Noticias de Israel en español 24 horas en directo

La trama de Rusia en Venezuela se va engrosando

© israelnoticias.com

El régimen deshonesto de Nicolás Maduro en Venezuela elevó la apuesta contra los Estados Unidos y la mayoría de los Estados latinoamericanos que han reconocido a Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela. La constitución venezolana estipula que el presidente de la Asamblea Nacional puede asumir los poderes presidenciales en forma interina cuando existe una cuestión de la legitimidad del presidente.

Para apuntalar al gobierno de Maduro, y tal vez para evitar que el mismo Maduro huya del país por miedo a su gente, Rusia envió dos aviones de transporte y 200 soldados a Caracas el 23 de marzo, aparentemente para servir al Ejército de Venezuela el sistema de defensa aérea 300 fabricaod por Rusia. Se cree que el sistema se ha dañado en recientes apagones de electricidad. Casi nadie cree que estos soldados son reparadores.

Se cree que los contratistas y mercenarios militares rusos brindan apoyo de seguridad a Maduro. La policía secreta de Cuba, basada en la antigua KGB soviética, ha estado estableciendo un “sistema de seguridad” estatal en Caracas, que se alía con eso en Nicaragua. Rusia respalda claramente lo que concibe como una alianza de estados marxistas, o Estados amigables con los Estados marxistas, en el Caribe y en América del Sur. Venezuela, con sus vastas reservas de petróleo y 40 millones de personas, es crucial para ese objetivo.

Mientras tanto, las condiciones continúan deteriorándose bajo el régimen de Maduro. Hay una grave escasez de todo, desde alimentos hasta papel higiénico. La electricidad se ha vuelto esquiva. La hiperinflación es rampante con una moneda sin valor. Los venezolanos que son capaces de huir, tantos como una asombrosa cantidad de 3 millones solo a los vecinos Colombia y Brasil. Esto presenta graves preocupaciones de seguridad para estos vecinos.

El Presidente Trump, el Secretario de Estado Mike Pompeo y el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton le han dicho a Rusia, de una forma u otra, que se vayan a casa y se lleven su “ayuda” con ellos. El vicepresidente Mike Pence anunció nuevas sanciones a la empresa petrolera estatal PDVSA, así como a dos compañías adicionales que suministran crudo venezolano a Cuba, que envía parte de este a Moscú. Es la perspectiva de que Venezuela se convierta en parte de una creciente red de aliados de Rusia en la región que preocupa a Washington.

El Sr. Bolton recuerda a todos la Doctrina Monroe, que le dijo a Europa hace 200 años que Estados Unidos considera al hemisferio occidental como estadounidense, es decir, tanto en América del Sur como en América del Norte.

Jens Stoltenberg, el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, dijo hace poco en un discurso en una sesión conjunta del Congreso, la primera vez que un líder de una organización multilateral ha sido invitado a hacerlo, que Estados Unidos debería expandir su liderazgo militar. Esta fue, además, la primera vez que un portavoz había formulado una propuesta de este tipo, y pedía a Washington que reuniera todos los acuerdos de sus tratados regionales.

Damon Wilson, del Consejo del Atlántico, ofreció un respaldo a un subcomité del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes y dijo que Estados Unidos “debería liderar un esfuerzo más concertado para fortalecer los lazos políticos y los lazos operativos entre la OTAN y sus socios globales. Específicamente, los Estados Unidos deberían considerar la formalización de los vínculos entre los aliados de los tratados de Estados Unidos en Europa y los de Asia, a saber, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda.

“Al mismo tiempo, deberíamos comenzar a fomentar vínculos similares a alianzas entre nuestros aliados existentes con socios estratégicos como India y, en América Latina, Colombia, Brasil y México”.

El Sr. Wilson prevé que como precursor “de una alianza más formal entre las democracias que están comprometidas con la protección de su forma de vida y un orden internacional democrático”. Dada la ambivalencia del presidente Trump sobre la OTAN, tal alianza sería difícil de lograr. Sin embargo, Frederick Kempe, presidente del Consejo Atlántico, piensa que Venezuela podría ser el lugar adecuado para comenzar a establecer vínculos más profundos entre Estados Unidos, Canadá, aliados europeos clave y otras democracias importantes. La hora de decirle a Rusia que se vaya se hace tarde.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More