El dilema de Israel en Damasco

Por Itamar Rabinovich

El dilema de Israel en Damasco

En enero, el presidente sirio Bashar al-Assad se sentó a conceder una rara y amplia entrevista a The Wall Street Journal, en la que se jactaba del contraste entre la crisis que entonces hacía estragos en Egipto, que acabaría derrocando al régimen de Hosni Mubarak, y la aparente estabilidad que reinaba en Siria. Esto cambió el 19 de marzo, cuando comenzaron los disturbios y las manifestaciones en las ciudades de Deraa y Latakia, y luego se extendieron por todo el país, haciéndose eco de los llamamientos realizados en todo el mundo árabe para la reforma política y la libertad. En particular, los manifestantes exigían el fin de las estrictas leyes de emergencia de Siria -en vigor desde 1963-, que prohíben la oposición al partido gobernante Baath, censuran los medios de comunicación y autorizan al gobierno a vigilar y detener a las personas a voluntad. En sus esfuerzos por sofocar los disturbios, se calcula que las fuerzas de seguridad sirias han matado a más de 100 civiles desde que comenzaron las protestas.

Mientras la revuelta se agravaba, Assad guardó silencio al principio, probablemente debido a las disputas entre los regímenes sobre cómo responder. Cuando finalmente habló el 30 de marzo, en lugar de poner fin a la ley de emergencia u ofrecer alguna reforma, recurrió a un tropo demasiado familiar. “Siria es el objetivo de un gran complot desde el exterior”, dijo. “El objetivo de nuestros enemigos era dividir a Siria como país e imponerle una agenda israelí, y seguirán intentándolo una y otra vez”. En otras palabras, argumentó Assad, quienes protestan contra el régimen lo hacen al servicio de Jerusalén y Washington.

Es curioso y significativo que mientras Assad intenta pintar a Israel y a Estados Unidos como los autores intelectuales de los problemas de Siria, el propio Israel se muestra ambivalente sobre el futuro de su gobierno. Esta vacilación se debe a que durante las dos últimas décadas la relación entre Israel y Siria se ha desarrollado a lo largo de dos vías, a menudo contradictorias. Una de ellas ha sido la búsqueda de un acuerdo político, iniciada durante la conferencia de Madrid de 1991 -una reunión de Israel, Jordania, Líbano, Siria y los palestinos convocada por la administración de George H.W. Bush tras la primera guerra del Golfo- y continuada bajo el mandato del primer ministro israelí Isaac Rabin a mediados de la década de 1990. Escépticos de la capacidad del sistema político israelí para absorber grandes concesiones simultáneas en dos frentes -el palestino y el sirio-, la mayoría de los primeros ministros israelíes desde Madrid han adoptado un enfoque gradual de la pacificación, intentando a menudo llegar primero a un acuerdo con Siria. Según esta lógica, el conflicto israelí-sirio sería más fácil de resolver. A diferencia de la Autoridad Palestina, Siria representaba un Estado coherente con un liderazgo más fiable. Siria, por su parte, expresó el mismo interés en un acuerdo de paz, con la esperanza de recuperar el territorio perdido ante Israel y mejorar las relaciones con Estados Unidos.

Israel y Siria perfilaron la forma de un acuerdo durante la década de 1990, tomando como modelo el tratado de paz egipcio-israelí de 1979. Israel se retiraría totalmente de los Altos del Golán -el territorio que conquistó a Siria durante la Guerra de los Seis Días de 1967- a cambio de garantías de seguridad y un tratado de paz. Las negociaciones se desarrollaron de forma alentadora durante algún tiempo, pero los países no pudieron sincronizar sus respectivos deseos para alcanzar un acuerdo definitivo. Las conversaciones finalmente fracasaron en marzo de 2000, durante la malograda cumbre del presidente estadounidense Bill Clinton en Ginebra con Hafez al-Assad, padre de Bashar al-Assad, durante la cual Clinton presentó la oferta final del primer ministro israelí Ehud Barak. Assad, en las últimas semanas de su vida y centrado en transferir el poder a su hijo, rechazó la oferta.

Assad murió en junio de ese año, dejando un complejo legado. Construyó un Estado poderoso en un país previamente plagado de inestabilidad y golpes militares. También se convirtió en un importante actor regional, aliado de la Unión Soviética y dueño del Líbano. Pero la estabilidad de Siria tenía pies de barro. Assad procedía de la comunidad minoritaria alauita, que comprende el 12% de la población de Siria, y su familia tuvo siempre dificultades para conseguir la aprobación de la mayoría suní del país. Cuando los Hermanos Musulmanes se rebelaron a finales de la década de 1970 y principios de la de 1980, Assad sofocó la rebelión sin contemplaciones, matando a casi 20.000 civiles en el bastión de la Hermandad, Hama, para asegurar su gobierno. Ese brutal episodio ha tenido un efecto paradójico: acobardó a la oposición siria, manteniéndola temerosamente en silencio hasta ahora, pero le inculcó un duradero deseo de venganza.

Temerosa de ser masacrada al perder el poder, la élite militar y civil alauita cerró filas. Estos generales y jefes de seguridad restringieron los intentos de liberalización de Bashar al-Assad cuando llegó al poder. Escarmentado por el orden existente, que le consideraba ineficaz y malhumorado, Assad tardó años en establecer su autoridad.

La debilidad de Assad fue particularmente visible en su conducción de la política exterior. Su padre era un maestro del doble juego: hablaba con Washington y se aliaba con Irán; negociaba con Israel y apoyaba la ofensiva antiisraelí de Hezbolá en el Líbano; participaba en el proceso de Madrid pero fomentaba una campaña contra el líder palestino Yasir Arafat, acusándole de venderse a Israel al unirse a las negociaciones de paz. Destacó por aprovechar el valor de Siria para Israel y Estados Unidos como actor clave en la política árabe y como bastión simbólico del nacionalismo árabe radical.

Bashar al-Assad ha intentado jugar a un doble juego similar en Irak y Líbano, pero no lo ha hecho con la misma astucia que su padre, lo que le ha llevado a chocar frontalmente con el presidente estadounidense George W. Bush. Aunque su padre había logrado una asociación igualitaria con Irán, Assad parecía más un cliente que un igual en su relación con Teherán. Bajo su mandato, Siria se convirtió en un componente crucial del llamado eje de resistencia construido por Irán, junto a Hezbolá y Hamás. Esta alianza se propuso frustrar los intereses de Estados Unidos e Israel en Oriente Medio, abogando por la violencia, en lugar de las negociaciones de paz, y enfrentándose al campo más prooccidental liderado por Egipto, Jordania y Arabia Saudita.

Assad también ha seguido la línea de dos vías de su padre con respecto a las conversaciones de paz con Israel. Ha afirmado que le gustaría firmar un tratado con Israel a cambio de su retirada total de los Altos del Golán, pero también ha declarado que está preparado para la guerra si la opción diplomática fracasa. Para reforzar sus pretensiones, Assad reforzó sus fuerzas armadas y llegó a un acuerdo nuclear secreto con Corea del Norte para enviar a ingenieros norcoreanos a construir un reactor secreto cerca de la frontera sirio-iraquí. Además, Assad ha apoyado a Hezbolá y Hamás en sus actividades contra Israel. Junto con Irán, ayudó a Hezbolá a amasar un arsenal de 40.000 cohetes y misiles y contribuyó a convertir Gaza bajo el mando de Hamás (cuya sede exterior está en Damasco) en una segunda base proiraní en el Mediterráneo.

Mientras tanto, las actitudes israelíes hacia Assad han cambiado a lo largo de su gobierno. Es importante señalar que, en los últimos años, el mayor apoyo dentro de Israel a un acuerdo con Siria ha procedido del estamento de la defensa, que cree que un tratado de paz con Siria podría representar un paso crucial para reducir el peso regional de Irán y revertir el oscuro panorama del Líbano. Este punto de vista -una fórmula de territorio a cambio de realineamiento estratégico- representa un cambio con respecto a las negociaciones anteriores, que implicaban territorio a cambio de paz. Los sirios se han mostrado poco dispuestos a alejarse de Hezbolá e Irán, dejando claro en sus conversaciones con funcionarios estadounidenses y occidentales que, aunque podrían reorientarse gradualmente (siempre que reciban los beneficios esperados de Israel y Estados Unidos), no emprenderán un cambio drástico en sus lealtades.

Los dirigentes políticos de Israel han perseguido el afán del establishment de defensa por un tratado con diversos grados de esfuerzo. El ex primer ministro israelí Ariel Sharon se centró en la cuestión palestina y se negó a negociar con Siria, lo que convenía a la administración de George W. Bush. Ehud Olmert, que sucedió a Sharon y mantuvo la estrecha relación de su predecesor con Bush, sí negoció con Assad a través de Turquía y ayudó a Siria a romper el cerco diplomático establecido por Washington a raíz de la intromisión de Siria en Irak y Líbano. Pero Olmert no tuvo reparos en destruir el reactor nuclear construido por Corea del Norte en septiembre de 2007 ni en lanzar nuevas operaciones encubiertas en Siria. Las negociaciones a través de Turquía acabaron por romperse en diciembre de 2008, cuando los planes de celebrar una reunión a tres bandas en Ankara se vinieron abajo e Israel lanzó la operación Plomo Fundido en Gaza, que Turquía criticó duramente.

Desde entonces, el tráfico diplomático ha sido escaso. Aunque el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió un compromiso con Siria -recientemente envió un embajador a Damasco por primera vez desde 2005-, se ha centrado en las negociaciones israelo-palestinas. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, también ha dirigido sus esfuerzos al frente palestino, mostrando poco interés en proporcionar a Turquía un nuevo papel en la diplomacia árabe-israelí a través de una mayor mediación de un tratado entre Israel y Siria.