X

Estados Unidos se enfrenta a Irán sin intentar destruirlo militarmente

Fotoarte

Con las tensiones en aumento en el Golfo Pérsico, la República Islámica de Irán disparó misiles contra una instalación energética clave para castigar a los Estados árabes por trabajar con Washington para aislar al gobierno iraní. Como parte de esta estrategia, Teherán utilizó subterfugios y desvíos para interrumpir el envío de petróleo a través del Estrecho de Ormuz. Donald Trump, contemplando sus posibilidades electorales para el cargo más alto del país, reprendió al mundo por aprovecharse del poder estadounidense y pidió a los aliados estadounidenses que pagaran por la protección, o se arriesgarían a perderla.

Por supuesto, estoy escribiendo sobre lo que ocurrió en 1987, específicamente, el coqueteo de Trump con la política exterior y el ataque de Irán a la infraestructura energética regional para castigar a los gobiernos que se aliaron con Saddam Hussein.

La historia se repite.

Este mes, Irán habría lanzado misiles de crucero, tal vez junto con aviones no tripulados, para atacar las instalaciones petrolíferas de Abqaiq en Arabia Saudita. El ataque paralizó la industria petrolera saudí y elevó el costo de los combustibles fósiles en todo el mundo. La administración Trump ha insinuado que los misiles fueron lanzados desde el interior de Irán, lo que aumenta la posibilidad de ataques aéreos de represalias estadounidenses o saudíes en respuesta.

Mientras el mundo lucha por entender la razón detrás del ataque con misiles iraníes, es mejor preguntarse por qué nadie lo anticipó en primer lugar. O, al menos, por qué nadie consideró una respuesta iraní tan beligerante a la retirada de la administración Trump en 2018 del acuerdo nuclear iraní, llamado Plan de Acción Integral Conjunto, y a la reimposición de las sanciones estadounidenses sobre las exportaciones de energía iraníes. El acuerdo cambió el alivio de las sanciones por el aumento de las inspecciones de las instalaciones nucleares iraníes para garantizar que el programa clandestino de armas nucleares de Irán se mantuviera cerrado. Algunos también esperaban que condujera a un período de distensión entre Estados Unidos e Irán.

Para la administración Trump, y para gran parte de la élite del Partido Republicano estadounidense, el acuerdo nuclear de la administración Obama fue un paso demasiado lejos. Los elementos del régimen de inspección expiraron prematuramente, argumentaron, y el acuerdo socavó un pilar clave del esfuerzo de larga data de Washington para derrocar al gobierno iraní a través de la guerra económica. Sin embargo, ni la administración Trump ni los que apoyan la actual política de Estados Unidos en el Medio Oriente han presentado una política viable para abordar el comportamiento iraní. En cambio, como Nicholas Miller escribió en Twitter, las políticas de la administración Trump son “peligrosamente escalofriantes” y, lo que es más importante, han cedido influencia diplomática y coercitiva a Irán. El resultado ha sido empujar a Estados Unidos a una posición en la que tiene que contemplar ataques aéreos, una elección que no entusiasma ni a Trump ni a la oposición demócrata, o simplemente hacer más de lo mismo y aplicar más sanciones.

Washington no tiene ningún plan para traducir las sanciones contra Irán en éxito diplomático. El resultado es una política de escalada que, de manera contradictoria, crea condiciones que favorecen la política iraní de conflicto por cliente para manejar la escalada y dañar las relaciones estadounidenses con sus socios del Golfo Árabe. Por esta razón, es importante que Washington cambie de rumbo, tome la iniciativa diplomática y trabaje junto a sus aliados europeos para explorar formas de aumentar el acuerdo nuclear, que sigue siendo operativo a pesar de la retirada de Estados Unidos. Estados Unidos podría aliviar aún más las tensiones regionales presionando para que se ponga fin a la guerra en Yemen e iniciando una conversación de alto nivel con Irán sobre la seguridad regional.

Irán también puede aplicar la máxima presión

La colaboración con Irán no resolverá todos los problemas de la región ni disuadirá el apoyo de Teherán a sus clientes en Oriente Medio. Por ejemplo, el Plan de Acción General Conjunto no exigía que el Irán rompiera los vínculos con Hezbolá en el Líbano ni con los Hutíes en el Yemen, donde el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica exportaba misiles balísticos para atacar objetivos en la Arabia Saudita. Para la administración Obama, el acuerdo nuclear de 2015 tenía la intención de “silenciar” las preocupaciones sobre el programa nuclear de Irán, para que pudiera centrarse más en los intereses de Estados Unidos en Asia, y facultar a los militares y aliados regionales de Estados Unidos para competir con Irán en formas que no sean la guerra.

Esta política fue efímera y fue reemplazada por el enfoque de “presión máxima” de la administración Trump, que busca utilizar sanciones económicas para, en teoría, obligar a Teherán a hacer concesiones a los Estados Unidos. Estas concesiones, enumeradas en 12 puntos separados, equivaldrían a una capitulación. Es imposible imaginar que el actual régimen iraní haga estas cosas. Como tal, parece claro que la verdadera intención de la administración de Trump es el cambio de régimen, a pesar de las afirmaciones del Secretario de Estado Mike Pompeo en sentido contrario.

El pensamiento estadounidense sobre Irán se ha visto obstaculizado por la suposición de que la República Islámica no responderá a las provocaciones de Estados Unidos para aumentar su propia influencia. Mucho ha cambiado en el Golfo en los 32 años transcurridos desde la última crisis de misiles con Irán. La postura de fuerza de Estados Unidos ha aumentado significativamente. Washington ha construido grandes bases aéreas en Qatar y los Emiratos Árabes Unidos y ha ampliado su presencia naval en Bahrein. Del mismo modo, el Irán ha ido aumentando constantemente su arsenal de misiles.

Estados Unidos, por supuesto, es el más fuerte de los dos actores y puede, si así lo decide, utilizar la fuerza para derrocar al gobierno iraní. Sin embargo, cualquier acción de este tipo invitaría a las represalias iraníes y obligaría necesariamente a Estados Unidos a lidiar con el día después del colapso estatal en un país que ha estado entrenado para luchar contra la guerra irregular desde 1979. Teherán podría responder utilizando a sus clientes, o atacar bases regionales dentro del alcance de los misiles iraníes donde no se ha construido infraestructura para proteger a los bombarderos y barcos vulnerables (y muy caros). La vulnerabilidad de las bases estadounidenses a los ataques con misiles iraníes debería hacer sonar la alarma en Washington. Una mirada superficial a las imágenes satelitales de la base más importante de Estados Unidos en el Medio Oriente, Al Udeid en Qatar, revela aviones estacionados al aire libre, sin muchos refugios endurecidos para proteger el costoso hardware de Estados Unidos de un ataque con misiles. Los analistas más preocupados por “señalar la determinación de Estados Unidos” en respuesta a las provocaciones iraníes a menudo no consideran la vulnerabilidad de Estados Unidos ante el ataque iraní, lo que se subrayó recientemente con la decisión de Trump de robar dinero para mejorar las bases aéreas en Oriente Medio y en todo el mundo para pagar el vallado de la frontera.

La brecha de credibilidad: un legado de las guerras eternas

Los problemas de Washington en Oriente Medio no se derivan de las dudas iraníes sobre la supremacía militar estadounidense. Las fuerzas armadas de Irán no pueden competir con las de Estados Unidos. Sin embargo, Teherán tiene el lujo de asumir que Washington ni siquiera considerará una invasión a gran escala del territorio iraní. Los costos de tal acción son demasiado altos, y después de Irak y Afganistán ningún líder de Estados Unidos, de ninguna de las dos partes, lo propondría. En cambio, Irán puede asumir con seguridad que Washington debatirá las opciones de política rodeado de restricciones políticas, y vacilar entre un ataque limitado con misiles de crucero o más sanciones. En cada caso, el régimen no será derrocado ni amenazado seriamente.

Esta realidad da a Irán flexibilidad táctica para reclamar ataques sólo cuando le interesa. Para el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, trabajar con clientes le permite provocar a Washington y atacar a sus aliados con relativa impunidad. Como resultado, el liderazgo árabe de la región parece irresponsable, y Washington parece débil. Armados con esta caja de herramientas coercitiva, los diplomáticos iraníes pueden fingir ignorancia cuando se les acusa de malversación regional y martillar a Washington por implicar a Irán sin pruebas suficientes. Esta estrategia es coherente y eficaz, en gran medida porque la confianza mundial en Washington es baja y el apoyo popular a los monarcas árabes es casi inexistente.

Un llamado a la distensión

En el último “ojo por ojo” con la República Islámica, Estados Unidos tiene varias desventajas en términos de opinión mundial. El presidente es impopular en gran parte del mundo, y Washington, y no Teherán, es visto como responsable de desencadenar la reciente crisis al abandonar el acuerdo nuclear. Sin el apoyo de los aliados, o por lo menos, la tibia aquiescencia a una política estadounidense, Estados Unidos luchará para obtener apoyo político para la acción coercitiva, que va desde sanciones hasta ataques militares. Si se asume que la administración Trump no está preparada para usar la fuerza necesaria para alterar el comportamiento iraní, es prudente preguntar cómo Washington pretende poner fin a la política de máxima presión de Irán y convertir el deseo de Irán de aliviar las sanciones en un resultado positivo para los intereses estadounidenses.

Puede que sea impopular, pero un enfoque estadounidense más coherente con respecto al reciente ataque a las instalaciones petrolíferas saudíes sería mantener, una vez más, conversaciones de alto nivel. Estas conversaciones deberían ser amplias y tener por objeto abordar las tensiones regionales. Este esfuerzo debería centrarse en encontrar un terreno común en relación con las guerras de Yemen y Afganistán, donde tanto Estados Unidos como Irán tienen interés en presionar a los talibanes, así como en cuestiones nucleares y de misiles.

Estas conversaciones no carecerán de precedentes. Estados Unidos ha hablado en secreto con este grupo actual de elites iraníes de forma intermitente durante casi 20 años, sobre cuestiones de seguridad regional y durante las negociaciones del acuerdo nuclear. Este enfoque también ganaría el apoyo de los aliados más importantes de Estados Unidos en Europa. En cuanto a la cuestión nuclear, Estados Unidos sería prudente tomar el “sí” como respuesta y aceptar la propuesta francesa de ofrecer a Irán una carta de crédito de 15.000 millones de dólares para acceder a los ingresos del petróleo a cambio del cumplimiento por parte de Irán del acuerdo nuclear, así como la promesa de volver a las conversaciones con Europa sobre una propuesta colectiva para negociar un mayor alivio de las sanciones a fin de ampliar las concesiones iraníes a su programa de misiles. Estados Unidos y Europa estaban cerca de llegar a un acuerdo sobre un “JCPOA plus” diseñado para aumentar el pacto nuclear con límites en el programa de misiles de Irán.

Este enfoque puede provocar la ira de Israel y de los Estados árabes del Golfo, similar a la reacción contra el Plan de Acción Integral Conjunto. Pero, en los casi 500 días desde que Estados Unidos anunció su retirada del acuerdo nuclear, las tensiones en la región han empeorado, Irán ha logrado separar a los Emiratos Árabes Unidos de Arabia Saudita en la guerra de Yemen, y la política israelí se ha limitado a “cortar el césped” y a golpear objetivos ligados a Irán en Irak y Siria. Una estrategia más útil sería combinar los fines con los medios e impulsar objetivos provisionales alcanzables, como el cese de los ataques con misiles iraníes, como parte de un conjunto más amplio de conversaciones para calmar las tensiones regionales. Esto requeriría una solución para Yemen, junto con una mirada dura e introspectiva entre los aliados de Estados Unidos sobre cómo competir con Irán, pero sin hacer la destrucción del régimen objetivo, y en su lugar proponer formas realistas de manejar las tensiones de manera que no haya guerra. Este enfoque es la base de una política de contención, no de conflicto directo.

Este enfoque, basado en la diplomacia y en la contención, puede no ser popular. La diplomacia rara vez está en Washington. Los críticos acusarían a la administración de recompensar el mal comportamiento, aunque ellos mismos no podrían presentar una alternativa creíble y real al statu quo. Los críticos también argumentarán que este enfoque socava la credibilidad y la determinación de Estados Unidos, sin señalar que la credibilidad de Estados Unidos es baja donde más importa, en Irán, y que los líderes de Washington no tienen la determinación de derrocar al régimen iraní. Finalmente, muchos argumentarán que Estados Unidos necesita “restablecer la disuasión”, mientras que significa la necesidad de usar la fuerza para forzar cambios en el comportamiento iraní, y no admitir que una estrategia de “obligatoriedad” es escalofriante. Esto es particularmente cierto si el adversario no ve las amenazas estadounidenses como creíbles, o si el mensaje se confunde en un lío de tweets presidenciales contradictorios. Para disuadir verdaderamente a Irán, Estados Unidos tendría que estar dispuesto a usar la fuerza en nombre de sus aliados, en formas que pondrían en riesgo la vida de Estados Unidos por la agresión iraní a objetivos regionales. Y, hasta la fecha, ningún político en Washington ha estado dispuesto a hacerlo. Por lo tanto, en esta realidad, es Irán el mejor situado para obligar.

Categorías: Opinión
Relacionado