X

Las protestas de Irán no son solo sobre el precio de la gasolina

STR / AFP

Una ola de protestas se extendió por todo Irán la semana pasada. El gobierno había subido abruptamente los precios de la gasolina para compensar su déficit presupuestario en un momento de alta inflación y crecimiento económico negativo. Los manifestantes enojados se enfrentaron con las fuerzas de seguridad, incendiaron edificios gubernamentales y bancos, y bloquearon las carreteras. El gobierno respondió con un puño de hierro, matando a más de 200 manifestantes, arrestando a miles y cerrando Internet en todo el país durante una semana.

En un país donde no se permiten las manifestaciones antigubernamentales, las protestas generalizadas con un tono explícitamente antirreglamentario son significativas. Pero entender el significado de estas protestas, saber qué motivó a los manifestantes y por qué, es sumamente difícil, dadas las restricciones a la libertad de expresión y a la comunicación internacional que actualmente prevalecen en Irán. Las identidades y las agendas de los manifestantes importan por su propio bien. También son importantes porque Irán es un país eternamente en el centro de atención y a menudo incomprendido.

No es posible cuestionar a todos los manifestantes ni encuestar de forma fiable a la opinión pública. Pero existen datos significativos sobre Irán y pueden ser comparados con el mapa de las protestas. Identificamos los condados que presenciaron al menos un día de protesta, basándonos en los videos que los manifestantes subieron a sitios web tanto nacionales como extranjeros. Luego examinamos los datos socioeconómicos y políticos de esos condados. Utilizando una simple regresión logística, pudimos estimar el efecto de factores tales como la participación electoral, el desarrollo, la riqueza, el tamaño de la población y las tasas de desempleo en el estallido de la protesta.

Nuestro estudio muestra que la actual ola de protestas está geográficamente extendida y muy probablemente motivada por algo más que un dolor económico agudo. Encontramos que el 20.5 por ciento de todos los condados iraníes tuvieron al menos un día de protesta en esta ola (89 de 429). Los agravios económicos desencadenaron el impulso inicial de la acción, pero una vez que comenzaron las protestas, parecieron activar insatisfacciones más profundas y preexistentes con la República Islámica en su conjunto. De hecho, nuestros resultados indican que, si bien el régimen obtuvo apoyo tras las recientes elecciones, concretamente las presidenciales de 2017, ese apoyo se ha erosionado desde entonces.

La distribución geográfica de las protestas ofrece una pista de lo que ha ocurrido. Las áreas del país que resistieron el alza del precio del petróleo son precisamente las que más se han beneficiado de los programas gubernamentales de desarrollo a largo plazo. El gobierno ha insistido en que las protestas son una conspiración contra la República Islámica, pero nuestro análisis muestra que la República Islámica, a través de sus programas de desarrollo y bienestar a largo plazo, ha empoderado a una ciudadanía que ahora se resiste a las políticas neoliberales, como los recortes a los subsidios energéticos. Nuestro análisis proporciona además un apoyo sistemático a la observación de que la cohorte de jóvenes de Irán se ha convertido en una fuente de protestas contra el gobierno. Mientras el gobierno no se ocupe de las necesidades y demandas de esta población, es posible que se produzcan más disturbios.

¿VOTAR O PROTESTAR?

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Khamenei, pregona el voto en las elecciones del país como medio para demostrar su apoyo a la República Islámica en su conjunto. Para los ciudadanos, el voto es también ostensiblemente uno de los pocos medios disponibles para expresar sus preferencias y promover sus intereses dentro del sistema. Pero al igual que los ciudadanos de otros regímenes autoritarios electorales, muchos votantes iraníes debaten si votar realmente les ofrece opciones significativas: si, al votar por un candidato moderado en una elección en particular, pueden ayudar a empujar al régimen en una dirección más democrática o liberal, o al menos impedir que los partidarios de la línea dura consoliden el control; o si participar en las elecciones sólo contribuye a las reivindicaciones de legitimidad del régimen.

Por estas razones, los datos de participación y las opciones electorales nos parecieron una mina apropiada para entender las actitudes de los ciudadanos hacia el Estado iraní. Utilizamos la participación en las elecciones presidenciales de 2017 para ayudar a determinar hasta qué punto los ciudadanos de un condado en particular creen que pueden presentar sus quejas y demandas a través de las instituciones de la República Islámica. Los ciudadanos que no participan en las elecciones probablemente no creen que los canales que ofrece el régimen puedan ser efectivos para ellos. Encontramos que las ciudades con menores tasas de participación electoral tenían más probabilidades de ser testigos de un día de protesta. El promedio de participación en los condados que protestaban fue 13 por ciento menor que en los condados que no protestaban. Concluimos que los agravios económicos eran más propensos a inspirar protestas en áreas donde la frustración con todo el sistema era endémica. Este hallazgo podría interpretarse como que las dificultades económicas convirtieron las frustraciones con el sistema en actividades de protesta asertivas.

El hallazgo fue aún más sorprendente cuando intentamos el mismo análisis para la última oleada de protestas, en 2017-18. La participación electoral no era un predictor sólido de protestas en un condado determinado en ese momento. Una posible razón de la diferencia es que Internet desempeñó un papel importante en la propagación de las protestas en todo el país en 2017-18, de modo que el mapa de protestas de esa oleada puede no corresponderse con el mapa de las reivindicaciones políticas. Sin embargo, durante la ola de protestas de este año, se cerró Internet. Sólo la profundidad y la politización de los agravios podrían entonces extender la protesta por todo el país.

Para las protestas de este año, queríamos saber no sólo si la participación en las elecciones se correlacionaba con la actividad de protesta, sino también si la elección del candidato, entre aquellos que sí votaron, podía ser mapeada en el activismo de un condado de manera significativa. En 2017, el presidente Hassan Rouhani era el candidato apoyado por los reformistas, que se presentaba contra Ebrahim Raisi, que era el principal candidato de la facción de línea dura. Encontramos que los condados que votaron más fuertemente por Rouhani eran más propensos a ser testigos de un día de protesta y los condados con un mayor número de votos Raisi lo eran menos. El promedio de votos de Rouhani en las ciudades que protestaban era del 59 por ciento, mientras que su voto en las ciudades que no protestaban era de alrededor del 51 por ciento.

Estos resultados ponen de relieve una dinámica importante en la política iraní. Para muchos ciudadanos, votar por Rouhani fue una elección pragmática, no un indicador de una creencia más profunda en la legitimidad del régimen, como le gusta decir a Khamenei. Dada la alta incidencia de protestas en los condados que votaron decisivamente por el candidato moderado en 2017, podemos suponer que algunos de estos votantes están decepcionados con el resultado de su elección.

Las promesas de campaña de Rouhani incluían muchas que él no ha cumplido, como las promesas de introducir reformas políticas y mejorar el estado de la economía iraní. Algunos votantes están tal vez tan decepcionados por el resultado de su esfuerzo por abordar los problemas a través de las instituciones electorales del régimen que han salido a las calles para manifestar su enojo y frustración. Es probable que la represión violenta de las protestas intensifique esos sentimientos. Algunos de los partidarios reformistas de Rouhani han afirmado recientemente que esta represión marca el fin de la política electoral, como es habitual en la República Islámica.

FORMAR UNA OPOSICIÓN

Las subidas de precios que provocaron las protestas tienen causas económicas cercanas: Las sanciones de Estados Unidos, junto con la mala gestión del gobierno y la corrupción, han llevado a una grave contracción económica en Irán. Pero una dinámica más profunda relacionada con el desarrollo a largo plazo de Irán también puede haber ayudado a hacer que el aumento del precio del combustible sea tan explosivo.

Las protestas han tenido lugar en las zonas más desarrolladas de Irán. Medimos el nivel de desarrollo en cada condado en términos de tasa de alfabetización, el porcentaje de estudiantes universitarios, el número de camas en hospitales públicos por cada 1.000, y el porcentaje de hogares que reciben electricidad. Que los niveles más altos de desarrollo se correlacionan fuertemente con una mayor incidencia de la protesta encaja con un argumento que ha ganado prominencia en el estudio del desarrollo y los movimientos sociales. Los académicos han encontrado que los ciudadanos de los estados desarrollistas que invierten en infraestructura, educación y atención de la salud son empoderados para exigir una mayor participación política. Cuando estos Estados toman un giro neoliberal y tratan de recortar los subsidios o privatizar las empresas estatales, esa ciudadanía empoderada se convierte en la oposición contra el Estado. Karl Marx dijo una vez que la burguesía produce sus propios sepultureros. Se puede decir también que los Estados desarrollistas se oponen por sí mismos.

Irán es un estado desarrollista que ha hecho una inversión considerable en educación, salud e infraestructura a nivel nacional. Los condados que han experimentado protestas se encuentran entre aquellos cuyo desarrollo se ha beneficiado más del apoyo del Estado, y en los que, por lo tanto, es particularmente probable que la gente se oponga a su retirada, en forma de recortes a los subsidios energéticos. Los funcionarios de la República Islámica han llamado a los manifestantes “matones” y han descrito su movilización en todo el país como un complot contra el Estado dirigido desde el extranjero. Pero nuestros hallazgos sugieren que la propia República Islámica ha empoderado a los ciudadanos que ahora la desafían en las calles.

Las protestas ocurrieron en gran parte en condados con grandes poblaciones urbanas: cuanto más poblado estaba el condado, más probable era que hubiera un día de protesta tanto en la ola actual como en la de 2017-18. Este hallazgo no es sorprendente, porque las masas críticas de personas pueden formarse más fácilmente en las calles de las grandes ciudades. Tampoco es sorprendente el hecho de que después de controlar el tamaño de la población urbana en cada condado, encontramos un efecto positivo y significativo para el tamaño de la población masculina joven entre las edades de 15 y 25 años.

Los cientistas sociales hablan de este efecto como una protuberancia juvenil, lo que significa que las cohortes de jóvenes desproporcionadamente grandes hacen que los países o localidades sean susceptibles a los disturbios, las guerras civiles o las actividades criminales. La razón es que los Estados tienen dificultades para proporcionar empleo y recursos a una población joven muy numerosa. Insatisfechos con la asignación de recursos, estos jóvenes enojados son propensos a unirse a disturbios urbanos, por ejemplo. La República Islámica ha luchado durante mucho tiempo para proporcionar empleo y oportunidades a su población joven. Nuestro hallazgo sugiere que la frustración de esta cohorte contribuyó a esta última ola de protestas. Curiosamente, no encontramos el mismo patrón para la ola de protestas de 2017-18, un hallazgo que sugiere que las quejas de esta cohorte han sido politizadas y activadas en los últimos dos años.

LA SIGUIENTE ONDA

Las protestas de hoy han surgido en lugares con algunas características distintas y compartidas. Son condados desarrollados, poblados y urbanizados con un gran número de hombres jóvenes. Y son lugares donde un número significativo de votantes elegibles eligen no votar o votar por el candidato moderado. Es probable que estos países se mantengan a la vanguardia de la actividad política de la oposición en Irán.

Si es cierto, como sugieren nuestros hallazgos, que los no votantes y los votantes de los candidatos moderados han convergido en el recurso a las protestas callejeras, entonces es probable que las tácticas represivas que se han enfrentado a esas protestas acerquen aún más a estos grupos. De hecho, artistas, políticos reformistas y líderes encarcelados del Movimiento Verde, la mayoría de los cuales apoyaron implícita o explícitamente a candidatos moderados en las recientes elecciones, han emitido declaraciones condenando la represión gubernamental y exigiendo cambios estructurales en la política iraní. Si tales sentimientos prevalecen entre los votantes moderados y aquellos que no siempre votan, Irán podría ver una disminución en la participación en las elecciones parlamentarias y presidenciales de 2021 y 2022.

La República Islámica ha dependido durante mucho tiempo de las elecciones para obtener apoyo y legitimidad. Pero nuestros resultados sugieren que cuando las instituciones no electorales impiden que los ciudadanos iraníes logren los objetivos que persiguieron como votantes, pueden recurrir a la protesta. El régimen ha tomado una mano dura en respuesta a las últimas acciones callejeras. Pero la represión no abordará ninguno de los factores que nuestro análisis identificó como contribuyentes a esta ola de protestas, por lo que es probable que una ola similar se levante a su paso.

Fuente: Foreign Affairs

Categorías: Opinión
Relacionado