La verdadera razón por la que Rusia se unió a la OPEP+

La verdadera razón por la que Rusia se unió a la OPEP+

Rusia permitió que Arabia Saudita destruyera aún más sus finanzas y dañara su crucial relación económica y de seguridad con los Estados Unidos al librar una segunda guerra de precios del petróleo por su cuenta.

En su relativamente breve período en el poder, el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman (MbS) ha logrado destruir la economía saudita en un tiempo récord, al tiempo que manchaba su propia reputación y ponía en peligro las relaciones geopolíticas de Arabia Saudita con el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Ahora, parece que hay otra calamidad en la creación de MbS. Rusia le está ofreciendo todo tipo de beneficios a cambio de que considere un trato. El trato, sin embargo, es puro veneno – para él, para su familia y para su país – e implica que Arabia Saudita cambie su alianza principal de los EE.UU. a Rusia. A cambio, Rusia dice que garantizará la seguridad futura de Arabia Saudita, incluyendo las amenazas respaldadas por Irán. Un oportuno recordatorio de la actual vulnerabilidad de Arabia Saudita ante la continua amenaza que le plantean Irán y sus fuerzas representativas -una de las principales amenazas que el acuerdo con Rusia eliminaría, según ha dicho el Kremlin- se produjo en la forma del ataque del martes 23 de junio, cuando la coalición militar dirigida por Arabia Saudita que luchaba en Yemen interceptó y destruyó ocho aviones no tripulados con trampas explosivas que tenían como objetivo elementos civiles y civiles en Arabia Saudita. Los saudíes también interceptaron tres misiles balísticos de la gobernación de Saada hacia Riad, según los informes.

En teoría, el acuerdo que se está discutiendo entre el Kremlin y el Palacio Real es uno que parece sólo una extensión marginal de la coalición OPEP+ que ha estado en vigor entre Rusia y Arabia Saudita desde 2017. “El Kremlin tenía este acuerdo en mente desde noviembre de 2016 cuando acordó apoyar los recortes de producción [de petróleo] de la OPEP liderados por los saudíes”, dijo a Oil Price la semana pasada una importante fuente de la industria del petróleo y el gas que trabaja estrechamente con los sectores petroleros de Irán e Irak.

Este nuevo entendimiento mutuo quedó claramente señalado cuando el presidente de Rusia, Vladimir Putin, invitó al rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz al-Saud, a Rusia en octubre de 2017. “Fue la primera visita a Moscú realizada por un monarca saudí en funciones y la mayor delegación extranjera que ha visitado Moscú”, dijo la fuente. En esta reunión, entre los aproximadamente 3.000 millones de dólares anunciados en ese momento, había una inversión de los saudíes de al menos 150 millones de dólares en la empresa rusa Eurasia Drilling Company y, por otro lado, un acuerdo de 1.100 millones de dólares para que la empresa petroquímica rusa Sibur construya una planta en Arabia Saudí. El Ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, también señaló en el momento en que el productor de gas ruso Novatek estaba en conversaciones para que los inversores saudíes participaran en su proyecto Arctic LNG-2, una continuación de su planta de 27 mil millones de dólares en la península de Yamal. Al mismo tiempo, se acordó que el fondo soberano de Arabia Saudita, el Fondo de Inversión Pública (FIP), iba a establecer un fondo de 1.000 millones de dólares junto con el fondo soberano de Rusia, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), que invertiría en empresas tecnológicas rusas.

En la misma línea, las empresas estatales rusas de hidrocarburos Rosneft y Gazprom entablaron conversaciones con su homóloga saudí, Aramco sobre la realización de operaciones coordinadas de comercio de petróleo y gas, aportando la experiencia y los contactos de la operación comercial Litasco de Lukoil cuando fuera necesario, y la creación de un centro conjunto de investigación y tecnología. El resultado para Rusia fue, en primer lugar, que los saudíes se echaron atrás en su demanda de que el dictador de Siria, Bashar al-Assad, fuera destituido del poder y, en segundo lugar, que Arabia Saudita firmó un memorando de entendimiento para la compra a Rusia de su sistema de defensa aérea S-400.

Estos dos últimos puntos pueden considerarse como la primera prueba clara de la estrategia central del Kremlin de alejar decisivamente a Arabia Saudita de su larga relación con los EE.UU. y sustituirla por una con Rusia (y, por extensión, con China). Como se destaca en mi último libro sobre los mercados mundiales del petróleo, esta relación se estableció en 1945 entre el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, y el Rey saudita de entonces, Abdulaziz, en el segmento del Gran Lago Amargo del Canal de Suez.  El trato era que los EE.UU. recibirían todos los suministros de petróleo que necesitaran mientras Arabia Saudita tuviera petróleo, a cambio de lo cual los EE.UU. garantizarían la seguridad de la Casa de Saud en el poder. Esto ha sido alterado ligeramente para asegurar que Arabia Saudita también permita que la industria del esquisto estadounidense siga funcionando y creciendo. “Particularmente desde el final de la primera guerra de precios del petróleo en 2016, cuando las finanzas saudíes obviamente habían sido gravemente dañadas durante mucho tiempo, Moscú ha estado allí para avivar las llamas del descontento saudí por tener que atenerse a los recortes de producción que apoyaron al mismo sector del esquisto que usó esos recortes de producción para robar efectivamente contratos de suministro que fueron dejados sin cumplir por los saudíes”, dijo la fuente.

Cuando la visita a Moscú de MbS en 2019 llegó, Rusia estaba en una posición aún más fuerte por tres razones clave. En primer lugar, las finanzas de Arabia Saudita se estaban deteriorando notablemente, dado que su precio de equilibrio presupuestario del barril de Brent, que entonces era de 84 dólares estadounidenses, seguía siendo más alto que el precio spot del petróleo. Además, cualquier intento de subir el precio del petróleo a niveles que beneficiaran a la economía saudita había sido efectivamente cortado por el Tuit del presidente de los Estados Unidos Donald Trump: “Él [el rey saudí Salman] no duraría en el poder durante dos semanas sin el respaldo del ejército de EE.UU.”. En segundo lugar, la vulnerabilidad de la seguridad saudita había quedado expuesta por los ataques con cohetes de los hutíes apoyados por Irán en septiembre contra dos de las principales instalaciones petrolíferas del Reino -la enorme instalación de procesamiento de petróleo de Abqaiq y el yacimiento petrolífero de Khurais- que causaron la suspensión temporal de 5,7 millones de bpd (mucho más de la mitad de la capacidad real de producción de petróleo crudo de Arabia Saudita). “Era obvio para todos que tales ataques podían tener lugar a voluntad a partir de ese momento, a pesar de la presencia de los enormemente costosos sistemas militares y de defensa antimisiles de los Estados Unidos”, dijo la fuente. Y, en tercer lugar, simplemente para mantener los precios del petróleo a un nivel razonable (aunque todavía menos de la mitad de lo que necesitaban los saudíes para equilibrar su presupuesto), los saudíes necesitaban absolutamente la ayuda de Rusia para la ampliación del acuerdo de reducción de la producción de la OPEP+.

Así que, en las reuniones de octubre de 2019, dirigidas por MbS y Putin, se anunciaron una serie de nuevos acuerdos. La RDIF, por ejemplo, Saudi Aramco, y la PIF saudí acordaron adquirir conjuntamente una participación del 30,76 por ciento en la empresa rusa de servicios de yacimientos petrolíferos, Novomet, de Rosnano, lo que supuso la primera inversión conjunta de las tres entidades a través de la plataforma de inversión energética que crearon en 2017. Aramco añadió que también había firmado acuerdos para el suministro de equipos y productos químicos con Angara Service, Chelpipe, Galen, Integra, NKT, Technovek, TMK e Intratool. La RDIF y el grupo de capital privado ruso ESN acordaron con el gigante saudí de los petchems, SABIC, que invertirían conjuntamente en el diseño, la construcción y la operación de una planta de metanol en la región rusa de Amur en el Lejano Oriente. La RDIF y el PIF también estaban considerando una inversión de 300 millones de dólares en NefteTransService, uno de los mayores operadores rusos de material rodante ferroviario. A todo ello se sumaba la creación de un Comité Económico Rusia-Saudí que identificaría y desarrollaría los vínculos económicos y comerciales, así como las inversiones entre Rusia y Arabia Saudita en todos los sectores, copresidido por el director ejecutivo de la RDIF, Kirill Dmitriev.

Tras haber sentado todas estas bases, Rusia permitió que Arabia Saudita destruyera aún más sus finanzas y dañara su crucial relación económica y de seguridad con los Estados Unidos al librar una segunda guerra de precios del petróleo por su cuenta. “Si esto fue o no una estrategia deliberada es difícil de determinar, pero digámoslo así: Rusia no deja nada al azar y el resultado de la última guerra de precios del petróleo no podría haber sido mejor para Rusia si la hubiera planeado”, dijo la fuente a Oil Price. “Sin embargo, ciertamente parece que Rusia está buscando llevar esta relación con Arabia Saudita a la siguiente fase ahora”, añadió. “La clave de esto para Rusia, es persuadir a los saudíes para que reduzcan la presencia de los militares de EE.UU. en su país, tanto el personal como el equipo, incluyendo los sistemas de defensa aérea, y que los reemplacen con personal y equipo ruso, y esto no es tan difícil como muchos pueden pensar”, subrayó.

Para empezar, Trump ya ha amenazado con retirar el ejército estadounidense de Arabia Saudita, tanto en un Tuit como en una llamada telefónica con MbS, poniendo toda la situación de la defensa en la mente de los mayores saudíes. “Rusia ha destacado ante los saudíes que está previsto que gasten casi 500.000 millones de dólares en compras de defensa de los Estados Unidos en los próximos cinco años, pero que la última vez -sólo con los hutíes- nada de esto sirvió de nada”, dijo la fuente a Oil Price la semana pasada. “Por otro lado, el sistema de defensa aérea ruso – actualmente el S-400 pero pronto será el S500 de despliegue general – es considerado por muchos como el más efectivo del mundo”, dijo. De hecho, la provisión para este cambio se hizo precisamente en la visita del Rey Salman a Moscú en 2017. Según varias fuentes, la empresa estatal Industrias Militares de Arabia Saudita también firmó un memorando de entendimiento con el exportador de armas estatal ruso Rosoboronexport para comprar el sistema de defensa aérea S-400, además del sistema de misiles guiados antitanque Kornet-EM y el lanzacohetes múltiple TOS-1A y el sistema de armas termobáricas, entre otras compras importantes de armas. Para Rusia, el acuerdo no sólo cubría el suministro de todos estos sistemas de armas a Arabia Saudita y la transferencia de la tecnología complementaria necesaria, sino también la fabricación de estos sistemas en Arabia Saudita, supervisada por el personal técnico y de ingeniería ruso pertinente y por las fuerzas de seguridad rusas para garantizar la seguridad de las personas, las plantas y los productos en lugares clave sobre el terreno en Arabia Saudita.


Simon Watkins es un ex-comerciante y vendedor senior de FX, periodista financiero y autor de best-sellers. Fue Jefe de Ventas Institucionales y Comercio de Forex para Credit Lyonnais, y más tarde Director de Forex en el Banco de Montreal. Luego fue Jefe de Publicaciones Semanales y Redactor Jefe de Business Monitor International, Jefe de Productos de Petróleo para Platts, y Editor Gerente Global de Investigación para Renaissance Capital en Moscú. Ha escrito extensamente sobre petróleo y gas, divisas, acciones, bonos, economía y geopolítica para muchas publicaciones importantes, y ha trabajado como consultor de riesgos geopolíticos para varios de los principales fondos de cobertura en Londres, Moscú y Dubai. Además, es autor de cinco libros sobre finanzas, petróleo y comercio en los mercados financieros publicados por ADVFN y disponibles en Amazon, Apple y Kobo.

Deja una respuesta