Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿Estados Unidos quiere apoderarse de Venezuela?

Por: David Chávez Salazar

@israelnoticias.com

Me preocupa la actitud de destacadas figuras libertarias hacia la crisis venezolana. Al igual que los líderes chavistas, insisten en que Estados Unidos está detrás del caos en Venezuela, y el presidente Trump no puede esperar para enviar a los marines a Caracas.

Me pregunto cuándo estos libertarios decidieron darle la espalda al pueblo venezolano y tomar una posición, al menos en el ámbito del discurso, del lado de los agresores. Le sugiero que entienda algunos de sus argumentos.

Ron Paul dijo que la agresión más grave de Estados Unidos contra Venezuela hasta ahora ocurrió el 11 de abril de 2002, cuando la CIA conspiró con grupos de oposición venezolanos para organizar un golpe de estado contra Hugo Chávez. Tras el fracaso de esta operación (tras el regreso al poder del depuesto presidente tres días después), Washington manipuló todos estos años los procesos electorales en Venezuela y anuló los resultados cuando no satisfacían sus intereses.

Ron Paul es sin duda un pensador brillante, y muchos libertarios lo consideran un líder excelente. Esta vez, sin embargo, el discípulo debe estar en desacuerdo con el Maestro. En primer lugar, no hubo ningún golpe de Estado en Venezuela el 11 de abril de 2002. Lo que sucedió fue que Chávez reprimió brutalmente algunas de las manifestaciones, dejando decenas de muertos. Ante esta situación. El principal comando militar exigió su renuncia, que Chávez aceptó. Más tarde, en señal de solidaridad con su líder, el entonces vicepresidente se negó a tomar posesión de su cargo, lo que creó un vacío.

La decisión del vicepresidente creó una atmósfera de incertidumbre. Pedro Carmona, jefe de Fedecámaras (una organización de asociaciones industriales venezolanas), asumió la presidencia y pasó sólo dos días allí. Lo que pasó entonces fue increíble: Chávez lamentó su renuncia y regresó al poder ilegalmente.

¿No es cierto que el gobierno de Estados Unidos gastó millones de dólares manipulando las elecciones venezolanas o cancelando sus resultados? En 20 años, el mismo número de elecciones se celebraron en el Chavismo, 21 para ser exactos, de las cuales la oposición sólo ganó dos. Por otra parte, la Casa Blanca reconoció los resultados de todas las elecciones presidenciales que ganó Chávez (1998, 2000, 2006 y 2012) y las primeras elecciones que ganó Maduro (2013), a pesar del evidente fraude.

Un extraño acontecimiento tuvo lugar en 2006. En el mismo año, Chávez ganó fácilmente las elecciones después de eliminar a todos los guardias de seguridad de sus oponentes y de dirigir la entidad que organiza las elecciones (el Consejo Nacional Electoral). Durante la campaña, insultó y amenazó al entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush. A pesar de las amenazas de Chávez, Estados Unidos reconoció la fraudulenta victoria de Chávez y prometió iniciar “una relación positiva y constructiva con el gobierno democrático de Venezuela”.

Según Ron Paul, la última intervención estadounidense en Venezuela fue el “golpe de Estado” contra Maduro a principios de 2019, como resultado del cual el propio Juan Guaidó se declaró presidente de Venezuela. Ron Paul malinterpretó los acontecimientos de enero. No hubo ningún golpe de estado en ese momento. En 2018, Maduro llamó a las elecciones presidenciales, las cuales ganó como resultado del fraude electoral más flagrante en la historia de Venezuela. Tanto es así que el gobierno de Estados Unidos no reconoció esta elección presidencial por primera vez.

Maduro asumió la presidencia sin ninguna legitimidad. En ausencia de un presidente legítimo, la Constitución dispone que el jefe del poder legislativo (en este caso, Juan Guaidó) asuma el cargo antes de que se celebren nuevas elecciones. Estados Unidos fue sólo un espectador en este proceso.

Quienes se preocupan por la agresión norteamericana en Venezuela no saben que ya es un país ocupado. Los gobiernos de Cuba, China, Rusia y Siria están constantemente interfiriendo en la política venezolana, y Turquía se ha unido recientemente a esta lista.

La intervención de Cuba fue la más agresiva de todas. Desde 1999, Venezuela ha funcionado prácticamente como una colonia cubana. Chávez y Castro han firmado “pactos de cooperación”, según los cuales Venezuela se ha comprometido a enviar miles de barriles de petróleo a Cuba todos los días. Se estima que para el año 2020 Venezuela habrá enviado ocho mil millones de dólares de petróleo crudo a Cuba.

Además, Venezuela también otorga préstamos caros al régimen castrista, particularmente en condiciones preferenciales. Actualmente, una cuarta parte de la economía cubana depende de la “ayuda” del chavismo.

Venezuela no es sólo una colonia económica, sino también una colonia política. La Habana ha enviado agentes militares al país sudamericano para gestionar directamente las estructuras de poder: servicios de inteligencia, fuerzas militares, planificación económica, sistema de salud y distribución de asistencia social. La inteligencia cubana controla todos estos sectores. Por ejemplo, los funcionarios cubanos ocupan cargos más altos que los funcionarios venezolanos en las fuerzas armadas.

Las relaciones con Oriente Medio son aún más oscuras. En 2014, el Centro para una Sociedad Libre y Segura descubrió que el régimen chavista expidió al menos 173 pasaportes a jihadistas que buscaban entrar en América del Norte. Chávez ha firmado varios acuerdos con Hezbolá sobre lavado de dinero, tráfico de armas e instalación de células terroristas en Venezuela. Tarek El-Issami, de origen sirio-libanés y una de las personas más influyentes de Chávezmo, expidió personalmente estos pasaportes y otros documentos diplomáticos tanto a los miembros de Hezbolá como a los espías iraníes.

Gracias a estas alianzas con el terrorismo global, Venezuela se ha convertido en un factor desestabilizador en el continente americano. Un terrorista puede abordar un avión en Caracas y llegar a Miami en sólo tres horas. A pesar de la amenaza que representa para la seguridad nacional, el gobierno de Estados Unidos ha decidido no interferir.

Agresión económica: Petróleo y sanciones

Maduro y sus aliados argumentan que la razón por la que Estados Unidos quiere desestabilizar a Venezuela es porque el chavismo se ha negado a servir a los intereses de las grandes empresas estadounidenses. Según Daniel McAdams, del Ron Paul Institute, Estados Unidos no se preocupa por el pueblo venezolano, sino por su petróleo. Una vez que se elimine el obstáculo creado por el chavismo, las empresas transnacionales podrán ingresar a Venezuela y aprovechar sus mayores reservas de crudo en el mundo.

Los discursos de Ron Paul  dan testimonio de su desconocimiento de la realidad venezolana. Le sorprenderá saber que el chavismo ha otorgado concesiones a grandes corporaciones estadounidenses en los sectores del petróleo, el gas y la minería. Chevron, Repsol, Shell y BP América son las empresas que más se han beneficiado de una relación capitalista y amistosa con el régimen.

En 2010, Chávez ofreció a Chevron un acuerdo de 40 años para desarrollar la preciosa faja petrolífera del Orinoco y otros campos para explorar grandes yacimientos de gas y desarrollar proyectos de fractura hidráulica. En 2016, Maduro permitió a las empresas multinacionales estadounidenses desarrollar yacimientos de bauxita, coltán, diamantes, oro, hierro, cobre y otros minerales en las montañas del Orinoco.

Por otro lado, a pesar de la retórica antiestadounidense del Chavismo, Estados Unidos sigue siendo el principal destino de las exportaciones de petróleo venezolano, representando el 41% del total de los envíos de productos petroleros al exterior. El régimen también tiene un impacto decisivo en la producción nacional de petróleo en los Estados Unidos. El gobierno venezolano es propietario de Citgo Petroleum, con sede en Houston, que suministra sus productos a 29 Estados. Hasta 2019, Estados Unidos reconoció el poder de Maduro sobre la empresa.

Paul Craig Roberts, un analista conservador ampliamente citado en algunos círculos libertarios, agrega que Washington robó 21.000 millones a Venezuela como parte de las sanciones, buscando deslegitimar al gobierno de Maduro y culpar al socialismo venezolano (que, según Robert, es sólo la nacionalización del petróleo) para “extender el hambre entre el pueblo”.

Venezuela está sujeta a tres tipos de sanciones: la abolición de visas para algunos funcionarios del régimen, la congelación de sus activos en Estados Unidos y la prohibición de que las ciudades y empresas estadounidenses negocien con aquellos sujetos a sanciones. Sorprendentemente, la Casa Blanca no ha impuesto ninguna sanción contra Maduro. En otras palabras, las “horribles” sanciones mencionadas por Paul y Roberts sólo afectaron a unos pocos funcionarios del régimen, no al pueblo venezolano en su conjunto. Nunca hemos visto, y nunca veremos, sanciones tan reales como embargos, boicots de productos venezolanos o prohibiciones a ciudadanos venezolanos comunes y corrientes que entren a territorio estadounidense.

Las sanciones no han hecho infelices las vidas de los venezolanos, ni una agresión imaginaria desde el Norte. Maduro siempre miente al respecto, y algunos libertarios que, espero, de buena fe, han decidido pensar como él. Aunque Roberts lo simplifica, el socialismo es el responsable del caos en Venezuela, y sólo una guerra justa contra el socialismo puede devolver la esperanza al valiente pueblo venezolano.

Vía Today Venezuela

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More