El nuevo «gobierno del cambio» de Naftali Bennett

Por el Rabino Steven Pruzansky

Bennett y Putin conversan sobre seguridad regional en su primera llamada telefónica

Naftali Bennett

Hubo una vez un político conservador que se convirtió en primer ministro mediante algunas maniobras parlamentarias, sin haber sido elegido para el cargo. Los miembros de su propio partido le despreciaban y le consideraban incapaz de ocupar un alto cargo. Sin embargo, ejerció el cargo con distinción. Se llamaba Winston Churchill y, tras ser nombrado Primer Ministro de Gran Bretaña en 1940, inspiró, guió y condujo a Gran Bretaña a una victoria sobre los nazis. Incluso engatusó a las principales potencias mundiales, como Estados Unidos, para que vieran el conflicto como él.

También fue un político con enormes logros políticos y militares en su haber. En circunstancias muy difíciles, se supone que salvó a su nación de la destrucción e incluso de firmar un acuerdo de “paz” prematuro que implicaba concesiones con un enemigo odiado. En lugar de ello, persiguió implacablemente la victoria, y ganó. Por sus esfuerzos, poco más de un mes después de terminada la guerra, su agradecida nación lo expulsó sumariamente de su cargo. Ese hombre -también Winston Churchill- no sólo fue expulsado de su cargo, sino que él y su partido perdieron de forma aplastante. Sin embargo, en privado se negó a denunciar a su pueblo por su ingratitud. Por el contrario, aceptó su derrota con gracia, con su típico buen humor.

No se trata de sugerir que Naftali Bennett o Binyamin Netanyahu sean la reencarnación de Winston Churchill. La historia se repite, pero nunca precisamente. Pero cuéntenme en el pequeñísimo bando que no está ni totalmente devastado ni delirantemente feliz por la inminente caída de Netanyahu, o que está excesivamente inquieto por el inminente gobierno de Bennett (que aún me sorprenderá si se produce). No he votado a ninguno de los dos, pero quizá convenga tener un poco de perspectiva sobre cada uno de ellos.

Sigue siendo difícil digerir la antipatía que existe en ciertos sectores israelíes hacia Netanyahu, un hombre cuyos logros políticos son tan considerables como sus defectos personales. Habiendo vivido el odio absoluto que muchos estadounidenses vomitaron contra George W. Bush y Donald Trump, cabe señalar que ni siquiera eso engendró las protestas incesantes que Israel ha visto contra Netanyahu durante el último año.

Desde un punto de vista, Netanyahu es probablemente el primer ministro más exitoso que ha tenido Israel. Su mandato se caracterizó por una relativa seguridad, una relativa prosperidad, un ejército modernizado, un dinamismo económico, la paz con múltiples naciones árabes que proporcionó a los israelíes la esperanza de que por fin obtendríamos cierta aceptación en el mundo árabe, la letanía de medidas pro-Israel de Trump y una decidida defensa de los intereses de Israel en la escena mundial y, cuando fue necesario, ante Estados Unidos.

Desde ese punto de vista, es inexplicable que nunca haya conseguido 40 o 50 escaños en la Knesset. El hecho de que el Likud llegue a un máximo de 30-32 mandatos -aproximadamente una cuarta parte de la población- es atribuible en pequeña parte a las diversas otras ideologías que habitan en esta tierra y a los partidos religiosos, pero también a los defectos de carácter que simplemente han disgustado a los líderes de otros seis partidos y les impiden trabajar con él incluso por el bien de la población. Es extraño, tal vez inconcebible, pero la política es personal. Todos los derechistas que actualmente se niegan a trabajar con Netanyahu trabajaron con él en el pasado y ahora reculan. Además, tiene esa irritante, incluso oleaginosa costumbre, de acusar a sus rivales de hacer lo que él mismo hizo, hace y hará en el futuro.

Un misterio menor, sólo porque es menos conocido, es la histeria que saluda el ascenso de Naftali Bennett. Es tan ridículo afirmar que el líder de un partido de seis personas no puede ser primer ministro como afirmar que el ganador del voto popular, y no la mayoría del Colegio Electoral, en las elecciones presidenciales estadounidenses debe ser el presidente. Esas no son las reglas del juego. Además, el triunfo de Bennett es similar al del entrenador cuyo equipo 8-8 de comodín gana la Super Bowl. No han ganado tanto, puede que no sean el mejor equipo en términos objetivos, pero han ganado cuando contaba. Uno pensaría que cualquiera con esas habilidades políticas sería aclamado.

Hace más de una década, conocí a Naftali Bennett por primera vez cuando visitó Teaneck, la ciudad de Nueva Jersey donde vivió varios años de niño. Fue antes de que entrara en política, pero me expuso sus planes de futuro. En particular, subrayó lo desconcertante que le resultaba que los sionistas religiosos aceptaran ser adjuntos al poder, pero nunca líderes, y que su objetivo era llegar a ser algún día Primer Ministro. Yo era escéptico, él estaba decidido, y uno sólo puede admirar a alguien que tiene una visión y la ejecuta, aunque ya no represente al sionismo religioso. Todos los políticos son ambiciosos, pero a pesar de los zigzags, él se ha mantenido fiel a las motivaciones que le llevaron a la política.

Es injusto considerarlo el abanderado del sionismo religioso. Siempre tuvo la intención de ampliar la base del sionismo religioso más allá de los sionistas religiosos; de ahí la larga alianza con Ayelet Shaked. Se puede decir con toda justicia que utilizó la infraestructura del sionismo religioso para salir adelante, pero los políticos tienen ambición como tienen corazón y pulmones. He oído a algunos argumentar que no tiene ninguna ideología, excepto la de ganar poder. No lo acepto porque el poder sólo es valioso cuando se utiliza para conseguir algún objetivo político. La mayoría de sus objetivos políticos declarados, desde hace años, son de agradecer.

Asimismo, la acusación de que Bennett ha traicionado a sus votantes o ha mentido al electorado es un poco exagerada. Las campañas políticas trafican con declaraciones erróneas y prevaricaciones (como en el viejo chiste: ¿Cómo sabes que un político está mintiendo? Cuando ves que mueve los labios). Claro, hizo promesas de no sentarse con este o aquel, a menudo redactadas en un lenguaje tímido y a veces incluso contradictorio, como hicieron todos. Pero, según recuerdo claramente, tenía un tema general que subrayaba una y otra vez: hacer todo lo posible para evitar unas quintas elecciones. Creo que ese es su principio rector.

Uno puede preguntarse qué hay de malo en unas quintas elecciones. Después de todo, hemos sobrevivido bastante bien a las cuatro primeras. La respuesta es que, de acuerdo con la actual constelación de partidos y personalidades, la quinta elección sólo sería el preludio de la sexta o séptima. Y en un momento dado, incluso los anarquistas estarán hartos. Debería estar claro que mientras Netanyahu encabece el Likud, con todo su talento y sus logros, no podrá formar una coalición mayoritaria y sus gobiernos serán una mezcolanza de extraños compañeros de cama, y además de corta duración. En eso estamos y eso tiene que cambiar.

Obviamente, el gobierno que es una flagrante mezcolanza de extraños compañeros de cama es el propuesto, cuyo único objetivo común es acabar con el histórico reinado de Netanyahu. Lo más preocupante es que contiene una serie de personajes desagradables cuya presencia debería preocupar a los judíos sensibles, tanto por razones de carácter como de política. Hay personas que se sentarán en el Gabinete que, si la razón y el sentido común prevalecieran, nunca deberían acercarse a kilómetros del asiento del poder. El odio (como el amor), nos dice Chazal, mekalkelet et hashurah, altera el orden natural. Hace que la gente haga cosas que nunca habría contemplado hacer. El odio hacia Netanyahu dio lugar a la creación de este gobierno de parches. ¿Puede ese mismo odio mantenerlo vivo?

El daño potencial puede mitigarse si la política israelí se vuelve aunque sea un poco menos tribal. El temor a un gobierno de centro-izquierda es exagerado. Lo que habrá es un gobierno de centro-derecha-izquierda, es decir, ningún gobierno. Pero si veinte miembros del Likud se separan y se unen a la coalición, no hay necesidad de Ra’am, Meretz o Laboristas – y de repente el gobierno de centro-izquierda es un gobierno de centro-derecha, que debería haber sido todo el tiempo. Si Shas se une, no hay necesidad de Liberman. ¿Quién sabe lo que está planeado? La oposición es un lugar solitario, y los MK de la oposición suelen hacer poco más que convocar conferencias de prensa, despotricar en programas de entrevistas o silbar al viento. Y es muy desagradable ver la alegría en los rostros de los políticos de izquierdas cuya visión de un Estado judío tiene poco de judío y están extasiados ante este inesperado giro de los acontecimientos.

Ciertamente hay motivos de preocupación de cara al futuro. Uno esperaría que, a pesar de todas las alegrías de estar en el gobierno o de tener un ministerio, si las fuerzas contrarias a la Torá exigen que se socave la Torá, los valores judíos y el carácter judío del Estado (conversión, estatuto personal, etc.), los judíos religiosos como un Elkin o un Orbach -incluso un Bennett- sabrán alejarse y acabar así con todo el ejercicio. Si Ra’am suprime la capacidad de proteger la vida y la propiedad judías, o pretende anular la ley y permitir la construcción ilegal de árabes y beduinos (algo que el gobierno ha pasado por alto durante años, excepto cuando los judíos lo hacían) cabe esperar que una Shaked o un Sa’ar sepan que deben marcharse.

El miedo colectivo al descenso de Netanyahu y al ascenso de Bennett es también miedo a lo desconocido. Netanyahu ha sido el líder durante lo que en las democracias equivale a una eternidad. Bennett ha tenido éxito en todos sus ministerios y en su vida empresarial, pero ¿quién sabe si eso se traduce en el liderazgo de una nación díscola?

Seguro que existe el temor de que la izquierda cumpla todos sus deseos políticos: que no haya Shabat en la tierra, pluralismo religioso, conversión masiva, reducción de la financiación de las Yeshivot, el cese de los asentamientos en Judea y Samaria; en resumen, un asalto al carácter judío de la tierra de Israel. Eso no puede, no debe y no tiene por qué ocurrir. Dudo que ocurra. De hecho, dudo que ocurra casi nada. Pero al examinar la lista de deseos de la derecha de los últimos años -aumento de los asentamientos, limitación de la jurisdicción del Tribunal Supremo, preservación de la santidad del Shabat frente a los ataques comerciales- deberíamos recordar que nada de eso ocurrió bajo un gobierno de derechas.

Si tomamos la palabra de los políticos -un ejercicio ciertamente arriesgado-, los sueños de cada uno de los variopintos grupos que constituirán el próximo gobierno quedarán en suspenso, tanto los sueños religiosos como los seculares. Es cierto que el único punto real en la agenda del gobierno del cambio será el cambio de primer ministro, y eso ocurre automáticamente. Después de eso, no cambiará gran cosa.

Por lo tanto, el gobierno debería centrarse en tres o cuatro tareas importantes en las que podría haber cierta unanimidad: ocuparse de Irán, Hamás y Hezbolá, estimular la construcción de viviendas de clase media (no de lujo), enfriar las tensiones sociales en la sociedad, mejorar las infraestructuras y dar una patada a otras latas en el camino. Esto último es una especialidad del político hábil. Los miembros de un gobierno de este tipo no están abandonando sus valores, sino que están aplazando su realización hasta el momento en que sea realmente posible realizarlos.

Hay algunos motivos para el optimismo a corto plazo, excepto entre quienes creen que Netanyahu tiene una pretensión permanente de poder. No es una denigración de sus logros señalar que la democracia no funciona así. Sin embargo, los derechistas y los judíos religiosos pueden desconfiar, y tal vez incluso decepcionarse. Pero la decepción que no va acompañada de una alternativa que no sea el estancamiento permanente es contraproducente. Haríamos mejor en ser cautelosos sin ser negativos y reforzar a Bennett durante las invariables crisis a las que se enfrentará este gobierno con cabeza de hidra para garantizar que el destino de Israel avance hacia un Estado judío completo. Ciertamente, nos convendría tender la mano, subrayar el grave peligro de algunas de las reformas religiosas contempladas y trabajar para evitarlas, y tratar de ser buenas influencias en lugar de despotricar desde fuera, lo que no consigue nada.

Mientras tanto, Netanyahu puede regodearse en los merecidos elogios por su gestión y terminar su juicio a toda prisa. (Espero que sea absuelto, y también espero que su juicio no se prolongue durante años). Sería bueno para él y para la nación que el primer ministro Bennett utilizara sus servicios, si fuera necesario, como enviado especial a los líderes mundiales con los que Netanyahu ha tenido una buena relación de trabajo.

También hay que tener en cuenta que el gobierno entrante está hecho para no durar. Por muy chocantes que sean estos giros de los acontecimientos, será aún más chocante, incluso inconcebible, si Yair Lapid se convierte en primer ministro dentro de dos años. Y si el gobierno sucumbe y da rienda suelta a la lista de deseos de la izquierda -abandonando la tierra de Israel y su Torá-, entonces será catastrófico, un triste eco de la implosión de la derecha en 1992 que anunció el fiasco de Oslo.

Recordemos también que el denostado y derrotado Winston Churchill fue elegido Primer Ministro en 1951 -la única vez que realmente fue votado para ocupar el cargo de primer ministro- y a la edad de 77 años. En comparación, todos los políticos actuales están todavía mojados. La política está llena de segundos y terceros regresos, así como de viajes a lo desconocido.

El rabino Steven Pruzansky es el vicepresidente de la región de Israel de la Coalición por los Valores Judíos, rabino emérito de la Congregación Bnai Yeshurun de Teaneck, Nueva Jersey, autor y ex abogado, y reside en Israel. Las opiniones expresadas aquí son suyas.