Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Irán utiliza la tortura y la ejecución para desafiar los Derechos Humanos

Por: Uzay Bulut / En: Gatestone / Traducción de Noticias de Israel

republica

Más de una docena de presos políticos en Irán iniciaron recientemente una huelga de hambre para protestar por las indescriptibles condiciones en las que han estado viviendo desde su encarcelamiento, por sus actividades a favor de los derechos civiles, según Mahmood Amiry-Moghaddam, portavoz de la ONG, Derechos Humanos de Irán (IHR).

Amiry-Moghaddam, un neurocientífico que huyó a Noruega desde la República Islámica a principios de la década de 1980, dijo a Gatestone:

“Aparte de ser colocados con delincuentes comunes, a menudo peligrosos, muchos se encuentran en mal estado de salud. No hay higiene en la cárcel. Sufren de abuso a manos de los guardias de la prisión”.

Amiry-Moghaddam siguió con esto:

“Las autoridades de Irán a menudo utilizan las malas condiciones mencionadas para ejercer presión adicional sobre los prisioneros políticos. En junio, Alireza Shir Mohammad Ali, un joven preso arrestado por sus trabajos en las redes sociales, fue asesinado por otros dos prisioneros. Esto fue después de que le dijo a las autoridades de la prisión que su vida estaba en peligro, e incluso se declaró en huelga de hambre para protestar. Pero sus súplicas fueron ignoradas y fue asesinado. Uno de sus compañeros de celda, Soheil Arabi, ha estado en huelga de hambre por la misma razón. Mientras tanto, las autoridades iraníes secuestraron a la madre de Arabi, debido a las entrevistas que dio sobre su hijo a organizaciones de derechos humanos y a los medios de comunicación persa fuera de Irán”.

Además, según el último Informe Anual sobre la Pena de Muerte en Irán, “la tortura se utiliza ampliamente contra los sospechosos después de su detención y en la fase previa al juicio para obtener una confesión”, a pesar de que “el artículo 38 de la Constitución iraní prohíbe todas las formas de tortura y las confesiones forzadas”.

El informe también afirma que las prácticas mencionadas “no se limitan únicamente a los que tienen cargos políticos o relacionados con la seguridad”.

De hecho, el informe lo revela:

“Casi todos los reclusos detenidos por delitos relacionados con las drogas han permanecido en régimen de aislamiento y han sido sometidos a torturas físicas en la fase de investigación posterior a su detención, a la vez que se le ha denegado el acceso a un abogado. En muchos casos, las confesiones proporcionadas durante la detención han sido la única prueba sobre la que el juez ha podido basar su veredicto. La tortura también se utiliza en otros casos penales de violación o asesinato en los que no hay suficientes pruebas contra el sospechoso. En 2014, a un hombre que había confesado el crimen pero que fue absuelto de todos los cargos 48 horas antes de que se llevara a cabo su ejecución, se le preguntó por qué había confesado un asesinato que no había cometido. Me golpearon tanto que pensé que si no daba una confesión falsa moriría durante el interrogatorio”.

“El Código Penal iraní ha descrito varios métodos de ejecución, como el ahorcamiento, el fusilamiento, la crucifixión y la lapidación. Sin embargo, el ahorcamiento ha sido el método principal de ejecución y el único utilizado desde 2010”.

Amiry-Moghaddam también dijo a Gatestone que, como resultado de la tortura durante el interrogatorio y la falta de un juicio justo, muchos iraníes han sido ejecutados injustamente:

“En lo que va de 2019 (sólo los últimos seis meses), al menos 140 personas han sido ejecutadas y el 80% de ellas han sido acusadas de asesinato. Al menos dos de ellos eran menores de 18 años. Una persona ejecutada en junio fue acusada de espionaje para los Estados Unidos”.

En 2018, al menos 273 personas, siete de las cuales eran menores de edad, fueron ejecutadas, el 70% bajo cargos de asesinato. Treinta y ocho personas fueron condenadas a muerte por vagas acusaciones de ‘corrupción terrenal’ y moharebeh (guerra contra Dios), una acusación que a menudo se usa contra prisioneros políticos. Las autoridades iraníes afirman que no hay presos políticos en Irán y que los ejecutados por tales cargos son “terroristas”, “pero en realidad las autoridades iraníes utilizan la pena de muerte como el principal instrumento para infundir y propagar el miedo en la sociedad civil, con el fin de contrarrestar las protestas contra el régimen”.

Sin embargo, el asesinato y la “corrupción terrenal” no son los únicos delitos que se castigan con latigazos, lapidaciones o la muerte. Otros cargos que incurren en tal castigo incluyen adulterio, relaciones entre personas del mismo sexo y “maldecir al Profeta del Islam, a cualquiera de los otros grandes profetas o por acusar a los imanes infalibles y a la hija del Profeta Mahoma, Fátima Zahra, de sodomía o fornicación”.

En respuesta a los informes sobre la renuencia de Europa a reimponer sanciones contra Irán, a pesar de que el régimen anunció recientemente que, “por primera vez”, había roto los términos del acuerdo nuclear de 2015, dijo Amiry-Moghaddam a Gatestone:

«La comunidad internacional, especialmente la Unión Europea, que mantiene buenas relaciones con Teherán, haría bien en prestar más atención a las violaciones de los derechos humanos del régimen iraní. Nosotros[los defensores de los derechos humanos] queremos que el mundo ponga los derechos humanos en el primer lugar de la agenda en su diálogo con Irán. No queremos una intervención militar, porque creemos que una guerra sólo prolongará la existencia del régimen. La escalada de la tensión militar es algo que las autoridades iraníes están buscando, como una forma de desviar toda la atención del mundo hacia el Golfo Pérsico, permitiéndoles así salirse con la suya abusando de su propio pueblo. Los dirigentes de la República Islámica consideran que el pueblo iraní que busca la libertad es su principal amenaza. A largo plazo, un Irán democrático que respete los derechos de su pueblo es la única garantía de paz y estabilidad sostenibles en el propio país y en toda la región».

Vía Gatestone Institute

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More