Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Últimos tres judíos de Sudán del Sur realizan aliyá

Yossi Zeliger

Una inusual reunión familiar tuvo lugar en el Aeropuerto Internacional Ben-Gurión el martes por la noche, cuando Suzi Macoriel y sus tres hijos, los últimos judíos que quedaban en el Sudán del Sur, llegaron como nuevos inmigrantes.

Suzi se reunió con su madre, de la que había estado separada durante más de 10 años, al final de un largo viaje para llevarla a ella y a sus hijos a Israel, que abarcó cuatro países, bajo la dirección de Aaron Tsuf, residente de Binyamin.

Hace un año y medio, Tsuf conoció a la madre de Suzi y le dijo que sus dos hijas estaban en Sudán del Sur y que no podían salir del país. Hace 30 años, de camino a Israel, su madre fue secuestrada y llevada a Sudán del Sur. Ella y sus otros hijos regresaron a Etiopía, pero sus dos hijas fueron obligadas a casarse con hombres sudaneses.

Me conmovió la historia. Me di cuenta de que, si no ayudaba a esta familia, nadie lo haría”, dijo Tsuf.

Luego comenzó el proceso de trasladar a Suzi y sus hijos a Israel, en el que participaron representantes de cuatro países diferentes. Primero reclutó al hermano de Suzi para que la ayudara a encontrarla a ella y a su hermana, lo que lo llevó hasta diciembre de 2018, cuando partieron hacia Etiopía.

“Esta fue la primera vez en 10 años que vieron a su madre”, dijo Tsuf. Se encargó de llevar a la madre y a una de sus hijas a Israel, y Suzi regresó a Sudán del Sur para recoger a sus hijos.

Mi hermana y sus hijos hicieron una aliyá en abril y vivieron en mi casa hasta que su madre se unió a ellos. Suzi y sus hijos se quedaron”, explicó Tsuf.

Siguió ocupándose de cuestiones logísticas relacionadas con el transporte de Suzie y sus hijos a Israel.

“A finales de junio, cumplí todos los requisitos del Ministerio del Interior del Sudán del Sur y, con la ayuda de los embajadores, los llevé a Etiopía. Esperaron allí unos 40 días, en parte porque Suzi estaba enferma de malaria”.

Gracias a las donaciones de amigos, cristianos africanos que apoyan a Israel, el jefe del consejo regional de Benjamín, Israel Gantz, y la ministra del Interior, Aria Derry, Tsuf reconoció a la familia como parte del pueblo judío. Luego organizó un viaje a Israel para Susie y sus hijos.

“Fue difícil llegar hasta aquí. Finalmente, hizo un viaje de ocho días en autobús desde Sudán del Sur a Etiopía a través de Uganda y Kenia. A mitad de camino, se perdió y regresó. El proyecto enfrentó muchos desafíos. Se trata de países que no tienen documentos de identidad ni buenas comunicaciones”, dijo Tsuf.

Se necesitaban 120.000 shekels (34.000 dólares) para llevar a SuzI y sus hijos a Israel. Tsuf pagó un tercio del costo. “Después de un año y medio agotador, este es un momento increíble. Estoy desgarrado”, dijo.

En los próximos meses, los recién llegados serán alojados en un centro de recepción de inmigrantes.

Vía o

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More