, estar casada con un judío o haberse convertido en una comunidad judía establecida para ser elegible para la aliyá. Un individuo es definido como judío por la halajá (ley judía) si nació de madre judía o fue convertido por un rabino ortodoxo reconocido por el Rabinato Principal de Israel. De ello se deduce que un individuo no tiene que ser judío de forma halájica para trasladarse a Israel.

La gran mayoría de los inmigrantes que han llegado de Rusia en los últimos años, según los expertos en demografía, no son judías de forma halájica. Como resultado, no se les permite casarse en Israel a menos que se sometan a conversiones ortodoxas, lo que la mayoría se niega a hacer. Aproximadamente entre 350.000 y 400.000 israelíes de habla rusa pertenecen a esta categoría, lo que representa una parte desproporcionadamente grande de los que han emigrado de Israel en los últimos años.

Ucrania ha sido otra fuente clave de inmigración a Israel en los últimos años. Según las cifras de la Agencia, un total de 3.005 personas de Ucrania se trasladaron al país entre enero y junio, lo que representa un modesto aumento del 6 por ciento con respecto al período correspondiente del año pasado. Al igual que sus homólogos rusos, estos inmigrantes ucranianos no son en su mayor parte judíos por naturaleza.

Entre 2013 y 2015, Israel experimentó una gran ola de inmigración procedente de Francia. El éxodo fue provocado tanto por el aumento de los incidentes antisemitas como por la depresión de la economía local. Sin embargo, desde 2015, cuando cerca de 8.000 judíos franceses se trasladaron a Israel, las cifras han disminuido constantemente. Muchos judíos franceses que se mudaron a Israel durante los años pico han regresado a Francia. Las dificultades con el idioma hebreo y con la búsqueda de un trabajo acorde con sus habilidades se han citado como los principales obstáculos para su integración con éxito en la sociedad israelí.

El año pasado, el gobierno israelí, a instancias del Primer Ministro Benjamin Netanyahu, lanzó una campaña especial para atraer a los judíos franceses de vuelta a Israel. Las cifras de la agencia muestran que estos esfuerzos aún no han dado fruto: en los primeros seis meses de 2019, la aliyá de Francia cayó un 23 por ciento, con un total de 799 inmigrantes. Esto sigue a una caída de proporciones similares en 2018.

Muchos judíos británicos han estado reflexionando sobre su futuro en el Reino Unido debido al creciente antisemitismo. Si es así, Israel no parece ser su destino preferido. Las cifras de la agencia muestran que, entre enero y junio, 237 judíos británicos se mudaron a Israel, sólo cinco más que en el mismo período del año pasado.

Durante ese mismo período, 164 judíos partieron de Sudáfrica hacia Israel, lo que representa un aumento del 12 por ciento con respecto a la primera mitad de 2018. Un proyecto especial de Haaretz descubrió recientemente que lo que está expulsando a los judíos, o al menos haciendo que piensen en dejar Sudáfrica, es una profunda preocupación por su futuro – y especialmente por el futuro de sus hijos – dado el estado de la economía local. En particular, se preocupan por la disminución de las oportunidades de educación superior y de mano de obra para la población blanca minoritaria.

Las cifras de la agencia muestran que un total de 839 judíos estadounidenses se mudaron a Israel en la primera mitad de 2019 – una caída del 11 por ciento desde la misma época del año pasado. Esto viene después de una caída similar en todo el año 2018.

Vía haaretz

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More