X

1080 hipócritas parlamentarios europeos firman contra la soberanía de Israel

Reuters

El 23 de junio, 1080 hipócritas parlamentarios europeos de 25 países europeos publicaron una carta a los gobiernos y líderes europeos en contra de la anexión israelí de la “Cisjordania”.

La ex líder del partido israelí de extrema izquierda Meretz, Zahava Galon, tuiteó el 24 de junio que estaba orgullosa de haber iniciado esta carta. Escribió que lo hizo junto con otros tres: la ex Meretz MK Naomi Chazan, el ex Fiscal General -bajo el Primer Ministro Yitzchak Rabin- Michael Ben-Yair y el ex miembro de la Knesset y presidente de la Agencia Judía Avraham Burg. Este último anunció en 2015 que se había unido a Hadash – parte de la Lista Conjunta (árabe).

En su carta los parlamentarios expresaron serias preocupaciones sobre “el plan del presidente Trump para el conflicto israelí-palestino y la inminente perspectiva de la anexión israelí del territorio de Cisjordania”. La carta continuó: “Estamos profundamente preocupados por el precedente que esto sentaría para las relaciones internacionales en general”.

Añadieron una gran falacia: “Durante décadas, Europa ha promovido una solución justa al conflicto israelo-palestino en forma de una solución de dos Estados en línea con el derecho internacional y las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de la ONU”.

No hay nada “justo” en lo que Europa ha estado promoviendo. En 2006, las únicas elecciones parlamentarias de la Autoridad Palestina dieron la mayoría a Hamas. Este movimiento, de acuerdo con su carta, tiene como objetivo cometer el genocidio de los judíos. El segundo y único partido palestino relevante es Fatah, que controla la Autoridad Palestina. Recompensa a los asesinos – o a sus familias – con pensiones.

Lo que la UE ha estado promoviendo – una solución de dos Estados en tal realidad, sólo puede calificarse como una “solución justa” en el infierno, o alternativamente si se busca un ejemplo clásico: en Sodoma y Gomorra. El abuso de la palabra “justa” se repite dos veces más en la carta.

Donde reside la hipocresía

Los firmantes de la carta afirman que la solución de dos Estados, de los cuales uno futuro está dirigido por promotores de asesinatos, es “de acuerdo con el derecho internacional”. De ser así, ese tipo de legislación puede ser, al menos en parte, una monstruosidad. La ONU es en parte un organismo antisemita. La mayoría de las resoluciones aprobadas en su Asamblea General anual están dirigidas sólo contra un país – Israel. Según la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA), tal discriminación es un acto antisemita.

Los firmantes también afirman en la carta que si Israel sigue adelante con la anexión – su expresión para lo que Israel llama ‘aplicar la soberanía’ – esta medida sería fatal para las perspectivas de paz entre Israel y Palestina. Por supuesto, estos hipócritas no se refieren a la extremadamente generosa propuesta de paz de 2008 del entonces primer ministro israelí Ehud Olmert, que fue rechazada por Mohammad Abbas.

Los firmantes repiten que la anexión israelí desafiará las normas más básicas que guían las relaciones internacionales, incluida la Carta de las Naciones Unidas. Las políticas de Irán con respecto a la destrucción de Israel sin duda desafían en gran medida la Carta de las Naciones Unidas. Nunca ha habido una carta de estos hipócritas que trate sobre esto.

La carta continúa diciendo que los firmantes están “profundamente preocupados por el impacto de la anexión en las vidas de israelíes y palestinos”. Hay pocas pruebas de que muchas de estas personas hayan mostrado alguna vez preocupación por la vida de los israelíes. De lo contrario, habrían producido cartas frecuentes sobre lo profundamente preocupados que están por el terrorismo palestino, las amenazas asesinas y otros delitos.

Los firmantes también están “profundamente preocupados” por el impacto de la anexión en el potencial desestabilizador de una región “a las puertas de nuestro continente”. Estos parlamentarios no enviaron una carta similar en relación con el acuerdo del Plan de Acción Integral Conjunto (PJCOA) iniciado por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, con Irán en 2015. Este plan tenía un enorme potencial de desestabilización en la región. Ese horrible potencial se ha convertido en una realidad…

Los firmantes citan al representante superior de la UE, Joseph Borrell, quien ha declarado que la anexión no podría pasar sin ser cuestionada. Aprecian a un hombre que no considera que las intenciones genocidas sean un problema. Se supone que estos hipócritas saben que Borrell ha declarado a Político que “Irán quiere acabar con Israel; no hay nada nuevo en eso. Tienes que vivir con ello”.

La carta continúa: “que el orden global basado en reglas es central para la estabilidad y seguridad a largo plazo de Europa”. De hecho, este orden supuestamente basado en reglas incluye la donación de dinero de la UE y los países europeos a la asesina Autoridad Palestina.

Una primera – e iniciada por los israelíes de izquierda

Esta carta no tiene precedentes. No hay situaciones en las que más de mil parlamentarios europeos se hayan reunido para enviar una carta a los gobiernos y líderes europeos.

Si uno pone la carta junto a la definición de la IHRA de antisemitismo, se encuentra que puede ser antisemita. Si no es así, ciertamente está muy cerca de serlo. La definición de la IHRA da como ejemplo de antisemitismo “aplicar un doble rasero contra Israel exigiéndole un comportamiento que no se espera ni se exige de ninguna otra nación democrática”.

Mientras que individualmente estos parlamentarios u otras personas en el extranjero tienen el derecho de oponerse a la política de Israel con respecto al territorio en disputa en Cisjordania, la unión con otros 1.079 no tiene precedentes.

El terrorismo musulmán amenaza a Europa. Sin embargo, estos hipócritas no se han unido para condenar la promoción inherente del terrorismo en la sociedad palestina.

¿Quién firmó?

La carta es en gran parte un proyecto de la izquierda. Una rápida mirada a los firmantes muestra que al menos el 30% representa a partidos socialistas o Laboristas. Más de 150 son de partidarios de Green. Otros partidos de extrema izquierda también están representados, por ejemplo, el Sinn Féin irlandés y el De Linke alemán. Catorce firmantes son comunistas. El partido que promueve el odio más extremo de Europa contra Israel, el español Podemos, tiene ocho firmantes.

El país con el mayor número de firmantes es el Reino Unido con 238. La mayoría son de los laboristas, 38 representan a los demócratas liberales, 27 al Partido Nacional Escocés y 24 a los conservadores. Esto de un país cuyo gobierno adoptó formalmente la definición de la IHRA para uso nacional. El número de firmantes del Partido Laborista supera con creces al de los 88 firmantes alemanes.

Con 164 signatarios, Francia es el segundo grupo más grande. El tercer mayor número de firmantes, 130, proviene de Irlanda. Cincuenta y tres son del partido Fianna Fáil. Su líder, Micheál Martin, es el primer ministro del país. Cuarenta y ocho firmantes son del Sinn Féin. Fianna Fáil es el partido más grande de Irlanda y el Sinn Féin es el segundo más grande. Fine Gael el otro principal socio gubernamental no tiene firmantes. La población de Irlanda ni siquiera representa el 1% de la población de los países de donde provienen los firmantes. Esto demuestra una vez más que Irlanda es conocida por su incitación anti-Israel.

Hay otros países que tienen una participación relativamente grande de firmas per cápita, como Islandia con 8 firmantes, Luxemburgo con 11 firmantes, Suecia y Dinamarca tienen alrededor de 50 firmantes y también Suiza.

Es interesante observar que no hay firmantes de unos pocos países miembros de la UE: Chipre, Grecia, Croacia y Bulgaria.

Uno de los nombres más sorprendentes de la lista es el antiguo líder del partido conservador del Reino Unido, Lord Michael Howard, que es judío. Debería haberse preocupado por una carta casi antisemita, ya que ha sido víctima de una de las caricaturas antisemitas más viles de la historia de la posguerra británica. En abril de 2005, The Guardian publicó una caricatura de Steve Bell que representaba a Howard – que entonces aún no era un Lord – con dientes de vampiro, uno de los cuales goteaba sangre, y sosteniendo un vaso de sangre. Esta era una versión personalizada de la antigua calumnia de sangre antisemita. El pie de foto decía: “¿Estás bebiendo lo que nosotros estamos bebiendo? Vota a los conservadores”. Más tarde Bell volvió a dibujar a Howard con dientes de vampiro en The Guardian.

Definitivamente sería esclarecedor si un ensayo más detallado se centrara en los antecedentes de algunos de los firmantes más problemáticos de la carta.


El Dr. Manfred Gerstenfeld es el presidente emérito del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalem. Ha sido asesor estratégico durante más de treinta años de algunas de las principales corporaciones del mundo occidental. Entre los honores que recibió se encuentra el Premio Internacional León de Judá 2019 del Instituto Canadiense de Investigación Judía, que le rinde homenaje como la principal autoridad internacional reconocida en materia de antisemitismo contemporáneo. Su principal libro sobre el tema es: La Guerra del Millón de Cortes La lucha contra la deslegitimación de Israel y los judíos y el crecimiento del Nuevo antisemitismo.

Categorías: Opinión
Relacionado