Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

¿Cómo sería una guerra entre Estados Unidos e Irán

© factorcoahuila
0

La administración de Estados Unidos está utilizando sanciones para ahogar la economía de Irán, y en mayo desplegó un portaaviones, una batería de misiles de defensa y cuatro bombarderos a Oriente Medio. Washington evacuó a personal más pequeño de su embajada en Bagdad, citando información que sugiere que Irán está listo para comprometer a objetivos estadounidenses utilizando a sus aliados en el extranjero.

Estados Unidos también dijo que es casi seguro que Irán dañó petroleros que enarbolan las banderas de Arabia Saudita, Noruega y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). También afirman que Irán ha instalado misiles en pequeñas embarcaciones en el Golfo Pérsico. A principios de mayo, el ex asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, amenazó públicamente con responder a cualquier ataque de Irán, si es provocado “ya sea por poder, por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica[sic] o por milicias regulares iraníes”.

La buena noticia es que la situación no es tan mala como parece. Ninguna de los autores, excepto Bolton, parece querer la guerra. La estrategia militar de Irán es mantener las tensiones bajas y evitar la confrontación directa con Estados Unidos. Washington ha tomado una postura dura, incluyendo el reciente despliegue de tropas, pero este paso no ha sido consistente ni inusual. Si los Estados Unidos se hubieran preparado realmente para la guerra, el flujo de equipo militar y militar hacia la región habría sido mucho mayor.

La mala noticia es que la guerra todavía puede ocurrir. Incluso si ninguna de las partes quiere luchar, los errores de cálculo, las señales perdidas y la lógica de la escalada pueden convertir incluso un pequeño choque en un incendio regional, con consecuencias devastadoras para Irán, Estados Unidos y Medio Oriente.

Es probable que el conflicto comience con un pequeño ataque iraní contra un objetivo relacionado con Estados Unidos, y que Teherán niegue su participación. Los líderes de Irán en este escenario deciden que es hora de confrontar al presidente estadounidense Donald Trump. Milicias chiíes en Irak, vinculadas a Irán, atacan un convoy militar estadounidense en Irak, matando a varios soldados, o agentes iraníes atacan otro petrolero en el Golfo Pérsico, esta vez causando un derrame de petróleo. Teherán sabe por experiencia pasada que tales ataques no conducen a una respuesta directa de Washington, siempre y cuando el liderazgo de Irán niegue su papel en ellos. Los fiscales iraníes en Irak, por ejemplo, mataron a unos 600 soldados estadounidenses entre 2003 y 2011 con poco efecto en Irán (mientras tanto, estas acciones aumentaron significativamente las pérdidas estadounidenses y contribuyeron a terminar con la ocupación de Irak).

Pero esta vez todo es diferente. Después del ataque iraní, la administración Trump decide atacar varios objetivos militares en Irán, así como atacar objetivos sirios en 2017 y 2018 después de que el régimen del presidente Bashar al-Assad utilizara armas químicas. Utilizando medios aéreos y marítimos ya utilizados en Oriente Medio, Estados Unidos está atacando un puerto iraní o un campo de entrenamiento para combatientes chiítas iraquíes en Irán. A través de canales públicos y privados, el gobierno de Estados Unidos informa que ha dado un solo golpe para “restaurar la disuasión”, y que si Irán se retira, ya no enfrentará consecuencias. Idealmente, los líderes iraníes se están retirando y ahí es donde termina.

Pero, ¿y si Irán hace algo diferente de Assad? Después de todo, Assad luchó por su supervivencia en años de guerra civil y comprendió que era mejor no involucrar a Estados Unidos en esa lucha. El líder iraní tiene muchas más opciones que el asediado presidente sirio. La República Islámica de Irán puede utilizar sus proxys en Afganistán, Irak, Líbano, Siria y Yemen para atacar a Estados Unidos y a sus aliados. Tiene un arsenal de misiles balísticos que podrían alcanzar las bases estadounidenses en Bahrein, Kuwait, Qatar, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Las minas terrestres y los misiles antiaéreos iraníes pueden causar estragos en el Estrecho de Ormuz y hacer subir los precios mundiales del petróleo. Irán tiene la capacidad de cerrar una parte significativa de la producción petrolera saudí mediante sabotajes agresivos o ciberataques, y sus unidades paramilitares secretas, conocidas como fuerzas Quds (Jerusalem), pueden atacar objetivos estadounidenses en todo el mundo.

Existe un claro malentendido entre Estados Unidos e Irán, especialmente en situaciones en las que ambos actores toman decisiones bajo presión, en un entorno que consume mucho tiempo, basado en información incierta y en una atmósfera de profunda desconfianza mutua. Irán puede percibir erróneamente un solo ataque de Estados Unidos como el comienzo de una campaña militar masiva que requiere una respuesta inmediata y dura. El riesgo de que Estados Unidos envíe señales confusas a los iraníes es particularmente alto, dada la tendencia de Trump a Twitter y el hecho de que su asesor de seguridad nacional ha establecido una agenda más ambiciosa que la suya (Trump).

Ambos países se enfrentarán también a un grave dilema de seguridad cuando las medidas defensivas de cada una de las partes parezcan ser agresivas hacia la otra. Supongamos que, en tiempos de crisis, los Estados Unidos deciden enviar portaaviones, acorazados, bombarderos y combatientes a la región para protegerse a sí mismo y a sus aliados. Los líderes militares de Irán concluirán que Washington se está preparando para un ataque mayor. De manera similar, imagínese que Irán decide proteger sus misiles y minas de un ataque preventivo de Estados Unidos sacándolos del almacén y esparciéndolos por una gran área. Estados Unidos podría interpretar medidas defensivas como prepararse para una escalada brusca y responder con el ataque preventivo que Irán trató de evitar.

En un caso, todas estas presiones crecientes llevaron a un conflicto más amplio. Estados Unidos está hundiendo varios barcos iraníes y atacando puertos e instalaciones militares. Irán está plantando minas y atacando barcos estadounidenses en el Golfo Pérsico. Los aliados de Irán están matando a docenas de tropas estadounidenses, trabajadores humanitarios y diplomáticos en la región, y los misiles iraníes están apuntando a las bases estadounidenses en Bahrein, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, causando daños limitados. A cada paso, Irán trata de preservar su rostro mostrando determinación y sin detenerse ante una guerra total. Washington, con la intención de “restaurar la contención”, está respondiendo cada vez más agresivamente. Pronto, ambos se verán envueltos en hostilidades a gran escala.

En ese momento, los Estados Unidos tendrán que elegir entre seguir escalando ojo por ojo o aplastar al enemigo y destruir la misma cantidad de sus recursos militares que durante la Operación Tormenta del Desierto contra el Iraq en 1991. El Pentágono recomienda que demos un gran paso para no dejar a las fuerzas estadounidenses vulnerables a nuevos ataques iraníes. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, apoya el plan. Trump está de acuerdo, viendo el ataque a gran escala como la única manera de prevenir su propia humillación.

Estados Unidos está enviando unos 120.000 soldados a sus bases en Oriente Medio, cifra que se aproxima a los 150.000-180.000 soldados desplegados en Irak entre 2003 y 2008. Los aviones estadounidenses están atacando objetivos iraníes convencionales y la mayor parte de la infraestructura nuclear de Irán en Natanz, Fordow, Arak e Isfahan. Hasta ahora, los militares no han iniciado una invasión terrestre y no pretenden derrocar al régimen de Teherán, pero hay fuerzas terrestres desplegadas en la región, listas para invadirla si es necesario.

El ejército iraní pronto será derrotado, pero no antes de que comience un poderoso contraataque total. Activarán los ataques de pequeños enjambres de submarinos contra las fuerzas americanas en el Golfo Pérsico. Los ataques con cohetes, los ciberataques y otros actos de sabotaje contra las instalaciones petroleras en el Golfo Pérsico están obligando a los precios mundiales del petróleo a subir rápidamente durante semanas o meses, posiblemente a 150 dólares o más por barril. Irán lanza tantos misiles como puede en las bases militares de Estados Unidos. Muchos misiles fallaron, pero algunos dieron en el blanco. Los representantes iraníes atacan a las tropas estadounidenses en Afganistán, Irak y Siria. Los insurgentes husitas en Yemen, apoyados por Irán, están intensificando sus ataques con misiles contra Arabia Saudita. Irán puede incluso intentar lanzar ataques terroristas contra embajadas o instalaciones militares de Estados Unidos en todo el mundo, pero es probable que fracase, ya que esos ataques son difíciles de ejecutar con éxito.

Israel podría verse arrastrado al conflicto a través de enfrentamientos con Hezbolá, un grupo paramilitar chiíta y un partido político en el Líbano. Irán tiene una enorme influencia sobre Hezbolá y podría empujar a este grupo a atacar a Israel utilizando su arsenal de 130.000 misiles en un esfuerzo por aumentar el coste del conflicto para Estados Unidos y uno de sus aliados más cercanos. Es probable que un ataque de este tipo aplaste el sistema de defensa de misiles Iron Dome de Israel, dejando a los israelíes sin otra opción que invadir las fortalezas de Hezbolá en el sur del Líbano y posiblemente en el sur de Siria. Lo que comenzó como una escaramuza entre Estados Unidos e Irán se ha convertido ahora en una guerra que abarca toda la región, causando grandes pérdidas no sólo para los líderes y el pueblo iraníes. Estados Unidos, Israel, Líbano, los países del Golfo y otros actores regionales han sufrido grandes pérdidas, tanto humanas como financieras.

Estados Unidos podría tropezar con una operación de cambio de gobierno como lo hizo en Irak y Libia. Incluso cuando cesen las grandes operaciones militares, el conflicto no terminará. Es difícil erradicar a los representantes iraníes con tácticas de combate convencionales, y su objetivo serán las fuerzas y socios de Estados Unidos en el Medio Oriente en los años venideros. Los ataques aéreos de Estados Unidos retrasarán el programa nuclear de Irán, de 18 meses a 3 años. Pero los ataques aéreos no pueden destruir el conocimiento científico, y el conflicto podría empujar a Irán a continuar el programa bajo tierra y construir verdaderas armas nucleares, un objetivo que hasta ahora se ha abstenido de alcanzar.

Además, incluso si los Estados Unidos entraran en conflicto con la esperanza de debilitar militarmente a Irán, pronto se enfrentarían a llamamientos en casa y desde Jerusalén, Riad y Abu Dhabi para derrocar a la República Islámica. Como resultado, Estados Unidos podría decidir emprender una operación de cambio de régimen como la que llevó a cabo en Irak en 2003 y en Libia en 2011, pero a una escala mucho mayor esta vez. Hoy en día, Irán tiene una población de 80 millones de habitantes, más del triple de la que tenía al comienzo de la guerra de Irak. La topografía del país es mucho más compleja que la de Irak. El costo de la invasión eventualmente alcanzará billones de dólares. A ello se suman los efectos desestabilizadores de la crisis de los refugiados procedentes de un vasto país del tamaño de Afganistán, Irak y Siria juntos.

En cambio, Estados Unidos podría intentar organizar el colapso de la República Islámica sin invasión, como lo hizo en Irak en la década de 1990. Pero a diferencia de muchos países de Oriente Medio que se han vuelto inestables en los últimos años, Irán no es un producto artificial del colonialismo europeo. Es un producto de una civilización milenaria cuyo nacionalismo está profundamente arraigado en la conciencia pública. Es poco probable que los iraníes respondan a una guerra importante con Estados Unidos, acusando a su propio liderazgo de fracasar e intentando derrocarlo. Incluso si lo hicieran, el resultado más probable sería una transición del gobierno clerical a una dictadura militar dirigida por el poderoso Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC). En el peor de los casos, un colapso interno conduciría a una guerra civil, como fue el caso de los varios vecinos de Irán, creando potencialmente refugios para terroristas y gigantescos flujos de refugiados.

Incluso si se excluyen los peores escenarios, cualquier guerra con Irán podría llevar a Estados Unidos a verse envuelto en otro conflicto en Oriente Medio en los próximos años. Es probable que la guerra y sus consecuencias cuesten cientos de miles de millones de dólares, y no sólo Trump, sino también los futuros presidentes de Estados Unidos, tendrán que lidiar con todo esto. Esta situación significaría el fin de la supuesta transición de los Estados Unidos a la competencia de las grandes potencias con Rusia y China.

Es probable que las partes se den cuenta de estos peligros, sobre todo el gobierno iraní, para el cual una guerra con Estados Unidos sería catastrófica. Y por esa razón, ambas partes evitarán una guerra importante. Pero a veces ocurren guerras que nadie necesita. Las administraciones de Trump y de la República Islámica de Irán deben tener más cuidado de no enviar a sus países a una peligrosa y costosa espiral de violencia. De lo contrario, la situación se descontrolaría rápidamente.

Vía Anf Russian

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More