Discurso de Netanyahu en inauguración de Embajada de EE. UU. en Jerusalem – Texto completo

(Foto: Noam Moskowitz)

Las declaraciones del Primer Ministro Benjamin Netanyahu en la apertura de la Embajada de los Estados Unidos en Jerusalem, el 14 de mayo de 2018, comunicadas por la Oficina del Primer Ministro.

El primer ministro comenzó dando la bienvenida a invitados distinguidos en la audiencia, incluidos los principales miembros de la delegación estadounidense.

“No tenemos mejores amigos en el mundo. Tú representas a Israel y defiendes a Jerusalem. Gracias.

Su presencia aquí hoy es un testimonio de la importancia de esta ocasión, no solo para la administración de Trump, sino de una manera muy personal para usted. Para usted, cada uno de ustedes, para la búsqueda de la paz, y para el propio presidente Trump. Gracias.

Queridos amigos,

Qué glorioso día recuerda este momento. Esto es historia. El presidente Trump, al reconocer la historia, ha hecho historia.

Todos nosotros estamos profundamente conmovidos. Todos nosotros estamos profundamente agradecidos.

Para mí, estar aquí me trae maravillosos recuerdos de mi infancia. [Hebreo]

Por lo tanto, sé que algunos de ustedes no siguieron cada palabra que dije en hebreo, y les diré que pasé los primeros tres años de mi vida en este barrio, en la calle Ein Gedi en Talpiot, que no está muy lejos. Aquí había algunas casas con encanto, muchos campos abiertos. Recuerdo que deambulé en estos campos con mi hermano, Yoni. Él tenía seis años. Yo tenía tres años. Él sostuvo mi mano muy apretada. Caminamos hasta esta maravillosa casa del profesor Joseph Klausner, el renombrado historiador judío que fue el maestro de mi padre. Solía ​​mirar a través de las tablillas de la sinagoga de madera donde él y el gran escritor israelí, Shai Agnon, solían rezar en Shabat. Y David, me acercaría a este lugar justo aquí, pero solo hasta aquí, porque mi madre me dijo: ‘No puedes avanzar más’. Esto fue cerca de la frontera. Estaba expuesto al fuego de francotiradores. Eso fue entonces. Esto es ahora, hoy.

Hoy, la embajada de la nación más poderosa de la tierra, nuestro mejor aliado, los Estados Unidos de América, hoy su embajada se abrió aquí.

Así que para mí este lugar trae recuerdos personales, pero para nuestro pueblo, evoca recuerdos colectivos profundos de los mejores momentos que hemos conocido en esta ciudad en una colina.

En Jerusalem, Abraham pasó la mayor prueba de fe y el derecho a ser el padre de nuestra nación.

En Jerusalem, el Rey David estableció nuestra capital hace tres mil años.

En Jerusalem, el rey Salomón construyó nuestro templo, que se mantuvo durante muchos siglos.

En Jerusalem, los exiliados judíos de Babilonia reconstruyeron el Templo, que se mantuvo por muchos siglos más.

En Jerusalem, los Macabeos volvieron a dedicar ese Templo y restauraron la soberanía judía en esta tierra.

Y fue aquí en Jerusalem unos dos mil años después que los soldados de Israel pronunciaron tres palabras inmortales: ‘Har ha’bayit be’yadeinu’, ‘El Monte del Templo está en nuestras manos’, palabras que levantaron el espíritu de toda la nación.

Estamos en Jerusalem y estamos aquí para quedarnos.

Estamos aquí en Jerusalem, protegidos por los valientes soldados del ejército de Israel, liderados por nuestro Jefe de Gabinete Gadi Eisenkot, y nuestros valientes soldados, nuestros valientes soldados están protegiendo las fronteras de Israel mientras hablamos hoy. Los saludamos a todos, y a los miembros de nuestras fuerzas de seguridad, el Shin Bet y el Mossad, cuyo líder está con nosotros hoy. Les saludamos a todos, a todos ustedes.

Hace más de un siglo, la Declaración Balfour reconoció el derecho del pueblo judío a un hogar nacional en esta tierra. Y exactamente hace 70 años hoy, el presidente Truman se convirtió en el primer líder mundial en reconocer al recién nacido Estado Judío. En diciembre pasado, el presidente Trump se convirtió en el primer líder mundial en reconocer a Jerusalem como nuestra capital. Y hoy, los Estados Unidos de América están abriendo su embajada aquí en Jerusalem.

Gracias. Gracias, presidente Trump, por tener el valor de cumplir sus promesas. Gracias, presidente Trump, y gracias a todos por hacer la alianza entre Estados Unidos e Israel más fuerte que nunca. Y gracias, gracias especiales, a usted, Embajador Friedman. Gracias, David, por todo lo que haces para acercar a nuestros países y nuestros pueblos. Hoy, tienes un privilegio especial. Tienes el privilegio de convertirte en el primer embajador estadounidense en servir a tu país en Jerusalem, y este es un honor distintivo que será tuyo para siempre. Nadie puede ser el primero otra vez.

Mis amigos, este es un gran día para Israel. Es un gran día para América. Es un gran día para nuestra fantástica alianza. Pero creo que también es un gran día para la paz.

Quiero agradecer a Jared, Jason y David por sus incansables esfuerzos para promover la paz y por sus incansables esfuerzos para avanzar en la verdad. La verdad y la paz están interconectadas. Una paz que se basa en mentiras se estrellará contra las rocas de la realidad de Medio Oriente. Solo puedes construir paz en la verdad, y la verdad es que Jerusalem ha sido y siempre será la capital del pueblo judío, la capital del Estado Judío. Verdad, paz y justicia: como nuestro Juez de la Corte Suprema aquí. Hanan Melcer, puede dar fe de la verdad, la paz y la justicia, esto es lo que tenemos y esto es en lo que creemos.

El profeta, Zacarías, declaró hace más de 2.500 años: «Así dijo el Eterno: ‘Volveré a Sión y habitaré en medio de Jerusalem. Y Jerusalem será llamada la Ciudad de la Verdad’».

Que la apertura de esta embajada en esta ciudad extienda la verdad por todas partes, y que la verdad promueva una paz duradera entre Israel y todos nuestros vecinos.

Di-s bendiga a los Estados Unidos de América y Di-s bendiga a Jerusalem, la capital eterna e indivisa de Israel.

Baruj atah A-donai Elokeinu melekh ha’olam shehecheyanu vekiymanu vehigi’anu lazman hazeh [Bendito seas Tú, Señor nuestro Di-s, Rey del Universo, que nos ha concedido la vida, nos ha sostenido y nos ha permitido llegar a esta ocasión]”.

Vía The Times of Israel
Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies