El engaño de dos Estados es el mayor obstáculo para la paz

El conflicto árabe-israelí está entrando en una fase más propensa a generar una resolución que cualquiera que le haya precedido. El mantra sin sentido de “no hay alternativa a la solución de dos estados” está dando paso a la realidad. La Autoridad Palestina nunca ha sido un socio para la paz. Un 23º Estado árabe impuesto como vecino a Israel no resolvería nada. Y existen muchas alternativas superiores y basadas en principios.

La solución de dos Estados es una falla comprobada. Una mala idea, derivada de una mentira, que perpetúa la inestabilidad y el sufrimiento. De hecho, es un reetiquetado del Plan de fases de la OLP de 1974: el anuncio de la OLP de que “liberaría” el territorio por partes y libraría su guerra genocida en cada nueva parcela.

El reetiquetado fue diseñado para dar una negación plausible a aquellos que lamentan permitir que los judíos sufridos ejerzan la autodeterminación. Que absorbía a los israelíes cansados ​​de vigilar las ciudades árabes hostiles y los judíos de la diáspora que perseguían la aprobación y aceptación era una ventaja añadida. Trágicamente, el plan logró su objetivo principal: reformó uno de los baluartes de derechos humanos más tolerantes, multiétnicos, amantes de la paz y más apetitosos del mundo y lo presenta como un opresor ilegítimo.

¿De qué manera esta campaña difamatoria engañó a tantos para creer en un absurdo tan obvio? ¿Particularmente cuando, durante décadas, ninguna persona decente apoyó un Estado terrorista de la OLP? Cuando aún en 1980, incluso el antiisraelí Jimmy Carter dijo que estaba “opuesto a un estado palestino independiente” porque sería un “factor desestabilizador” en la región.

Ceremonia de inauguración del monumento a Saddam Hussein en la ciudad de Qalqilya el 18 de octubre de 2017. (Página de Facebook del municipio de Qalqilya)

Comenzó a principios de la década de 1990, cuando elementos de la extrema izquierda israelí y la OLP – en clara violación de la ley israelí – tramaron un plan de “paz”: los árabes concederían la legitimidad de la autodeterminación judía en la histórica Patria Judía y, a cambio, Israel aceptaría la mentira de un pueblo “palestino”, dividiría la patria (una vez más) y crearía una Autoridad Palestina casi gubernamental. El primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, estuvo de acuerdo con las advertencias de que Israel nunca concedería ninguna parte de Jerusalem ni aceptaría un nuevo Estado árabe. Guardando estas enormes concesiones, la OLP se abrió paso.

El presidente Bill Clinton impulsó a los EE.UU. a finalizar el Acuerdo de Oslo de 1993. De repente, el terrorista Arafat pasó a ser un estadista y la terrorista OLP un gobierno. En 1998, con el terrorismo de la OLP todavía activo, la primera dama Hillary Clinton envió ondas de choque cuando implicó el apoyo a una Palestina independiente; el repudio de la Casa Blanca fue inmediato e inequívoco.

En el año 2000, el primer ministro israelí Ehud Barak rompió los tabúes finales, ofreciendo a la OLP un Estado y partes de Jerusalem. Arafat respondió lanzando una guerra de terror. Barak y Clinton endulzaron la oferta. Arafat fue claro: prefería la guerra.

Una imagen fija de imágenes de adolescentes árabes armados con cuchillos que apuñalaron e hirieron a dos israelíes en Jerusalem el lunes 12 de octubre de 2015. (Captura de pantalla: Policía de Israel)

Cualquier observador racional habría visto el rechazo de Arafat como el final del juego. Pero como previó Arafat, la inversión de oprimidos y opresores por parte de Oslo distorsionó irremediablemente la opinión pública mundial. El siglo XXI ha consagrado las invenciones de Arafat al tiempo que desafía la historia judía. Ignora el carácter del liderazgo y la cultura, otorgando honores a los movimientos terroristas árabes mientras difama la democracia liberal de Israel. Vilipendia a aquellos, como George W. Bush y Benjamin Netanyahu, que condicionarían la estadidad a la evidencia de una voluntad de coexistencia. Ya no es una estratagema para la paz, la condición de Estado “palestino” se ha convertido en un derecho.

Pero los eventos del siglo XXI han demolido el sistema de mitología más amplio sobre el que descansa la condición de “palestino”. Irak y Siria han seguido el camino libanés. A medida que esos constructos europeos multiétnicos colapsaron, sus ciudadanos rápidamente abandonaron las identidades basadas en el Estado que les habían sido asignadas a favor de las identidades étnicas o religiosas que habían definido a sus familias durante siglos. Luchan, y mueren, como sunitas, chiitas, kurdos, alawitas, drusos y cristianos.

Niños árabes en la Franja de Gaza

Ese colapso no es una coincidencia, y es muy relevante. Nunca ha habido distintas naciones iraquíes, sirias, libanesas o palestinas. Habiendo prácticamente purgado su alguna vez vibrante minoría cristiana, los “palestinos” de hoy son meramente árabes sunitas cuyos ancestros patrilineales residían al oeste del río Jordán durante los dos años finales del Mandato Británico de Palestina. Un nuevo Estado que afirme las etiquetas equivocadas que los imperialistas europeos impusieron a los pueblos nativos de Oriente Medio no puede ayudar a estabilizar la problemática región.

La alternativa clara es un retorno a la dependencia anterior a Oslo de los actores Estatales responsables, es decir, Egipto, Jordania, Arabia Saudita e Israel, para proporcionar ciudadanía y oportunidades a los árabes sin estado. Cuanto antes deje Israel de fingir el servicio a la mentira de los “dos estados”, antes podrá dejar atrás sus heridas autoinfligidas. Las principales objeciones a esto siempre han sido que «a», el mundo condenará a Israel, y «b», esos países no cumplirán. Ambas son absurdas. El mundo ya condena a Israel con libertad, y Estados Unidos puede garantizar que esos países se sientan incentivados a cumplir.

Para lograr la estabilidad que la región tan desesperadamente necesita, los Estados árabes deben reintegrar a casi 20 millones de árabes desplazados o apátridas que irritan las etiquetas artificiales sirias, iraquíes, libanesas o palestinas. Lejos de plantear este problema a los pies de Israel, cualquier “solución” al conflicto árabe-israelí debe surgir dentro de ese contexto regional. La comunidad internacional debería tratar a los refugiados árabes como si tratara a otros refugiados: humanamente, más que como peones políticos y carne de cañón. Integrarlos en comunidades con las que afirman tener un parentesco étnico y cultural es la mejor manera de ayudar a los refugiados a construir nuevas vidas.

Terrorista árabe lanza una roca a un niño judío en la cabeza

Los mitos del “pueblo palestino” y una “solución de dos estados” han impedido la paz, la estabilidad, la seguridad, el desarrollo, la integración regional y la justicia. Los terroristas árabes alababan a los mártires y los luchadores por la libertad asesinaban y mutilaban a los judíos. Los que odian a los judíos y tratan a los árabes como prescindibles, roban millones de oportunidades educativas y económicas, dignidad básica y vidas decentes. La comunidad judía estadounidense se desgarra. Los estudiantes universitarios de hogares sionistas, cristianos y judíos se encuentran apoyando a un Israel difamado en todo el campus como un opresor. Y en memoria del Holocausto y del retorno milagroso de los judíos a su tierra natal judía nativa, las Naciones Unidas, apoyadas por un presidente estadounidense saliente, niegan la conexión de los judíos con Judea y exigen su limpieza étnica. Todo al servicio de una mentira.

Los planes basados ​​en la realidad han languidecido frente a los persistentes mitos de Oslo. Todo comienza desde dos principios clave: la soberanía israelí debe continuar dentro de las fronteras seguras, y los Estados árabes deben asumir la responsabilidad principal del bienestar de los refugiados árabes. Estos principios se basan en la historia, la moral y la ley, en la seguridad judía y el desarrollo árabe, y en el objetivo fundamental de la estabilidad regional.

Lo que funcionó en todo el mundo funcionará en Oriente Medio si los árabes lo permiten. Los árabes lo permitirán solo si son empujados. El presidente Donald Trump, por primera vez en la historia, ha comenzado a avanzar en la dirección correcta.

Jeff Ballabon es CEO de B2 Strategic, miembro senior del Centro para la Condición y la Diplomacia de la Unión Conservadora Estadounidense, y asesor de Donald J. Trump para President, Inc. Bruce Abramson es el presidente de Informationism, Inc., vicepresidente y director de política en la Alianza Iron Dome, y un miembro senior en el Centro de Investigación de Políticas de Londres.