Noticias de Israel
Las noticias de Israel, en español, 24 horas en directo.

La expulsión de los judíos americanos en Jánuca

Escrito por Dr. Yvette Alt Miller | En: Aish | Traduce: Noticias de Israel en español

En las profundidades de la Guerra Civil de Estados Unidos, el período previo a Jánuca fue tenso para la pequeña comunidad judía de Estados Unidos.

Con sólo la mitad del uno por ciento de la población de la nación, muchos judíos estadounidenses de esa época eran inmigrantes recientes que llegaron sin dinero de Europa Central. El mantenimiento de tiendas y el comercio eran trabajos populares para estos nuevos judíos estadounidenses. A pesar de que su comunidad era muy pequeña, cuando la Guerra Civil se desató, los judíos fueron acusados rutinariamente de ser traidores y especuladores de la guerra, y fueron satanizados en la prensa y la correspondencia oficial.

La antipatía hacia los judíos abarcaba ambos lados de la Guerra Civil. En el sur, los judíos eran considerados a menudo como forasteros. En el Norte, la presencia de varios judíos de alto rango en el Ejército Confederado alimentó la perniciosa falsedad de que los judíos estaban de alguna manera detrás de la decisión del Sur de separarse de la Unión y habían causado la guerra. El historiador James M. McPherson señala que durante la Guerra Civil, “los acosados oficiales de la Unión habían llegado a utilizar la palabra ‘judío’ de la misma manera que muchos sureños utilizaban ‘yanqui’ – como una forma abreviada de describir a cualquiera que consideraran astuto, adquisitivo, agresivo y posiblemente deshonesto”. (de Battle Cry of Freedom: La era de la Guerra Civil. Oxford University Press: 1988)

Muchas de estas mentiras sobre los judíos generalmente se centraban en la calumnia de que los judíos eran especuladores de la guerra. Cuando comenzó la Guerra Civil, el precio del algodón cultivado en el sur se disparó de 10 centavos por libra en diciembre de 1860 a 68 centavos por libra dos años después. Incluso en medio de la guerra, el Norte y el Sur continuaron dependiendo económicamente el uno del otro. Las fábricas textiles del Norte dependían del algodón del Sur; incluso el Ejército de la Unión usaba algodón cultivado en el Sur para sus uniformes y tiendas de campaña. Para facilitar el comercio, el presidente Lincoln autorizó la distribución de permisos de comercio cuidadosamente regulados y con licencia que permitían exportar algodón al norte.

Los permisos eran supervisados por altos funcionarios del Ejército de la Unión. Uno de los encargados de distribuirlos era el general Ulysses S. Grant, quien gobernaba el Distrito de Tennessee, incluyendo las áreas cercanas de Mississippi y Kentucky. A diferencia de Lincoln, Grant despreciaba la emisión de permisos de comercio, preguntándose en voz alta a los ayudantes cómo se suponía que el Ejército de la Unión ganaría una guerra contra la Confederación si continuaban comerciando con ellos. Además de los que comerciaban legalmente con algodón, surgió un robusto comercio de algodón en el mercado negro; mucha gente asumió erróneamente que los comerciantes del mercado negro eran judíos, difamando a los judíos como especuladores y motivados puramente por la codicia.

El historiador Jonathan Sarna describe la tensión que se estaba gestando: “En poco tiempo, la corrupción pública aumentó, la confianza mutua disminuyó y las recriminaciones abundaron. Como suele ocurrir en tales circunstancias, la sospecha cayó sobre todo en los judíos, que durante mucho tiempo fueron considerados en la cultura cristiana como inescrupulosos desde el punto de vista financiero. Los judíos se convirtieron en el foco de gran parte del odio y la desconfianza que la guerra desató…”. (de Cuando el General Grant expulsó a los judíos).

El general Grant parecía estar obsesionado con los judíos, viéndolos falsamente como si estuvieran de alguna manera detrás de todo el comercio de algodón en el mercado negro. El historiador Ron Chernow señala que la imaginación de Grant estaba cada vez más “dotando (a los judíos) de poderes casi diabólicos” y que el general Grant se enfureció por la influencia supuestamente de gran alcance de los judíos, escribiendo que los judíos “entran con sus sacos de alfombras a pesar de todo lo que se puede hacer para evitarlo”. Los judíos parecen ser una clase privilegiada que puede viajar a cualquier parte…” y se extendió por todo el país (Citado en Grant. Penguin Press: 2017). De más de doscientos comerciantes a los que se les dio permiso para exportar algodón al norte, sólo cuatro eran judíos. Sin embargo, este pequeño número no impidió que el general Grant y otros vieran erróneamente a los judíos como únicos exitosos en el comercio y los odiaran por ello

A principios de diciembre de 1862, pocas semanas antes de la fiesta judía de Jánuca, el odio antijudío del general Grant se desbordó. Su propio padre, Jesse Grant, solicitó permiso para importar algodón al Norte. El general Grant tenía una relación tensa con su padre y ahora su padre pedía usar la influencia de su hijo para prosperar en el comercio del algodón que el general Grant tanto despreciaba. Peor aún, Jesse Grant trabajaba en sociedad con una familia judía de fabricantes de ropa en Cincinnati, Ohio. Era demasiado para el General; decidió dar un paso radical.

La Orden General No. 11, emitida el primer día de Jánuca, el 17 de diciembre de 1862, fue breve y escalofriante:

“Los judíos, como clase que viola cada regulación de comercio establecida por el Departamento del Tesoro y también las órdenes del departamento, son por la presente expulsados del departamento dentro de las veinticuatro horas siguientes a la recepción de esta orden. Los comandantes de los puestos verán que a toda esta clase de personas se les proporcionen pases y se les exija que salgan, y cualquiera que regrese después de dicha notificación será arrestado y mantenido en confinamiento hasta que se presente la oportunidad de enviarlos como prisioneros…”.

Cada judío del distrito del General Grant debía ser expulsado en un día. Los que regresaban se enfrentaban al arresto. En lugar de atacar a los hombres de negocios judíos (lo cual hubiera sido injusto en cualquier caso) todos los judíos – mujeres, niños, los que no trabajaban en el comercio – fueron incluidos.

Afortunadamente para muchos de los judíos de esta gran área, los combates interrumpieron las líneas de telégrafo y fue difícil hacer conocer la nueva ley. Sin embargo, la orden del general Grant llegó a algunos distritos. Sorprendentemente, los habitantes locales parecían más que felices de cumplir con la orden y atacar a los judíos en su medio.

Un judío identificado sólo como el Sr. Silverman, originario de Chicago, estaba viajando a Holly Springs, Mississippi en Jánuca, cuando escuchó la orden de que no podía permanecer más en el territorio. Los informes locales señalaron que el Sr. Silverman se dirigió a una oficina de telégrafos para ponerse en contacto con el general Grant y aclarar esta extraña petición. Fue arrestado por este supuesto “crimen”.

En la parte oriental del territorio del general Grant, una joven pareja de recién casados judíos fue detenida mientras viajaban. Según el periódico neoyorquino Jewish Record, la pareja fue arrestada, se les robó su dinero y sus posesiones personales, se les confiscó el caballo y el cochecito y se quemó su equipaje. A pesar del clima de invierno, fueron llevados a la cárcel, se les prohibió cambiarse de ropa mojada y fueron abusados verbalmente. Cuando apelaron al general de brigada James Tuttle, comandante de la guarnición de la Unión en Cairo, Illinois, éste se negó a ayudar, declarando: “Ustedes son judíos, y… ni un beneficio para la Unión o la Confederación”.

La violencia anti-judía estalló en varios pueblos de la región, llegando a un crescendo en el pueblo de Paducah, Kentucky.

Los judíos se mudaron a Paducah por primera vez en la década de 1840; para esa infame Jánuca de 1862 la pequeña comunidad había echado raíces. La Enciclopedia de las Comunidades Judías del Sur señala que para 1859, once negocios de Paducah tenían propietarios judíos; media docena de tiendas de ropa de propiedad judía salpicaban la ciudad. En 1859, veinte judíos locales fundaron la sociedad funeraria judía Chevra Yeshurun y compraron un terreno para un cementerio judío.

Cuando llegó la noticia de la Orden General No. 11, las autoridades locales se volvieron rápidamente contra los judíos en su medio. La B’nai B’rith Missouri Lodge describió lo que sucedió después: a todos los judíos se les dio la orden de “abandonar la ciudad de Paducah, Kentucky dentro de las veinticuatro horas siguientes a la recepción de esta orden”. Las mujeres y los niños también fueron forzados a salir, y en un caso un bebé casi se perdió en la confusión. Dos ancianas judías estaban demasiado enfermas para abandonar sus hogares; vecinos locales de buen corazón se ofrecieron a cuidarlas mientras sus familiares eran obligados a irse.

Obligados a salir de sus casas, los judíos de Paducah apelaron al presidente Lincoln. César Kaskel, un inmigrante judío de Prusia que se había mudado a Paducah años antes, viajó a Washington DC para hablar con el presidente en persona. En cada parada del camino, apeló a los periodistas locales “para que presten la poderosa ayuda de la prensa a la sufrida causa de la indignada humanidad (y) para borrar lo más rápido posible esta mancha en nuestro honor nacional” (citado en Lincoln y los judíos: Una historia de Jonathan D. Sarna y Benjamin Shapell. St. Martin’s Press: 2015).

Cuando finalmente llegó a Washington DC, Cesar Kaskel se reunió con el congresista de Cincinnati, John Addison Gurley, y solicitó su ayuda. Juntos, los dos hombres fueron a hablar con el presidente Lincoln, quien les dijo que no tenía idea de la orden del general Grant de expulsar a los judíos. Lincoln sabía leer y escribir la Biblia y habló con César Kaskel usando la metáfora de los antiguos judíos expulsados de la Tierra de Israel, preguntándole: “¿Y así los hijos de Israel fueron expulsados de la feliz tierra de Canaán?” Kaskel respondió en un tono similar: “Sí, y por eso hemos venido al seno del Padre Abraham, pidiendo protección”.

Lincoln respondió: “Y esta protección la tendrán”.

Los historiadores debaten si esta conversación realmente tuvo lugar usando este tono exaltado, pero el presidente Lincoln instruyó de inmediato a Henry Halleck, el general en jefe del Ejército de la Unión, para que revocara el decreto, lo cual hizo el 6 de enero de 1863.

La mayoría de los judíos de Paducah regresaron, pero los efectos perniciosos de la Orden General No. 11 perduraron durante años. El hecho de señalar a los judíos estadounidenses “como clase” para recibir un trato especial hace que muchos no se sientan bienvenidos y suscita el temor de que la violencia de la que tantos habían huido en Europa los haya seguido hasta sus nuevos hogares en los Estados Unidos. Aunque Ulysses Grant llegó a lamentar su orden de expulsar a los judíos, la infame orden, que se produjo durante el festival judío de Jánuca, siguió siendo un recordatorio de que incluso en Estados Unidos, los judíos nunca podían sentirse verdaderamente en casa.

Cada año, los judíos de todo el mundo cantan la canción Maoz Tzur después de encender las velas de Jánuca. La letra de su último verso – “no hay fin a los días de maldad” – nunca pareció más verdadera para los judíos americanos que en el invierno de 1862, cuando a los judíos “como clase” – hombres, mujeres y niños – se les negó la seguridad y fueron arrancados de sus hogares.

3 Comentarios
  1. Pedro Enrique Gaete Arroyo dice

    Esta orden de expulsion emitida por Grant, es en todo similar a la orden real de los Reyes Catolicos, de abandonar Espanha.

  2. Pedro Enrique Gaete Arroyo dice

    Peor aun ya que en Espanha los judios y musulmanes podian permanecer si renunciaban a sus creencias y abrazaban el cristianismo, permaneciendo sin embargo como ciudadanos de 2da clase.

  3. Jalamuen dice

    A esta altura vale la pena recordar que la Guerra de la Independencia de los EEUU contra Inglaterra solo fue posible gracias a un judio: Haym Salomon, que generosamente financió a George Washington haciendo posible que el naciente ejercito de los EEUU pudiera obtener cañones, fusiles y municiones con los que logró deshacerse de la dominacion britanica.

    Lamentablemente ya es muy pero muy tarde para hacérselo saber al General Grant …

    Aqui la historia de Haym Salomon:

    https://en.wikipedia.org/wiki/Haym_Salomon

Deja una respuesta

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More