X

Conoce a los jóvenes olim que han encontrado éxito en Israel

En el exitoso musical de Broadway Hamilton, Alexander Hamilton y el Marqués DeLayfette se encuentran al comienzo de la Batalla de Yorktown, la decisiva victoria de la guerra revolucionaria americana que llevó a las tropas estadounidenses y francesas a prevalecer contra los británicos. Los dos hablan de los enormes desafíos que se avecinan y, con un choque de confianza, se jactan al unísono: “Inmigrantes, ¡lo conseguimos!”.

Israel, al igual que Estados Unidos, es una nación de inmigrantes. Judíos que llegaron de todos los rincones del mundo para establecerse en su tierra natal. Y aunque la vida aquí se ha vuelto mucho más fácil a lo largo de los años, encontrar el equilibrio puede resultar bastante difícil. Sin embargo, cada año, cientos de olim hacen aliyá y muchos cambian el país para mejor.

Según la Agencia Judía para Israel, unos 16.000 olim realizaron aliyá en los primeros seis meses de 2019. De enero a septiembre de 2019, el número de olim que llegaron a Israel a través de la Agencia Judía llegó a 26.574, un aumento del 27% en comparación con el mismo período del año pasado.

A continuación se presentan algunos inmigrantes, la mayoría de los cuales realizaron aliyá en Nefesh B’Nefesh (y sus socios, Keren Kayemeth LeIsrael, el Ministerio de Aliyá e Integración de Israel, la Agencia Judía para Israel y el Fondo Nacional Judío de los Estados Unidos), que no sólo han encontrado un hogar en Israel, sino que han florecido y encarnado el espíritu sionista de optimismo y preservación.

Mientras Israel celebra el Día de la Aliyá, estos olim hablan de por qué empacar sus maletas y regresar a casa fue la mejor decisión que han tomado.

Tatiana Hasson, 27 años, Directora de Compromiso del Fondo de Innovación de Israel y Directora de Wineonthe Vine realizó aliyá en 2016 desde Boston.

“Hacer aliyá era algo con lo que soñaba desde que tenía 18 años. A los 25 años, estaba lista para vivir mi mejor vida en el lugar en el que más quería estar”.

“La cultura, el pueblo y la inspiración en Israel fue lo que me causó una fuerte atracción hacia Israel. Sí, a veces es difícil retomar y dejar una vida atrás, pero estaba emocionado de mudarme a un lugar donde sería más feliz y la mejor versión de mí mismo. Aunque a veces es difícil, puedo decir con confianza que desde que hice la aliyá nunca ha habido un día en que me arrepienta de mi decisión”.

“Israel me ha permitido florecer y continuar esforzándome para ser la versión más feliz, más plena y motivada de mí misma. Israel es un lugar que crea una oportunidad para que los jóvenes tengan éxito, y espero que todo el mundo pueda encontrar su éxito aquí”.

Arsen Ostrovsky, 39 años, Director Ejecutivo del Congreso Judío Israelí (IJC), hizo aliyá en 2012 desde Nueva York.

“Como sionista orgulloso, hacer aliyá me ha dado la tremenda oportunidad y el privilegio de tener una voz directa sobre el futuro y la dirección del Estado de Israel, así como para criar a nuestra familia aquí en el estado judío. Además, ha cumplido un sentido de ‘pertenencia’, añadiendo un mayor significado y propósito a mi vida”.

“Como alguien profundamente involucrado en la defensa de Israel y el acercamiento a las comunidades judías de la Diáspora, tengo una apreciación mucho mayor y personal de las amenazas y desafíos que enfrentamos y, por lo tanto, de la capacidad de defender a Israel, así como de reafirmar la importancia de fortalecer nuestro vínculo con la Diáspora”.

Miriam Ballin, de 32 años, fundadora y directora nacional de la Unidad de Psicotrauma y Respuesta a Crisis de United Hatzalah, hizo aliyá en 2012 desde Texas.

“Venir a vivir a Israel, que geográficamente es un Estado pequeño y diminuto, rodeado de una amenaza enorme y constante, todavía logra tener éxito en todo lo que hace. Ser capaz de ser parte de eso y contribuir de maneras que sólo pueden mejorar la resiliencia, el éxito y el desempeño de Israel a nivel internacional, ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida”.

Scott Neiss, Director Ejecutivo de Israel Lacrosse, hizo aliyá en 2012 desde Nueva York.

“Siento que tengo un propósito aquí. Somos un país pequeño y un país joven y en ciernes. Siempre he estado motivado y he trabajado duro, pero en Israel puedo ver mi impacto de inmediato”.

“Ese es el conductor para mí. Todavía hay una oportunidad no sólo de contribuir al país, sino de ser parte de su configuración. En ocho años, ese romanticismo no ha desaparecido. Cada día es nuevo y emocionante y, a diferencia de Estados Unidos, la mayoría de las veces, las cosas se mueven rápido y sin burocracia”.

Categorías: Economía
Relacionado