Análisis: Trump quería salir de Siria, pero ahora está firmemente de vuelta

Por: Julio Pace | Traduce: © israelnoticias.com

YURI GRIPAS / REUTERS
0

WASHINGTON – En intensos intercambios con su equipo de seguridad nacional en las últimas semanas, el presidente Donald Trump dejó en claro varias veces que ve pocos incentivos para que Estados Unidos participe en la intratable guerra civil de Siria.

Luego empujó al ejército de los Estados Unidos de vuelta al atolladero.

Al hacerlo, Trump está tratando de enfrentar un dilema que atormentó a su predecesor, Barack Obama. La guerra civil en Siria de siete años presenta pocas soluciones rápidas o fáciles para Estados Unidos, pero las rivalidades geopolíticas en juego, la presencia del grupo Estado Islámico y otros extremistas, y las atrocidades perpetradas por el gobierno de Assad hacen que la situación sea imposible de ignorar.

Hasta ahora, Trump y sus mejores asesores han enviado mensajes contradictorios sobre lo que las huelgas estadounidenses, británicas y francesas del viernes pueden significar para el futuro compromiso de su administración en Siria.

Los propios ataques fueron limitados: 105 armas lanzadas contra tres objetivos. El secretario de Defensa Jim Mattis describió la acción como un “disparo de una sola vez” en represalia por el uso del gobierno sirio de armas químicas en un ataque del 7 de abril que mató a más de 40 personas.

Trump, sin embargo, lanzó los ataques en términos más amplios, prometiendo que estaba listo para mantener al ejército estadounidense comprometido si el presidente sirio, Bashar Assad, volviera a usar gases mortales.

Un soldado sirio filma los daños del Centro de Investigación Científica sirio que fue atacado por ataques militares estadounidenses, británicos y franceses para castigar al presidente Bashar Assad por su ataque químico contra civiles, en Barzeh, cerca de Damasco, Siria, el sábado 14 de abril de 2018 ( AP Photo / Hassan Ammar)
Un soldado sirio filma los daños del Centro de Investigación Científica sirio que fue atacado por ataques militares estadounidenses, británicos y franceses para castigar al presidente Bashar Assad por su ataque químico contra civiles, en Barzeh, cerca de Damasco, Siria, el sábado 14 de abril de 2018 ( AP Photo / Hassan Ammar)

“Estamos preparados para mantener esta respuesta hasta que el régimen sirio deje de usar agentes químicos prohibidos”, dijo Trump en un discurso televisado a la nación desde la Casa Blanca el viernes por la noche.

Sus comentarios se hicieron eco el sábado por Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, quien dijo que el presidente le dijo que el ejército estaba “armado y listo” si Siria lanzaba otro ataque con armas químicas.

La declaración del presidente fue un cambio notable de su reciente postura sobre Siria.

A principios de este mes, en privado le dijo a los asesores que Estados Unidos no obtenía “nada” de su participación en Siria y dejó en claro que quería que las 2.000 tropas estadounidenses que actualmente combatían a los militantes del ISIS se retiren para el otoño.

Esa orden dejó a muchos de los consejeros de seguridad nacional de Trump nerviosos, preocupados de que sacar incluso esa pequeña fuerza estadounidense resultaría en un vacío de poder que Irán podría llenar.

Le ganó el elogio de los partidarios políticos que perciben a Siria como una tierra baldía costosa y ven a Trump como un presidente que prometió una agenda de “América Primero” que no incluía compromisos militares estadounidenses sostenidos en el exterior.

La importancia de esa promesa para algunos patrocinadores de Trump rápidamente se hizo evidente, incluso la intervención estadounidense relativamente limitada en Siria los dejó profundamente frustrados.

Los partidarios del presidente sirio Bashar al-Assad marchan en protesta por el ataque de la coalición encabezada por Estados Unidos en Siria, el 14 de abril de 2018 en Los Ángeles, California. (David McNew / Getty Images / AFP)
Los partidarios del presidente sirio Bashar al-Assad marchan en protesta por el ataque de la coalición encabezada por Estados Unidos en Siria, el 14 de abril de 2018 en Los Ángeles, California. (David McNew / Getty Images / AFP)

“Esta no es la razón por la cual Donald Trump fue elegido”, dijo Laura Ingraham, la presentadora de Fox News que ha apoyado al presidente.

Ann Coulter, otra comentarista conservadora, pasó el fin de semana destacando los mensajes de enojo en Twitter de aparentes partidarios de Trump, incluido uno que escribió que, si bien “el daño directo fue de algunos edificios en Damasco; el daño colateral fue la base de apoyo político de Trump”.

Si a Trump le molestaba la creciente crítica, no lo ha demostrado.

Llegó a Twitter el sábado por la mañana y escribió “Misión cumplida”, adoptando una frase que atormentó al presidente George W. Bush durante la guerra de Irak. Para algunos, esas dos palabras representan la falta de visión acerca de cuán rápidamente Estados Unidos puede enredarse en un prolongado conflicto en Medio Oriente.

La visión de Trump sobre la situación en Siria ha cambiado repetidamente en los últimos años. Como ciudadano privado en 2013, dijo que Obama debería “mantenerse alejado de Siria”. Trump condenó a Obama por declarar que el uso de armas químicas por parte de Siria cruzaría una “línea roja” para Estados Unidos y dijo que Obama se veía débil cuando no siguió con un ataque militar después de que Assad usó gases mortales contra civiles.

Menos de tres meses después de que Trump asumió el cargo, los EE.UU evaluaron que Assad había usado nuevamente armas químicas para matar a los sirios.

Movido por las imágenes de niños muertos, Trump sorprendió a muchos de sus propios seguidores al decir que la acción había cruzado “muchas, muchas líneas” para él. Él ordenó un ataque aéreo de los EE.UU contra una base aérea siria.

Desde entonces, las opiniones de Trump sobre la situación en Siria han evolucionado. A principios de este año, comenzó a decirles a los asesores que tan pronto como Estados Unidos declarara la victoria contra ISIS, que se ha establecido en Siria en medio del caos de la guerra civil, quería que las tropas estadounidenses salieran.

En un evento reciente en Ohio, Trump dijo sobre Siria: “Hay que permitir que otras personas se ocupen de eso ahora”.

Una semana más tarde llegó el ataque que atrajo a Trump nuevamente.

Vía The Times of Israel

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies