Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

La postura hipócrita de Rashida Tlaib

Por: Nurit Greenger / En: Israel Hayom / Traducción de Noticias de Israel

La congresista de Estados Unidos, Rashida Tlaib. apoya la ocupación y la limpieza étnica.

Teniendo un claro problema con los judíos y el Estado judío, Tlaib a menudo culpa a Israel por «ocupar Palestina» y lo hace responsable del problema de los refugiados palestinos, que ella considera un ejemplo de «limpieza étnica».

Sin embargo, da un giro de 180 grados cuando se trata de la ocupación militar ilegal de Armenia y la limpieza étnica de la región de Karabaj en Azerbaiyán. Ella apoya descaradamente esta ocupación condenada internacionalmente, en oposición a 28 años de política bipartidista de Estados Unidos y a cuatro resoluciones vinculantes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Según un artículo publicado el 8 de octubre de 2019 en el periódico armenio Asbarez, con sede en Los Ángeles, el Comité Nacional Armenio de Michigan se reunió recientemente con Tlaib para discutir asuntos importantes para la comunidad estadounidense y armenia de Michigan y se comprometió a copatrocinar dos resoluciones de la Cámara de Representantes destinadas a mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Armenia.

La impresión es que Tlaib se ha convertido en una víctima política, el lobby armenio de Michigan que con toda probabilidad ha estado engrasando su carrera política, la ayudó a ganar un escaño en el Congreso.

La adulación nazi de Armenia

Armenia sigue defendiendo su glorificación de Garegin Nzhdeh, un general que ayudó a la Legión Armenia de la Wehrmacht durante la Segunda Guerra Mundial. En Armenia se erigieron dos monumentos en memoria de Nzhdeh: uno en 2003 en Kapan y otro en 2016 en Ereván. En un comunicado, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, lamentó que «las nuevas autoridades de Armenia no han desmantelado este monumento».

La tendencia antisemita del Comité Nacional Armenio de Estados Unidos

El ANCA tiene sus raíces en el movimiento ultranacionalista y radical Dashnak y es el brazo de cabildeo de la Federación Revolucionaria Armenia, también conocida como el Partido Dashnak. A principios de la década de 1930, los miembros de Dashnak alabaron públicamente la agenda de Adolf Hitler, utilizando medios de comunicación como Asbarez en California y Hairenik en Massachusetts para agradecer a Hitler y a los nazis por sus esfuerzos para «limpiar Europa de judíos», así como para calificar al Holocausto de «operación quirúrgica» necesaria y a los judíos de «elementos venenosos».

El ANCA de la posguerra se hizo famoso por su radicalismo y sus actividades dudosas. Mourad Topalian, que estuvo en la junta directiva de ANCA-Región Occidental hasta 2018 y era sospechoso de asociarse con la organización terrorista Justice Commandos of the Armenian Genocide, fue condenado por conspiración, almacenamiento de explosivos robados y posesión de dos ametralladoras. ANCA otorgó su «Freedom Award» en el año 2000.

Hoy en día, el ANCA sigue promoviendo el antisemitismo, aunque de forma enmascarada, y a menudo ataca a Israel. Presiona activamente al Congreso para que presione a Israel para que cambie su política exterior con respecto a Azerbaiyán, un país de mayoría musulmana que tiene estrechos vínculos con el Estado judío.

No debería sorprender que Tlaib se ponga del lado de un grupo de presión tan radical, antisemita y antiisraelí. Ella está cortada de la misma manera.

“Artsakh» es una entidad inexistente.

La Ley de Viajes y Comunicaciones de Artsakh, uno de los proyectos de ley pro-Armenia que Tlaib copatrocinó, es una de las principales iniciativas legislativas de ANCA, y parte del esfuerzo continuo de ANCA para legitimar a la «República de Artsakh», un falso país establecido en el territorio de Azerbaiyán ocupado por Armenia.

En 1991-1994, las fuerzas armenias ocuparon una quinta parte del territorio de Azerbaiyán, incluida la región de Nagorno-Karabaj, que Armenia rebautizó como «Artsakh» y de la que expulsó a más de 800.000 civiles azerbaiyanos. Junto con los 250.000 azerbaiyanos expulsados de la propia Armenia, el número de refugiados azerbaiyanos superó pronto el millón de personas. Debido a esta limpieza étnica, en la actualidad Karabaj sólo está poblada por armenios, mientras que a los azerbaiyanos desplazados se les prohíbe regresar a sus hogares y a sus tierras.

La ocupación agresiva e ilegal de Armenia del territorio de Azerbaiyán también fue acompañada de masacres de civiles azerbaiyanos. El más grande tuvo lugar en la ciudad azerbaiyana de Khojaly el 26 de febrero de 1992. Las tropas armenias y rusas invadieron la ciudad y masacraron a 613 civiles azerbaiyanos, entre ellos unos 300 niños, mujeres y ancianos.

En 1993, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó cuatro resoluciones – 822, 853, 874 y 884 – que reafirman la integridad territorial de Azerbaiyán, exigiendo la retirada inmediata, completa e incondicional de las fuerzas armenias de todas las regiones ocupadas. Hasta la fecha, Armenia se ha negado a cumplir estas resoluciones jurídicamente vinculantes.

Para ocultar su ocupación ilegal al tiempo que promueve su agresión, Armenia ha creado en las tierras de Azerbaiyán la ficticia «República de Nagorno-Karabaj» o «República de Artsakh» como ahora se le llama. Toda la comunidad internacional, con excepción de Armenia, reconoce la integridad territorial, las fronteras y la soberanía de Azerbaiyán, mientras que ningún país ha reconocido la «independencia» de Artsakh.

Alguien debería preguntarle a Tlaib, un autoproclamado «defensor de los derechos humanos»: ¿Por qué da usted su apoyo pleno e incondicional a una ocupación militar ilegal y a una limpieza étnica que ha provocado que más de un millón de civiles azerbaiyanos se conviertan en refugiados? ¿Son las contribuciones de campaña de los grupos de intereses especiales armenios lo suficientemente significativas y sus propios sentimientos antisemitas lo suficientemente fuertes como para justificar esta hipocresía?

Vía Israel Hayom

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More