Noticias de Israel en español 24 horas en directo

“La corrupción de sus líderes es un flagelo para los palestinos”

Por: Pierre Rehov

© israelnoticias.com

Mucho se ha hablado de las sumas que la Autoridad Palestina gasta en los salarios de los terroristas encarcelados en Israel y de las familias de los “mártires”, es decir, de los terroristas suicidas y de los muertos durante su operación asesina. Pero cuando se habla con los palestinos sobre la apropiación indebida de los fondos asignados por la comunidad internacional, estos abusos no les causan mucha preocupación: el primer término que utilizan es “corrupción”.

De hecho, un estudio de AMAN, una sucursal de Transparencia Internacional cofundada por Jordania, muestra que la corrupción de sus líderes es, según varias encuestas de la población palestina, la segunda causa de su pobreza. Según las mismas encuestas, la primera causa es la incapacidad de estos mismos líderes para crear una economía que no está funcionando bien, al menos no muy bien. La “ocupación israelí” ocupa el tercer lugar.

La ecuación entre Mahmoud Abbas y su entorno, por un lado, y los líderes de Hamás, por otro, es fácil de entender. Durante décadas, todo lo que tuvieron que hacer fue acusar a Israel de todos sus males para desviar la atención de los medios de comunicación, la comunidad internacional y su pueblo.

Se trata de un ejercicio que también han llevado a cabo muchos países árabe-musulmanes. Cualesquiera que sean los excesos de las dictaduras, ha bastado con acusar a Israel -y a veces a Occidente- para mantener la calma en sus poblaciones, al tiempo que se desvían y cosechan miles de millones de dólares que podrían haber mejorado sus condiciones de vida o su infraestructura.

Pero los tiempos están cambiando, la información global es ahora fácilmente accesible y ya no se engaña a la gente.

Esto es lo que se desprende de nuestro cortometraje documental en el que participaron dos equipos de rodaje: uno en Gaza y otro en Judea Samaria. Ahora los palestinos, abrumados por su situación y al borde de la desesperación, ya no dudan en culpar a sus líderes por sus miserables condiciones de vida.

En Gaza, el dinero desviado de la ayuda internacional y procedente de diversas estafas no sólo se utiliza para fabricar los cohetes que regularmente llueven sobre Israel y los túneles de ataque. Las villas de lujo y los hoteles de cinco estrellas florecen junto al mar, los concesionarios ofrecen los últimos modelos de Mercedes y BMW y si la población sigue sufriendo, es mucho más el resultado de esta malversación perpetua por parte de una minoría protegida por los líderes, que por el bloqueo de seguridad establecido por Israel y Egipto. Como dijo un palestino entrevistado en el vídeo: “Es bueno vivir en Gaza, pero sólo para una minoría”.

Otro se queja de que los hospitales y las clínicas nunca tienen medicamentos disponibles. “Te dicen que vuelvas a principios de mes. Vuelves el segundo día del mes y ya no queda nada. ¿Así que todas las drogas desaparecieron en 24 horas?” En realidad, la mejor manera de conseguir medicamentos en Gaza es a través del mercado negro.

En Ramallah y Hebrón, otros entrevistados señalaron que a menudo escuchan hablar de la ayuda internacional a través de los medios de comunicación y de Internet, pero que ellos mismos nunca se benefician de ella. La infraestructura, dicen, es deplorable y nunca se hace ningún esfuerzo para repararla o reemplazarla. Pero los palacios que están emergiendo en los elegantes distritos de Ramallah y Hebrón son espectaculares y harían soñar a las estrellas de Hollywood. La nueva ciudad de Rawabi, financiada en parte por Qatar, en la que los hijos de Mahmoud Abbas tienen acciones, iba a ser utilizada para recibir refugiados. Pero sólo los privilegiados tienen acceso a ella, y tres cuartas partes de la ciudad está actualmente desocupada. Los que viven allí son considerados traidores, ya que varias empresas y arquitectos israelíes participaron en su construcción.

Un empresario de Hebrón afirma que toda la economía palestina está en manos de cuatro monopolios, todos ellos dirigidos por familiares de Mahmoud Abbas.

La Autoridad Palestina se queja de que no dispone de fondos suficientes. Pero eso no impidió que Mahmoud Abbas construyera una casa por 32 millones de dólares y comprara un avión privado que habría costado casi 50 millones de dólares. Al mismo tiempo, los salarios de 190 empleados de una aerolínea ficticia “Palestine Airlines” se incluyeron en el presupuesto de la Autoridad Palestina hasta 2017.

Entre los palestinos entrevistados, el más virulento es sin duda Ashraf Al Jabari, un hombre de negocios que recientemente fundó el Partido de la Reforma y el Desarrollo, una organización política centrada en la situación económica de Cisjordania. No sólo acusa a Mahmoud Abbás y a sus hijos de enriquecerse a costa de la población, como Arafat antes que ellos, sino también a AMAN de actuar como cortina de humo para satisfacer a la Unión Europea.

Alerta a la comunidad internacional sobre la intolerable corrupción a todos los niveles del Gobierno palestino y sugiere que la Unión Europea exija una auditoría de todos los fondos asignados a la Autoridad Palestina desde 1994. “Todo el mundo lo sabe”, dice, “pero nadie hace nada al respecto.”

Por su parte, Ashraf Ghanem, un empresario de Hebrón, afirma que toda la economía palestina está en manos de cuatro monopolios, todos ellos dirigidos por familiares de Mahmoud Abbas. “No hay lugar para las empresas independientes en Palestina”, se lamenta. “Nos aplastan con impuestos, pero nunca recibimos nada a cambio”.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More