Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

Cómo el ejemplo de Israel y los judíos puede ayudar a Europa a tratar con el islam

Por: Raanan Eliaz / En: algemeiner / Traducción de Noticias de Israel

La Unión Europea y sus estados miembros individuales están luchando para hacer frente y acoger a los inmigrantes y a sus tradiciones musulmanas, manteniendo al mismo tiempo sociedades abiertas y lo que se percibe ampliamente como “tradiciones europeas”. A este gran desafío hay que añadir un temor legítimo al terrorismo islámico. De ninguna manera el terror caracteriza a la mayoría de los musulmanes, pero el miedo popular a los conciudadanos musulmanes es cada vez más frecuente entre muchos, y no debe pasarse por alto.

Por lo tanto, los retos de Europa están entrelazados entre las cuestiones civiles -libertad religiosa y libertad de cultos- y las legítimas preocupaciones en materia de seguridad: cómo mantener la cada vez más multicultural Europa segura y libre, al mismo tiempo.

Israel es reconocido por su vasta experiencia en la protección de los ciudadanos contra el terrorismo, incluso en circunstancias complicadas de ciudades mixtas judeo-musulmanas, comunidades religiosas y el contexto más amplio de la tensión regional. Para su desgracia, Israel ha dominado las tecnologías, estrategias y tácticas modernas que le permiten proteger a sus ciudadanos manteniendo al mismo tiempo unas libertades óptimas y una presencia mínima de las fuerzas de seguridad en las calles. Israel ya comparte esta valiosa experiencia con sus aliados y puede seguir ayudando a mantener a Europa segura y libre.

Sin embargo, esto es sólo la punta del iceberg de cómo la experiencia acumulada de las comunidades judías y de Israel -aunque imperfecta en la cuestión- puede contribuir al reto clave de Europa de acoger al Islam.

Uno podría sorprenderse positivamente al caminar por las numerosas comunidades mixtas de Israel o al observar la multitud de programas, ONG e iniciativas de la sociedad civil dirigidas a la integración exitosa de las minorías, incluidos los musulmanes. En la práctica, la sociedad israelí es más tolerante con los musulmanes y otras minorías religiosas y grupos similares que la comunidad europea media.

Francia, por ejemplo, regula vigorosamente el vestuario religioso y la religión en general. El burkini (un traje de baño de cuerpo entero) despierta tanto alboroto, y el 42 por ciento de los franceses apoyan la prohibición de ciertos diseños de trajes de baño en las piscinas. Sin embargo, en las playas israelíes y en sus numerosas piscinas, se puede detectar a las mujeres musulmanas bañándose como lo desean como un hecho banal y cotidiano.

Mientras que el británico Boris Johnson y otros líderes de la corriente dominante ofenden a los musulmanes religiosos moderadamente vestidos diciendo que se ven “ridículos como buzones”, es virtualmente imposible pasar por un barrio judío ortodoxo, o por su paralelo musulmán, sin darse cuenta precisamente de tal atuendo, sin llamar la atención y sin ofender a nadie en absoluto.

En 2015, cuando un tribunal alemán dictaminó que todos los maestros de las escuelas públicas que llevaban el hijab ofendían la libertad religiosa, mi hija en Israel comenzó sus clases de árabe en segundo grado, y su maestro llevaba exactamente ese traje, sin que las autoridades estatales le molestaran, por supuesto.

En términos generales, las sociedades occidentales hablan mucho de los valores liberales, pero se encogen ante una práctica diferente. Los ciudadanos europeos recurren rápidamente a soluciones radicales, incluso fascistas, y la prisa por apoyar a partidos extremistas que se enorgullecen de alienar a los inmigrantes es una triste prueba de esta realidad.

Los judíos de todo el mundo han experimentado ser una minoría durante generaciones y están demasiado familiarizados con la persecución y el desafío de la integración. Su enfoque sensato de la práctica de la religión, al tiempo que se integran con éxito en sociedades predominantemente occidentales, puede convertirse en un modelo para los musulmanes de Europa. La sociedad israelí ha invertido durante décadas en mejorar la coexistencia en medio de realidades multiculturales y complejas.

Aunque el actual gobierno israelí puede no ser el faro del liberalismo, otras instituciones, ya sea la Agencia Judía o la multitud de asociaciones judías israelíes (en gran parte estadounidenses) que trabajan sin descanso para aumentar la conectividad y la integración dentro de la sociedad israelí, son excelentes y actualmente están infrautilizadas para Europa.

Los valiosos conocimientos pan-judíos e israelíes acumulados pueden servir a los responsables europeos de la toma de decisiones que se enfrentan a cuestiones tales como: el aumento de la participación musulmana en la fuerza laboral; la adaptación de las tradiciones islámicas en la vida cotidiana y en los espacios públicos; la superación de las barreras lingüísticas y culturales; la salvaguardia de los derechos individuales en una sociedad multicultural y dividida; y la construcción de soluciones innovadoras en materia de educación y bienestar para los inmigrantes.

La creación de una plataforma conjunta israelo-europea en la que participen las comunidades musulmanas y judías de Europa puede aportar soluciones prácticas con relativa rapidez, ya que estos retos ya se han afrontado con éxito.

Por último, pero no por ello menos importante, este papel tan útil desempeñado por los judíos de Europa y los socios israelíes contribuirá a combatir el antisemitismo cada vez más extendido y a mejorar la vida judía en el continente. En lugar de ser parte del problema, se convertirán en parte de la solución. Una contribución judía a una Europa pluralista puede hacer que los judíos europeos vuelvan a sentirse orgullosos e ingeniosos, e incluso puede ayudar a reparar la desesperada alianza Europa-Israel.

Vía algemeiner

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More