El ejército cubano de Maduro en Venezuela

Por: Lawrence A. Franklin

El ejército cubano de Maduro en Venezuela

AFP

Más de cincuenta países del mundo libre euroatlántico e hispano consideran ilegítimo el régimen venezolano dirigido por el dictador Nicolás Maduro. Esta opinión también parece ser compartida por millones de venezolanos, más de cuatro millones de los cuales han huido de la opresión política y la depresión económica del país.

La razón principal de la acusación de ilegitimidad se deriva de la opinión de que la victoria de Maduro para un segundo mandato de seis años como presidente en las elecciones nacionales de Venezuela de 2018 fue fraudulenta. Las protestas de la oposición no han logrado desalojar al régimen dirigido por los socialistas, que hasta ahora ha sido sostenido por préstamos chinos, armas rusas y tropas cubanas. El pueblo venezolano, privado de derechos y desarmado, ha sido además intimidado hasta la sumisión por las bandas revolucionarias de izquierda de los barrios pro régimen, llamadas “colectivos”.

A pesar de la pérdida de la democracia y el estado de derecho en Venezuela, la administración del presidente Donald Trump de los Estados Unidos ha ofrecido recientemente a los ciudadanos de Venezuela un rayo de esperanza. El 26 de marzo, el Fiscal General de los Estados Unidos William Barr, respaldando una investigación federal – en la cual los fiscales de los Estados Unidos en Washington D.C., Nueva York y Florida están cooperando – reveló una acusación contra Maduro por tráfico de drogas, corrupción, lavado de dinero y apoyo a terroristas.

El Departamento de Justicia de EE.UU. (DOJ) incluyó en la acusación a 14 funcionarios del círculo íntimo de Maduro. El DOJ también anunció una recompensa de 15 millones de dólares por información que lleve al arresto de Maduro. Los cargos contra Maduro y sus asociados ya han llevado a un general venezolano retirado, Cliver Alcalá, nombrado en la acusación, a entregarse a las autoridades estadounidenses. Dos sobrinos de la esposa de Maduro, Cilia Flores, permanecen en una cárcel de Estados Unidos por intentar introducir cocaína de contrabando en los Estados Unidos.

El Departamento de Justicia acusa a Maduro de haber sido el jefe de una organización de narcóticos llamada “el Cártel de los Soles”. Se alega además que el cártel de drogas de Maduro ayudó a armar a una facción extremista del grupo terrorista marxista con sede en Colombia, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en su campaña de décadas para derrocar al gobierno de Colombia. El cartel de Maduro también ha trabajado presuntamente con las FARC para inundar de cocaína a los Estados Unidos.

El presidente Trump siguió la acusación pública de Barr contra Maduro anunciando su intención de ordenar más despliegues de buques de guerra estadounidenses frente a la costa venezolana, para reforzar la misión antinarcóticos de la Marina estadounidense en el Caribe. El aumento de los recursos antidrogas también incluirá una aeronave de vigilancia AWACS y el estacionamiento de las Fuerzas Especiales de EE.UU. en la región.

La respuesta de Maduro a la acusación del Departamento de Justicia fue inmediata, personal y vitriólica. El líder venezolano llamó a Trump un “vaquero racista” y amenazó con que cualquier asalto militar a Venezuela se enfrentaría a “la furia bolivariana de toda una nación que los aniquilará a todos”.

La intensidad del ataque de Maduro contra Trump puede indicar una sensación de pánico ante la posibilidad de que la acusación por drogas de Estados Unidos pueda estar preparando el terreno para algún tipo de acción militar contra el régimen socialista que lo expulsará del poder.

La ansiedad también podría haber contribuido a la acción agresiva de un buque de la marina venezolana que abrió fuego y embistió a un crucero alemán, el Resolute, en aguas internacionales el 30 de marzo, en un aparente intento de obligar al buque a atracar en un puerto venezolano. Irónicamente, el embestido no hundió el crucero, sino que hundió el buque de la marina venezolana. Parece que el Resolute, usado para recorrer la Antártida, tenía un casco reforzado para romper el hielo.

Por el momento, según los funcionarios de Estados Unidos, “Los asesores militares cubanos son el pilar del régimen de Maduro”. Un informe afirma que hay unos 15.000 cubanos en Venezuela. Algunos son oficiales de contrainteligencia; su trabajo es purgar a cualquier oficial del ejército venezolano cuya lealtad a Maduro sea sospechosa. Otra fuente afirma que los guardaespaldas personales de Maduro también son en su mayoría cubanos.

Se informa que Venezuela alberga 4.500 tropas de infantería cubanas,con la fuerza comandada por dos generales cubanos. La Habana, según se informa, también ha enviado a Venezuela médicos, profesores, enfermeras e ingenieros para apuntalar la deprimida economía de Cuba. Estos cubanos presumiblemente están ayudando a llenar el vacío dejado por los profesionales de clase media de Venezuela que emigraron al extranjero.

El papel de Rusia en la ayuda al régimen de Maduro incluye la venta de armas, ejercicios conjuntos del ejército y la fuerza aérea, visitas de buques de guerra de la marina rusa y el estacionamiento de asesores de defensa rusos dentro de Venezuela. A su vez, Rusia recibe el petróleo venezolano a precios inferiores a los del mercado.

El apoyo de China al régimen de Maduro es financiero, y ha alcanzado una cifra de 60 mil millones de dólares. Las inversiones de Beijing en Venezuela están en gran parte ligadas a la industria petrolera del país, alcanzando supuestamente una cifra de 250 millones de dólares. Parte de la deuda de Venezuela está siendo atendida por entregas de petróleo a China.

A medida que otros sectores de la economía venezolana continúan decayendo, el gobierno de Maduro podría verse obligado a pagar sus deudas a China transfiriendo más activos soberanos de su país a Pekín.

Evidentemente, Maduro y sus aliados esperan que el apoyo militar, de inteligencia y económico extranjero prestado a la dictadura de Venezuela sea suficiente para mantener a su camarilla en el poder, al menos después de las elecciones presidenciales de noviembre, cuando muchos de los líderes menos empáticos del mundo esperan sin duda alguna ver la vuelta de Trump. A falta de una invasión apoyada por los Estados Unidos por una coalición internacional, incluyendo estados latinoamericanos libres, quizás en algún momento después de las elecciones de los Estados Unidos, Maduro continuará destrozando el país antes rico en petróleo mientras su gente sigue viviendo en la miseria.