Noticias de Israel en español 24 horas en directo

La verdad sobre el ‘Papa de Hitler’: archivo de la época nazi puede responder una pregunta de 75 años

El anuncio del lunes por el Papa Francisco de que se abrirán dentro de un año los archivos secretos del Vaticano sobre el “Papa del Holocausto” hace que los investigadores esperen explicaciones sobre el silencio del Papa Pío XII sobre los crímenes nazis.

Pío ha sido ampliamente criticado, incluso apodado “el Papa de Hitler“, por aparentar haber hecho poco por detener el Holocausto, aunque algunos han argumentado que tomó medidas tras bambalinas para rescatar a los judíos.

La profesora Yehuda Bauer, investigadora principal del Holocausto, no confía en el Vaticano en este tema, al menos en base a la información limitada que ha proporcionado hasta el momento.

Para Pío, el asunto de los judíos era una molestia que debía ser tratada lo menos posible“, dijo Bauer a Haaretz. Pero, agregó, el clero italiano no estaba de acuerdo con el destino de los judíos en el Holocausto.

“Muchos de ellos escondieron judíos o apoyaron su ocultamiento, pero otros colaboraron con la policía fascista italiana. Parece que ambos bandos disfrutaron del apoyo del Vaticano, donde el motivo principal era mantener el poder de la iglesia“, dijo.

Bauer espera que los archivos del Vaticano puedan ayudar a responder las preguntas planteadas en las últimas décadas, incluida la medida en que Pío pudo haber estado involucrado en la ocultación de judíos en Italia y en el extranjero. Él dice que la mayoría de los investigadores (incluso en el museo del Holocausto Yad Vashem y el memorial en Jerusalem) creen que “no hay espacio para suponer que el Papa ordenó a nadie que no ocultara a judíos o expresó temor de que, si lo hicieran, serían perjudicados“.

Por otro lado, “también puede resultar que no encontremos ningún refuerzo sustancial de que Pío haya insinuado claramente sobre la necesidad de esconderse y rescatar” a los judíos, agregó Bauer.

El Papa Francisco celebra una misa en la parroquia de San Crispino en el barrio de Labaro en las afueras de Roma, Italia, el 3 de marzo de 2019. AFP
El Papa Francisco celebra una misa en la parroquia de San Crispino en el barrio de Labaro en las afueras de Roma, Italia, el 3 de marzo de 2019.  (AFP)

Los partidarios de Pío dicen que su silencio se debió a varias razones, entre ellas el deseo de evitar cualquier retribución nazi si condenaba la persecución de los judíos; sus intentos de verificar si era posible salvar a los judíos mediante una intervención personal y discreta y el temor de que la Gestapo se hiciera cargo del Vaticano. Por estas razones, creen que el Papa dejó que el clero local respondiera al genocidio. Pero hasta el día de hoy no está claro si, en los pocos casos en que condenaron la persecución, como en Francia y los Países Bajos, ya sea por orden de Pío o por iniciativa propia. Los documentos pueden responder a esta pregunta también.

De particular interés para los estudiosos es la correspondencia entre el Vaticano y el nuncio papal apostólico en Budapest, Angelo Rotta, quien ha sido reconocido por Yad Vashem como un justo entre las naciones, el honor otorgado por Yad Vashem a los no judíos que arriesgaron sus vidas para salvar a los judíos durante el holocausto. Estas cartas pueden informar a los investigadores sobre el grado de participación del Papa en las acciones de Rotta para salvar a los judíos húngaros y si buscó rescatar a los judíos que se habían convertido al cristianismo o que habían temido genuinamente por el destino de todos los judíos en el Holocausto.

Rotta tomó medidas para rescatar a los judíos húngaros durante la ocupación nazi de Hungría, desde el 19 de marzo de 1944. Aconsejó al gobierno húngaro moderar sus planes con respecto a los judíos. El día que comenzaron las deportaciones de los judíos del país a los campos de exterminio, el 15 de mayo de 1944, protestó en nombre de la Iglesia, en vano. Pío no habló públicamente, pero hubo un intercambio de cartas durante el gobierno de Miklos Horthy. El 25 de junio de 1944, Pío envió un telegrama a Horthy pidiéndole que cambiara las políticas de Hungría hacia los judíos. El 7 de julio, Horthy detuvo la primera ola de deportaciones.

No hay duda de que los papas protestan, además de sus protestas … contribuyeron a la decisión de Horthy de detener las deportaciones“, escribió Sergio Itzhak Minerbi, un historiador y diplomático especializado en las relaciones del Vaticano con los judíos durante el Holocausto, en un periódico de Yad Vashem.

Después de que el Partido de la Cruz Flechada subiera al poder en Hungría el 15 de octubre de 1944, Rotta protestó dos veces contra el trato hacia los judíos. “Rotta hizo mucho con los representantes de las naciones neutrales para emitir documentos por parte del Vaticano para ayudar a proteger a los judíos“, escribió Minerbi. Estos documentos ayudaron a rescatar a 2.500 judíos de los asesinatos terroristas de la Cruz Flechada y el artículo concluye que todas estas acciones ayudaron a rescatar a los restos de los judíos de Hungría, pero también que el Papa no había emitido una sola condena pública contra las deportaciones de judíos a los campos de muerte.

Un hombre está parado frente a una pared con los nombres de las víctimas durante el Día Internacional del Holocausto en el Holocaust Memorial Center en Budapest, Hungría, el 27 de enero de 2019. (Bernadett Szabo / Reuters)
Un hombre está parado frente a una pared con los nombres de las víctimas durante el Día Internacional del Holocausto en el Holocaust Memorial Center en Budapest, Hungría, el 27 de enero de 2019. (Bernadett Szabo / Reuters)

La conclusión era que estas acciones eran demasiado tarde para los cientos de miles de judíos que ya habían sido deportados de sus aldeas a Auschwitz.

Otra correspondencia de los archivos que serían de gran interés para los investigadores es la que existe entre el nuncio papal en Eslovaquia, Giuseppe Burzio, y la secretaría del Vaticano. En octubre de 1941, Burzio envió al Vaticano un informe con información sobre los asesinatos sistemáticos de judíos. En marzo de 1942, envió otro informe en el que escribió que 80.000 judíos habían sido deportados de Eslovaquia a Polonia y muchos de ellos a “muerte segura”.

Las acciones de Burzio se sumaron a la de muchos otros nuncios papales en toda Europa que escribieron al pontífice sobre los asesinatos de judíos y apelaron a sus confidentes con la esperanza de obtener una declaración pública del Papa contra los horrores alemanes. Los archivos del Vaticano pueden tener las piezas finales del rompecabezas, incluidas las respuestas del Papa, instrucciones o una falta de ellas que pueden haber sido transmitidas a sus diplomáticos.

Minerbi escribió que Pío era “sobre todo” un diplomático que cuidaba los intereses de la iglesia más que otros valores que se suponía representaba. Añadió que el Papa parecía preferir enojar a los aliados al no condenar públicamente los asesinatos de judíos que enojar a Hitler, por lo que evitó levantar la voz en un momento en que pudo haber podido prevenir o al menos haber prevenido el genocidio.

El Vaticano ha defendido a Pío y ahora los historiadores, Yad Vashem y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel esperan que el Vaticano les brinde acceso gratuito a los materiales sin levantar obstáculos para aquellos que buscan echar un vistazo a las manchas de su pasado.

Hay una base para las esperanzas calificadas de Israel: en 1999, un equipo conjunto de historiadores judíos y católicos fue nombrado para observar las actitudes de Pío hacia los judíos durante el Holocausto. Su primer informe publicado en 2000 incluía conclusiones basadas en 11 volúmenes de documentos del Holocausto que el Vaticano había puesto a disposición de los historiadores. El informe dijo que entre 1938 y 45, Pío recibió informes detallados sobre la persecución de los judíos en países bajo ocupación nazi y hubo informes de deportaciones masivas y atrocidades nazis. El equipo también escribió, basándose en el material que revisó, que no estaba claro si Pío o cualquiera de los funcionarios superiores del Vaticano sabían que “algunas de las persecuciones y deportaciones eran parte de la solución final”.

En 2001, el equipo terminó su trabajo, después de lo que se describió como una falta de preparación por parte del Vaticano para proporcionar documentos relevantes de sus archivos. Líderes judíos de Nueva York que estuvieron involucrados en contactos con el Vaticano dijeron que su negativa a proporcionar acceso a los documentos mostraba que había un esfuerzo para evitar la finalización de un informe final que podría haber incluido conclusiones serias sobre las relaciones del Papa con los líderes del régimen nazi.

Fuente: Haaretz

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

SUSCRIPCIÓN
$0.00 El primer mes
  • A partir del segundo mes:
  • $1.37
  • Mensual
  • Discount Code: prueba