X

Una guía de cómo combatir eficazmente el BDS

Ilustrativo: simpatizantes de BDS que protestan en Nueva York, octubre de 2015. (Página de Facebook de BDS a través de JTA)

En la tarde del 24 de abril, supe que un panel estaba programado para fomentar un “diálogo comunitario” sobre “Palestina y Justicia Social” en la Escuela Washington Waldorf en Bethesda, Maryland, al día siguiente. Me sorprendió de inmediato la ausencia de la palabra “Israel”.

El panel incluiría tres defensores del movimiento BDS: el reverendo Graylan Hagler de la Iglesia Unida Congregacional de Plymouth en Washington, Omar Baddar, del Instituto Árabe Americano, y Phyllis Bennis, de Jewish Voice for Peace.

En unas pocas horas, seis miembros del Equipo de Respuesta de la Alianza por Israel (cinco colegas y yo) se prepararon para asistir al evento investigando los puntos de vista y las declaraciones anteriores hechas por los oradores y formulando preguntas para exponer sus revisiones históricas anticipadas y su descripción de los israelíes y sionistas como “racistas”.

Horas antes del evento, uno de los miembros de nuestro equipo se enteró de que la ubicación había cambiado de la Escuela Waldorf a la Iglesia Unitaria Cedar Lane, un edificio modesto en un entorno tranquilo y bucólico, con banderas arcoiris que bordean su camino de entrada. Mientras pasaba por delante de las banderas, pensé en el exuberante desfile del orgullo gay al que asistí en Tel Aviv y, en contraste, en la reciente muerte del comandante de Hamas, Mahmoud Ishtiwi, quien fue ejecutado por sus ex soldados por el «crimen» de entablar relaciones homosexuales.

Después de acomodarnos a nosotros mismos, el moderador nos informó que la Escuela Waldorf había cancelado el evento en un esfuerzo por censurar las voces palestinas y silenciar las preocupaciones de los derechos humanos de los palestinos, lo que describió como una táctica común de que “Trump apoya a los judíos”, elogió a los miembros del comité de diversidad de la Escuela Waldorf que habían planeado el evento, y les pidió que se presentaran y fueran reconocidos.

Omar Baddar fue el primer panelista en hablar, y comenzó comentando la “ironía” de la cancelación, dado que el panel fue invitado a presentar la “narrativa palestina”, desconocida para una comunidad en la que la “narrativa israelí” dominaba el discurso.

El tema de la victimización palestina a manos de los sionistas y la administración estadounidense continuó durante toda la noche. Los panelistas mantuvieron su mensaje constante de inocencia palestina al omitir toda mención de la agresión árabe contra Israel. Hablaron de la “Nakba”, la palabra árabe para la “catástrofe” de 1948, sin mencionar que cinco naciones árabes atacaron a Israel para buscar su destrucción.

Como era de esperar de los defensores de BDS, los oradores también usaron un lenguaje inflamatorio como “la limpieza étnica ocurrió cuando se creó Israel”, “Israel dispara a civiles desarmados”, e Israel es “un Estado de apartheid”. Y, por supuesto, los revisionistas históricos salpicado toda la noche con declaraciones inexactas como, “La ocupación de Gaza nunca terminó” y “El sionismo fue un proyecto colonial”. Como si fuera una señal, el público respondió sacudiendo la cabeza para expresar su enojo ante la falsa imagen de Israel creada ante sus ojos.

A pesar de la notable disposición de los oradores para transmitir inexactitudes históricas, los comentarios más siniestros de la noche fueron los hechos sobre los judíos. El odio del reverendo Hagler hacia el pueblo judío era palpable, lo que transmitió acusando a los judíos de eclipsar el sufrimiento de los afroamericanos. “Mis familiares no llegaron a Ellis Island; mis familiares llegaron a los barcos de esclavos”, proclamó, al tiempo que contaba amargamente el mensaje que creció al escuchar: “El racismo es menos trágico que lo que les sucede a los judíos”.

Phyllis Bennis ofreció una versión bifurcada del odio al judío de Hagler argumentando que hay buenos judíos y malos judíos. Permaneciendo fiel al principio central de la Voz judía para la paz, ella describió a los sionistas como los malos judíos: colonizadores codiciosos y narcisistas egoístas que no se preocupan por el sufrimiento de sus vecinos palestinos. Luego describió a los buenos judíos, como ella misma, quienes se oponen al Estado de Israel, como miembros de la sociedad universal de “guerreros de la justicia social” dignos de una insignia de honor que se auto justifica.

Tal vez en la declaración más obscena de la noche, Bennis comparó a los sionistas con los cosacos asesinos que sometieron a los judíos rusos a una violencia indecible durante los pogromos de principios del siglo XX. Bennis argumentó que los sionistas explotaron el sufrimiento y la vulnerabilidad de los sobrevivientes de los pogromos rusos al presionarlos a ir a Israel en lugar de quedarse y luchar junto a otros rusos perseguidos, la “opción más noble”.

Una vez que comenzó la sesión de preguntas y respuestas, tres miembros de nuestro grupo se pusieron en acción con calma y se dirigieron a la parte frontal de la sala para el micrófono. Nuestra primera pregunta se refirió a cómo los boicots a las compañías israelíes llevan a la pérdida de empleos y la pérdida del seguro de salud para los trabajadores palestinos; el segundo abordó la opresión de los palestinos bajo Hamas y la Autoridad Palestina, y el sufrimiento de los palestinos en el Líbano y Siria; y el tercero se centró en por qué el BDS no aborda las violaciones de derechos humanos cometidas por Corea del Norte, Siria y otros países que participan en atrocidades mucho peores de lo que afirman que ocurre en Israel.

Los panelistas quedaron notablemente sorprendidos por nuestras preguntas, respondiendo con destellos de ira, respuestas entrecortadas y las omnipresentes tácticas de desviación de BDS. “Esto no es un panel equilibrado. Tampoco estaba destinado a serlo”, respondió Bennis. “Esto no es una – cita – sociedad equilibrada. La prensa. Nuestras escuelas. No sé qué libros de escuela usas precisamente en esta escuela, pero los palestinos son borrados de la historia en las clases de historia de los Estados Unidos … así que un pequeño rechazo de tener un programa donde no había necesidad de tener – cita – el otro lado representado porque ese otro lado está en la portada de The New York Times …”

Si bien no pensamos que nuestras preguntas harían que los oradores reconsideraran sus posiciones, nuestras preguntas alertaron al público sobre las evidentes omisiones en las presentaciones de los panelistas y su falta de imparcialidad. Lo más importante es que nuestra presencia y nuestras palabras penetraron en la burbuja de adoctrinamiento en la que se basan los proponentes de BDS para reclutar nuevos miembros.

Con la ayuda de libros de jugadas, talleres de capacitación, orientación docente y vastos presupuestos, los líderes de BDS son expertos en seducción social: persuaden a los estadounidenses bien intencionados que saben poco sobre el conflicto palestino-israelí o sobre la historia del Israel moderno para unirse a su culto club de “verdaderos creyentes”.

Sin la presencia física y la respuesta inmediata de las personas que entienden las complejidades del conflicto y que saben qué preguntas plantear, la máquina de BDS continuará rodando por nuestros campus, escuelas, iglesias e incluso nuestras sinagogas, aplastando el diálogo y puliendo datos históricos del terreno. Esa ausencia de intervención proporciona combustible para su máquina y envía una señal a sus nuevos reclutas de que deben tener razón.

Espero que los líderes de las comunidades judías de todo Estados Unidos comiencen a darse cuenta de que para frenar y, finalmente, erradicar, el control siniestro que tiene la campaña de BDS en muchos de nuestros niños y en un número creciente de comunidades en todo el Reino Unido. Estados, ahora es necesario un enfoque más proactivo e intervencionista.

Categorías: Opinión