La empresa de micromovilidad Lime está instalando una función basada en la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático en la aplicación de sus patinetes eléctricos de uso compartido en Tel Aviv, que supervisará el aparcamiento de los patinetes sin conductor.

En algunas zonas de Tel Aviv y de la vecina Ramat Gan, el estacionamiento de los patinetes eléctricos está restringido a lugares claramente definidos y la función identificará si el patinete está aparcado de acuerdo con las normas de la ciudad. La función permitirá a la aplicación identificar inmediatamente si el e-scooter no está aparcado legalmente, advertir al conductor y sugerirle la alternativa legal más cercana. También cobrará al conductor una multa automática si el scooter sigue aparcado ilegalmente.

La función comenzará a funcionar la próxima semana en Tel Aviv y Ramat Gan. Aunque Israel es el primer mercado en el que Lime está probando esta función, el plan es extenderla a todo el mundo, y se ha elegido París como la próxima ubicación global, ya que, a diferencia de muchas ciudades, la capital francesa también tiene leyes locales sobre dónde está permitido dejar un e-scooter.