Noticias de Israel en español 24 horas en directo

¿Está Venezuela dispuesta a iniciar una guerra en el Caribe?

Por: Scott B. MacDonald

El 22 de diciembre de 2018, la Armada Bolivariana de Venezuela “interceptó” al buque de investigación ExxonMobil, Ramform Tethys, en la zona económica exclusiva y la plataforma continental de la República Cooperativa de Guyana. El barco llevaba una bandera del Gobierno de las Bahamas y fue contratado para realizar un trabajo sísmico por ExxonMobil y tenía una tripulación de setenta personas. Las relaciones entre Guyana y Venezuela se han deteriorado considerablemente desde que Nicolas Maduro asumió el cargo en 2013, luego de la muerte de Hugo Chávez. Este incidente podría ser el comienzo de un impulso más sostenido por parte del régimen autoritario de Maduro para agitar el nacionalismo en el período previo al comienzo de un nuevo mandato presidencial en enero de 2019.

Guyana y Venezuela tienen una larga disputa fronteriza, que data de principios del siglo XIX, pero que se resolvió mediante arbitraje internacional. Venezuela ha desafiado periódicamente ese acuerdo, reclamando alrededor de la mitad del país. El reciente descubrimiento de grandes cantidades de petróleo en la costa de Guyana realizado por las principales compañías petroleras, en particular ExxonMobil, ha llevado a una nueva oleada de petróleo para el país caribeño. Con una población de menos de un millón y una economía que ha luchado en el pasado, la adición de petróleo es un verdadero impulso para la economía y, si se usa con prudencia, podría mejorar considerablemente la vida de la mayoría de los guyaneses.

El problema para Guyana es que la economía venezolana se está hundiendo, y mal. Según el Fondo Monetario Internacional, la inflación debería alcanzar los diez millones por ciento en 2019. El país está luchando por producir suficiente petróleo para las exportaciones, y es difícil encontrar alimentos, papel higiénico y otros alimentos básicos al día. El crimen es rampante, y la economía ahora se basa en el trueque, con bienes que tienen mayor valor que la moneda gubernamental sin valor, el bolívar. Cerca de 2.5 millones de personas ya han huido de Venezuela y se espera que más crucen las fronteras con Brasil, Colombia y Ecuador, así como en todo el Caribe. Se habla de que hasta diez millones de venezolanos pueden dejar su país para escapar del colapso económico, la falta de seguridad personal y la represión política.

El Gobierno de Guyana está profundamente preocupado de que Venezuela pueda continuar presionando en el tema de la frontera. El Gobierno emitió una declaración diciendo que “rechaza este acto ilegal, agresivo y hostil perpetrado por el Gobierno de la República Bolivariana, el cual demuestra una vez más la amenaza real al desarrollo económico de Guyana por parte de su vecino occidental; un acto que viola la soberanía y la integridad territorial de nuestro país”.

Sobre el papel, el ejército venezolano es mucho más grande que el de Guyana. Sin embargo, el terreno a través del cual podría proceder cualquier incursión venezolana a gran escala es un desafío. Gran parte de la frontera es jungla, y hay pocos caminos, así como varios ríos. Además, uno tiene que preguntarse qué tan efectivos son los combates de las fuerzas armadas venezolanas en esta etapa, considerando los problemas presupuestarios del país y la corrupción dentro del cuerpo de oficiales. ¿Estarían listos y podrían los militares venezolanos hacer la guerra contra Guyana? La respuesta es probablemente no; sería más probable que Venezuela realice una serie de operaciones de acoso, como la incautación de buques de exploración petrolera.

La participación de las principales potencias en la región hace que la situación se vuelva más complicada. Tanto China como Rusia han estado y continúan participando activamente para mantener al régimen de Maduro en el poder, aunque es cuestionable que Pekín o Moscú apoyen el respaldo de Caracas en una guerra de disparos con Guyana. Además, Estados Unidos ha dejado claro que considera a Venezuela, en palabras del Asesor de Seguridad Nacional John Bolton, parte de la “troika de la tiranía”, junto con Cuba (que tiene asesores de seguridad en Venezuela) y Nicaragua.

Washington tiene poco respeto por el Gobierno de Maduro y ha sugerido que el cambio de régimen sería bueno. Sin embargo, si Venezuela intensificara la situación desde la incautación de un barco de exploración petrolera a un acaparamiento de tierras o un intento de bloqueo naval de los campos petrolíferos en alta mar, la situación podría volverse fea. Estados Unidos ya ha hecho saber que desaprobó la acción venezolana y está detrás de Guyana.

La situación guyanesa-venezolana plantea una serie de cuestiones. Lo primero y más importante es ¿hasta dónde quiere llevar esto el régimen de Maduro? ¿Es este un paso importante que pretende iniciar una campaña de intimidación frente a su vecino más pequeño? Si es así, ¿qué tipo de papel desempeñarán China y Rusia en el drama que se desarrolla? Si uno fuera cínico, el momento en que Rusia envió dos bombarderos de largo alcance a Venezuela a principios de diciembre podría tomarse como parte de un plan más amplio para apoyar al régimen de Maduro mientras empuja a Guyana.

La industria petrolera es considerada en Guyana como un camino hacia un mejor futuro económico. En el pasado, la economía se construía alrededor del azúcar, la bauxita y el oro, pero en gran parte de la existencia del país estaba mal administrada. Durante la última década ha habido más esperanza sobre futuras trayectorias económicas. Esto ha ocurrido a pesar de la lucha política interna en las urnas. En diciembre, el Gobierno anterior cayó y Guyana se dirige a nuevas elecciones en tres meses. El centro de la elección es cómo se gastará el dinero proyectado del petróleo. La acción de Venezuela proyectó una oscura sombra sobre esto; algo sin duda calculado en caracas. De hecho, ExxonMobil ha suspendido las operaciones.

La disputa fronteriza entre Guyana y Venezuela tiene una larga historia. Reaparece periódicamente con un incidente. Teniendo en cuenta la impopularidad del régimen de Maduro, su necesidad de apoyo militar y la asistencia del personal de seguridad cubano, una distracción de la política exterior podría verse en Caracas como lo correcto para alejar las mentes de la gente del caos socioeconómico y la miseria a la que se ha sometido su país. El estandarte socialista. Aunque las probabilidades de una guerra real no son probables, hay espacio para una escalada, algo que a corto plazo podría ayudar a Maduro a comenzar su nuevo mandato (que ganó a través de elecciones fraudulentas). Para Guyana, el incidente podría ser una prueba importante en cuánto al apoyo que puede contar de los Estados Unidos, Europa y otros países del Caribe. El Caribe ha estado fuera del radar de los Estados Unidos, pero el creciente papel de China y Rusia en la región significa que ya no puede ser el caso. Guyana podría ser un caso de prueba de la resolución de los Estados Unidos para mantener su dominio estratégico en el Caribe.

Vía The National Interest

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

PREMIUM
$1.37 Mensual
  • Acceso a todos los artículos editoriales exclusivos para suscriptores.