Noticias de Israel en español 24 horas en directo

La tribu perdida y encontrada

Miembros de la comunidad AHI en East London, Sudáfrica, con el líder de la comunidad de Dimona, el ministro Ahmadiel Ben Yehuda (el más alto) en el centro. (Crédito de la foto: Cortesía)

Mucho se dice en el camino de la mitología sobre la Comunidad AHI (Afro hebrea israelita) de Dimona. La naturaleza cerrada de la comunidad solo ha servido para perpetuar estos mitos. Se ha escrito que son un culto; que están aislados del resto de Israel, a decir de ellos; son un pueblo profético que despierta a los afroamericanos en todo el mundo; y que continúan el trabajo de su líder espiritual, Ben-Ammi Ben-Israel. Mucho todavía está envuelto en misterio, pero me embarqué en un viaje educativo sin ideas preconcebidas sobre la comunidad AHI con la finalidad de redactar este artículo. Hablé con líderes comunitarios y volví con una mayor comprensión de quiénes son, por lo que han pasado y qué esperan que les depare el futuro.

Uno debe comenzar desde el principio, y para la comunidad Afro hebrea israelita de Dimona, el comienzo es Ben-Ammi (generalmente se hace referencia a los miembros del grupo solo por sus nombres, y esta costumbre se sigue a lo largo de este artículo). Como un joven afroamericano llamado Ben Carter que creció en Chicago en la década de 1960, Ben-Ammi se conectó con la floreciente comunidad AHI allí, y en 1966, según la comunidad, recibió una visión del Ángel Gabriel de que su misión era «llevar a los Hijos de Israel entre los afroamericanos a la Tierra Prometida». En 1967, Ben-Ammi fue a Liberia, acompañado por aproximadamente 400 miembros de la comunidad de AHI de Chicago. Fueron primero a Liberia porque en su lectura de las profecías, creyeron que deberían regresar a Israel de la misma manera en que originalmente se habían ido.

«Todos sabíamos que nos fuimos a través de África Occidental durante el comercio de esclavos», dice el ministro de la comunidad de Dimona, el ministro Ahmadiel Ben Yehuda («ministro» es un título comunitario en lugar de religioso).

«La constitución de Liberia requería que abrieran sus puertas a cualquier afroamericano que quisiera regresar. Esa fue nuestra experiencia en el desierto; dejando un Egipto moderno. No podríamos regresar a Israel en un estado de todavía esclavos. En otras palabras, debido a la degradación que se había acumulado sobre nosotros, no nos amábamos a nosotros mismos, por lo que no había forma de que pudiéramos amarnos unos a otros, lo que sin duda sería un requisito para construir una comunidad. Tuvimos que desaprender muchas de las cosas que nos habían enseñado en Estados Unidos. Fue un proceso de dos años y medio en Liberia».

En 1969, solo 138 miembros de la comunidad de Afro hebrea israelita permanecieron. Algunos murieron en el camino y la mayoría no pudo resistir las duras condiciones de vida y regresó a América. Los boletos a Israel se compraron de las ganancias de dos heladerías que se habían establecido para el beneficio del grupo. En 1970, el pequeño grupo se dirigió a Israel por primera vez. Esto luego se llamaría la primera ola. En ese momento, pudieron ingresar a la tierra bajo la Ley del Retorno. Esto luego cambiaría y las siguientes oleadas de miembros de la comunidad de AHI tendrían un tiempo mucho más difícil para ingresar y permanecer en Israel.

«Ben-Ammi es el personaje mesiánico de esta dispensación del tiempo», explica Ahmadiel. «Históricamente, si vuelves a la cultura hebrea, la idea de moshiach no estaba aislada de un individuo, a diferencia de la interpretación cristiana. A Ben-Ammi simplemente se le dio la tarea de traernos de vuelta a esta tierra. Al hacer eso, marcó el comienzo de la era mesiánica. Desde este punto, en nuestra lectura de la profecía, ya no estamos esperando personajes mesiánicos individuales».

«La misión de Ben-Ammi era levantar a la gente mesiánica. Él no estaba tratando de ser un salvador universal; su misión fue para los hijos de Israel. En sus 50 años de servidumbre con nosotros, él cumplió esa misión y ahora estamos bien establecidos en esta tierra. Encarnamos el estilo de vida mesiánico en un sentido tangible, no en el cielo o en el más allá. Estamos agradecidos por su presencia. En un sentido muy real, somos Ben-Ammi».

La comunidad AHI de Dimona creció con el tiempo, y ahora cuenta con unos 3.000 miembros. Han habido muchas oleadas de personas que reclaman la afiliación de AHI desde Estados Unidos desde la primera, pero pasaron 20 años antes de que el gobierno israelí les concediera la residencia permanente. Esos 20 años, de 1970 a 1990, estuvieron cargados de tensión entre los miembros de la comunidad de Dimona y el gobierno. Muchos en la comunidad de AHI llegaron después de renunciar a su ciudadanía estadounidense, para que no los devolvieran. En un momento dado, el gobierno israelí ofreció otorgar la ciudadanía a los miembros de la comunidad de Dimona si se convertían bajo la ley halájica, pero se negaron.

«Nuestra llegada a Israel fue uno de los eventos más sorprendentes de la historia», agrega el ministro de la comunidad de Dimona, el ministro Kazriel. «Para nosotros fue dejar Estados Unidos y reclamar que hemos encontrado nuestra herencia antigua. Somos el único grupo que ha hecho esto. Finalmente, se llegó a un acuerdo entre los dos gobiernos y nosotros, después de muchos años de conflicto y abuso. Una cosa que absolutamente no haríamos es convertirnos al judaísmo«.

La creencia era que si se convertían, significaría que no eran quienes afirmaban ser en primer lugar: los descendientes de los israelitas originales. Los miembros de la comunidad de AHI no dicen ser judíos. De hecho, evitan la religión organizada y la ven como la causa de los grandes males del mundo. Pero ellos creen que como descendientes de los antiguos israelitas, tienen la obligación de vivir en Israel y ser una luz para las naciones.

Lo hacen de muchas maneras. La comunidad es completamente vegana y sostenible. Mantener una dieta vegana es una forma de regresar al Jardín del Edén, al tiempo anterior a que los humanos tuvieran animales para comer, un tiempo incluso antes de que las leyes del kashrut, que como explicó un líder comunitario, serían las leyes para un pueblo caído. Un pueblo mesiánico no las necesita. Si bien la mayoría de los adultos en AHI tienen matrimonios monógamos, una minoría de hombres tiene varias esposas. Es importante enfatizar que esta es una elección por parte de todos los involucrados.

En términos de la práctica ritual, existen similitudes entre la comunidad de AHI y las de los judíos.

Observan el Shabat como un día de descanso, en el que se abstienen de trabajar y usar la electricidad.

Por lo general, el día transcurre hablando, estudiando, leyendo y pasando tiempo con la familia.

«Bíblicamente, dice que somos creados a partir de los minerales del suelo, y eso es verificable por el calcio y el hierro presentes en nuestros cuerpos», afirma Ahmadiel. «Hay una sinergia que el hombre tiene con la tierra. La tierra recibió un año sabático de descanso, basado en los ciclos de siete».

«No podemos ayunar durante todo un año, pero si ayunas en sábado, en el transcurso de siete años, habrás ayunado un total de un año si incluyes Iom Kipur».

Las festividades como Sucot, Shavuot y Pésaj se observan de manera similar a la de los judíos. Pero en Dimona, también se celebra la Pascua del Nuevo Mundo, que conmemora el día en que Ben-Ammi llegó por primera vez a Israel para inspeccionar la tierra. Es un día marcado como la salida de la comunidad del cautiverio moderno y de regreso a la Tierra Prometida. Cada año, hay dos días completos de celebración y una semana de eventos preliminares, con muchos visitantes de todo el mundo. Los dos días consisten en banquetes y actividades familiares. También observan lo que llaman la conmemoración de la Pascua y mantienen la tradición del Séder.

«Podemos imaginar cómo era el cautiverio en Egipto, pero tenemos una perspectiva mucho más vívida del cautiverio moderno del que venimos», dice Ahmadiel.

Las relaciones matrimoniales están prohibidas en el día de reposo y todos los demás días festivos para la comunidad de Dimona. Después de que un hombre eyacula, él es impuro por 24 horas y no puede entrar en lugares santos. También hay un período de siete días cuando la mujer está menstruando, donde las relaciones sexuales están prohibidas, similar a la ley de nidda para los judíos. Pero en la tradición israelita hebrea, la mujer tampoco prepara comida durante ese tiempo, y principalmente descansa.

La comunidad AHI no observa Purim ni Jánuka. También cuentan sus días de forma diferente que los judíos. Comienzan a contar el sábado, de modo que Shavuot siempre está en domingo. Rosh Hashaná se observa como el Shabbaton Zichron Hatrua, el Memorial del Sonido de las Trompetas. El año nuevo hebraico para la comunidad AHI de Dimona es el primer día del mes de Aviv.

«Debido a todo esto, tenemos nuestras diferencias con el Ministerio del Interior y con el rabinato», agrega Ahmadiel. «No nos reconocen como judíos, y eso está bien. No reconocemos al rabinato».

De los tres miembros de la comunidad que entrevisté para este artículo, todos llegaron a Israel por su cuenta después de conocer a alguien de la comunidad AHI de Dimona en Estados Unidos.

Moreh Kananyah llegó a Israel desde Chicago hace cinco años. Kananyah creció en un área difícil. Mientras asistía a la universidad comunitaria, comenzó a aprender sobre la identidad y la historia de los afroamericanos. Él estaba en una búsqueda para encontrarse a sí mismo. La familia de Kananyah no era religiosa, pero siempre sintió curiosidad por la Biblia. Intentos previos de estudiarla habían fallado porque sintió que el idioma no le estaba hablando. Pero luego alguien le dio una Biblia con un lenguaje más actualizado. La leyó una y otra vez, sin poder dejar de hacerlo. «Empecé a preguntar dónde encajamos en las historias», relata Kananyah.

«Realmente no entendía el judaísmo. Chicago es una ciudad muy segregada, así que no crecí entre los judíos. Estaba haciendo preguntas como, «¿Quiénes son estas personas?» Estaba leyendo todas las profecías. Sabía que nuestra gente tenía algo que ver con este libro. Teníamos que tener un lugar en él». Por suerte o divina providencia, Kananyah conoció a una mujer de Dimona poco después.

Ella lo introdujo en los escritos de Ben-Ammi y lo animó en su viaje.

«Ella me vio tratando de ser vegetariano y me dijo que era de Dimona y que era vegetariana desde hacía 25 años. No sabía lo que era Dimona y habría tenido dificultades para señalar a Israel en un mapa. Entonces, realmente no sabía lo que estaba diciendo, pero asentí con la cabeza. Ella fue bastante persistente al ver algo en mí, pero fue solo después de que me dio libros escritos por Ben-Ammi que realmente me lo tomé en serio.

«Me volví hacia la cubierta posterior y vi su cara. Sabía que este era el hombre que había estado buscando. Escuché un vídeo de él hablando justo antes de eso y el resto es historia. Vi que era algo profético. Es por eso que estoy aquí».

Ahmadiel vino a Israel desde Washington DC. Se crió en una familia bastante acomodada y asistió a escuelas privadas la mayor parte de su vida. A fines de la década de 1960, durante la escuela secundaria, se volvió rebelde, debido a lo que él llama su despertar a las realidades de la raza en Estados Unidos.

«Me enojé mucho. Me envenenó por un tiempo, incluso contra mi propia abuela, porque ella era blanca. En retrospectiva, fue muy tonto, pero me impulsó internamente a tener ese tipo de disposición externa. Eso sigue siendo una dinámica en los asuntos mundiales de la humanidad: esta cuestión racial».

Ahmadiel ha sido citado varias veces en The Jerusalem Post y Haaretz respecto a sus puntos de vista sobre diversos incidentes raciales. También está completando un capítulo en un próximo libro para la Sociedad Internacional para el Estudio del Judaísmo Africano.

«Mi posición es que todo el paradigma de la forma en que los antropólogos y etnógrafos se acercan a los israelitas hebreos africanos es falso porque operan bajo la suposición de que los antiguos israelitas eran blancos», afirma. «Eso no es verdad, no puede ser cierto».

Si ese es su paradigma inicial, la pregunta al mirarnos siempre va a ser, ¿qué nos hizo venir en esta dirección, cambiar o adoptar? Es todo menos que realmente podemos ser los descendientes de los bíblicos israelitas.

«No tengo mucha paciencia para eso. Para nosotros, ser israelitas significa proyectar luz desde Israel en un momento en que vemos una gran oscuridad en el mundo. Tiene que haber soluciones a los problemas que enfrenta la humanidad. Para nosotros, esa luz no se encuentra en las empresas incipientes, la destreza militar o la economía. Se encuentra en una organización social / cultural que incluye dieta y estilo de vida».

Mientras estudiaba ciencias políticas y derecho en la American University, Ahmadiel trabajó brevemente en Capitol Hill. Con la esperanza de encontrar un canal para corregir los muchos problemas de la injusticia racial en los Estados Unidos, encontró hipocresía e ineficiencia en su lugar. En 1975, fue a visitar a su novia en Detroit. Su cuñado era miembro de la comunidad AHI allí. Se conectó con miembros de la comunidad y asistió a clases, donde plantó una semilla. En 1977, comenzó a buscar una comunidad AHI en el área de DC. Encontró representantes de Dimona que habían sido enviados allí para establecer una presencia. En 1978 vino a visitar Israel por primera vez, y en 1980 empacó todo y se mudó permanentemente.

«Fuimos revolucionarios porque estábamos involucrados en una lucha muy intensa con el Estado de Israel», recuerda Ahmadiel. «Estados Unidos estaba en gran colusión con eso».

Algunos de nosotros estábamos involucrados en lo que se llamaría actividades revolucionarias o incluso criminales. «Para mí, Aquello era justo lo que teníamos que hacer, no más de lo que Menajem Begin hizo, lo que tenía que hacer como luchador por la libertad. Practicamos la inmigración ilegal, obtuvimos pasaportes falsos, para poder ingresar a esta tierra. Nosotros éramos persona non grata. No teníamos permisos de trabajo, atención médica o acceso a la educación. Ese fue un tiempo muy intenso hasta 1990″.

Ahmadiel, junto con muchos miembros de la comunidad de AHI que viven en Dimona, renunciaron a una gran cantidad para venir a Israel. Él estuvo fuera de contacto con su familia durante 11 años. Cuando inicialmente presentó su argumento bien elaborado a su padre sobre por qué se iba a Dimona, su padre no estaba convencido. Finalmente, su padre llegó a enorgullecerse de lo que estaba haciendo en Dimona. Ahmadiel no necesariamente cree que su familia debe seguirlo, pero sí cree que, proféticamente, Estados Unidos tiene destrucción en el horizonte.

«Es como los días de Noé o el antiguo Egipto. Muchas regiones que se elevaron a grandes alturas económica y militarmente, siempre hubo un llamado antes de la destrucción. Ese llamado no era para todos, solo espero que se entienda a mi familia».

Otro de los líderes comunitarios de Dimona, Kazriel, llegó a Israel desde Detroit. Él describe estar muy disgustado con el sistema educativo y siente que no fue diseñado para hacer que los hombres afroamericanos tengan éxito. Así que se retiró a una edad temprana y recurrió al crimen y a las drogas. Recuerda que su tía tenía un amigo en Dimona, y que también planeaba mudarse a Israel.

«Me preguntó si quería venir y me presentó a un ministro de la comunidad», recuerda. «Su aura era como nada que haya visto antes. No era religioso, pero era un hombre joven que quería encontrar el camino hacia el éxito, y algo sobre este ministro resonó en mí. Fui a Israel y quedé impresionado, pero también le tenía miedo. Estos hombres y mujeres estaban muy comprometidos y decididos, y no sabía si tenía la disciplina para seguir este estilo de vida. Sabía que era correcto, simplemente no sabía si estaba preparado para ser tan justo».

Regresó a Estados Unidos y, después de un incidente particularmente difícil, rezó para que si D’os lo ayudaba, cambiaría su vida. Inmediatamente llamó a su tía y le dijo que estaba listo para regresar a Israel. Kazriel se mudó a Dimona en 1975, donde ha vivido desde entonces.

Inmediatamente después de llegar, fue a una escuela construida por otros miembros de la comunidad. Tenía 18 años en ese momento y recibió su diploma de escuela secundaria. Luego se casó.

«La comunidad se basa en la fuerza de la familia, por lo que es muy común que los hombres jóvenes se casen temprano», relata. «Es un proceso muy democrático. Tenemos reuniones con un anciano de la comunidad que nos enseña acerca de las responsabilidades del matrimonio. Hay una preparación fuerte involucrada antes de que puedas casarte. Los hombres deben estar comprometidos con la idea de la verdadera adoración. El hombre es el jefe de la familia y su responsabilidad es proporcionar una nutrición adecuada: mental, física y monetaria».

La muerte de Ben-Ammi en 2014 fue un punto de inflexión para la comunidad de Dimona y para el movimiento mundial AHI. Ellos han florecido. Mirando hacia el futuro, tienen la esperanza de que puedan seguir siendo una influencia en el resto de Israel en términos de vivir un estilo de vida vegano. Sus hijos prestan servicio con orgullo en las FDI y de esa manera, se están integrando cada vez más en la vida israelí.

En términos de la comunidad mundial AHI, muchos todavía se encuentran en África, así como en todo Estados Unidos. Viajar a otro país es importante para la comunidad de Dimona, a fin de conectarse con las comunidades satélites de todo el mundo.

Enseñan acerca de los beneficios de una dieta vegana y la agricultura orgánica, así como de no mirar hacia Occidente como algo que se debe emular.

«Hay más en la historia de las Tribus Perdidas», dice Kananyah. «Estamos estableciendo el Reino de D’os en la tierra. La migración a esta tierra fue parte de una visión profética, no solo de restablecer una nación en Israel, sino también de una parte del proceso de redención del mundo. Ser parte de las Tribus Perdidas de Israel es ser un redentor. Cualquiera que reclame descendencia hebrea tiene que venir desde esa perspectiva. No se trata solo de herencia o tener un linaje para un pueblo de la antigüedad. Se trata de estar conectado a una cultura redentora y que generará un cambio global. Cualquier otra cosa es mundano».

Iniciativas como ITribe, iniciadas por el rabino Harry Rozenberg, apuntan a conectar a las comunidades AHI de todo el mundo. Rozenberg, que ha trabajado en el campo de las Tribus Perdidas durante 10 años, creó ITribe como red social para las comunidades AHI. Está dedicado a trazar un mapa de todos los pueblos alrededor del mundo que se identifican con AHI.

«Parte de nuestro trabajo es también mapear a todas las comunidades afroamericanas en Estados Unidos que se identifican como pertenecientes a los Hijos de Israel, al igual que en Dimona», dijo Rozenberg. «No tocamos la conversión o el derecho de retorno. Para mantener a todos donde están y crear una familia global que no tenga que ver con la religión en este momento, ese es el objetivo».

ITribe actualmente tiene alrededor de 300 comunidades en Sudáfrica, Nigeria, Afganistán, Pakistán, India, Japón y China, comprometidas con el objetivo de llegar a 50,000 comunidades para fines de 2018. Rozenberg habla frecuentemente en Dimona y trabaja en conjunto con los líderes de la comunidad allí .

«Con los años, he argumentado que si vuelves al primer hebreo, que era Abraham, fue obediente a las instrucciones que recibió», explica Ahmadiel. «Somos judíos, nuestras raíces tribales son de Judá, pero no somos practicantes del judaísmo. Esa es nuestra distinción».

«La espiritualidad es la clave. Usamos el Tanaj y una variedad de otras fuentes para inspirarnos, pero la verdad es el enfoque central de todo a lo que nos adherimos. Tiene que tener sentido. Eso es lo que enmarca nuestro estilo de vida».

Por: Ariel Dominique Hendelman | En: The Jerusalem Post | Traduce: © israelnoticias.com

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More