Noticias de Israel en español 24 horas en directo

Cómo Estados Unidos está mejorando los preparativos para la guerra espacial masiva

Por Steve Mosteiro

Seis tendencias guían el futuro de América en el espacio

 

Estar a la vanguardia de las tendencias espaciales, desde la fabricación de satélites hasta las nuevas opciones de lanzamiento, es desalentador. Seis tendencias, al menos, están en el trabajo. No está claro hasta qué punto exacto se determinan, pero la observación es importante. Estas tendencias afectarán la inversión estadounidense en el espacio, la seguridad nacional, nuestros niveles de vida modernos y nuestra economía en general.

 

Primero, los satélites pesados ​​se están volviendo más pesados, a medida que se agrega más capacidad a cada satélite. Las capacidades son comerciales para la seguridad nacional, comunicaciones para la predicción del clima, respuesta a crisis para la protección territorial, análisis en tiempo real para la anticipación del evento.

 

Los satélites más pesados ​​tienden a elevar los costos de lanzamiento y pueden ser costosos de diseñar y construir, pero pueden reducir los costos de la estación terrestre. Si bien los satélites pesados ​​representan solo una porción estrecha del mercado, esta tendencia refuerza el interés continuo (pero muy costoso) en el trabajo pesado. Además, un énfasis renovado en la capacidad de carga pesada calificada para el hombre solo aumenta esta apuesta.

 

En segundo lugar, y al mismo tiempo, los satélites más pequeños, incluidos los “cubos-satélites” que a menudo tienen el tamaño aproximado equivalente a una caja de zapatos, proliferan tanto para uso comercial como para uso del gobierno civil y militar. Estos satélites permanecen en órbita por períodos más cortos, pero realizan misiones especializadas, que a menudo requieren un lanzamiento, despliegue y reemplazos rápidos. Estos satélites se están multiplicando, sus aplicaciones evolucionan magnitudes más rápido que cualquier cambio comparable en la carga útil pesada.

 

En tercer lugar, al igual que los requisitos de levantamiento pesado están activando nuevas opciones de levantamiento pesado, la proliferación de satélites más pequeños está provocando una búsqueda de opciones más ligeras y rentables. El hambre crece para encontrar formas más baratas y rápidas de colocar cubos individuales, grupos de cubos y constelaciones de cubos. La búsqueda del lanzamiento de bajo costo ha generado nuevas compañías de cohetes, estadounidenses y extranjeras, centradas en obtener orbitales y suborbitales para satisfacer la demanda existente y prevista.

 

En cuarto lugar, la rentabilidad puede ser la principal variable. La nueva carrera de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB, por sus siglas en inglés) hace hincapié en el ahorro de costos y la redirección de recursos en el presupuesto 2020 de la NASA, desde los pedidos de grandes ahorros en el lanzamiento y la aceleración de las pequeñas colocaciones de carga útil hasta las economías emergentes de escala y tamaño. y opciones de lanzamiento orbital. Los días de “construirlo y ellos lo compran” han terminado.

 

En quinto lugar, la Administración Trump está centrando su atención en “Buy America”. Esto afectará directamente a los mercados relacionados con el espacio. Después de dos Órdenes Ejecutivas, “Buy America” ​​vuelve a estar de moda y se vuelve más popular cada mes. Esto afectará los mercados espaciales comerciales y de seguridad nacional, más cada año.

 

Las razones para el énfasis en “Buy America” ​​en el espacio no son difíciles de entender. En el aspecto comercial, el interés manifiesto en favorecer a los fabricantes estadounidenses, la mano de obra estadounidense y la inversión estadounidense en cohetes, satélites y cadenas de suministro permite al presidente y al Congreso reclamar el liderazgo estadounidense en el espacio, creando puestos de trabajo y satisfaciendo las ambiciones políticas bipartidistas.

 

En el frente de la seguridad, “Buy America” ​​refleja una intensa presión para proteger los activos espaciales, el software, las cargas útiles, las fuentes de inversión, la mano de obra altamente calificada, los centros geográficos de actividades relacionadas con el espacio y las prerrogativas de “lanzamiento solo en los EE. UU.”. La presión para evitar lapsos de seguridad es alta, afectando a las cadenas de suministro, la ciber-penetración y desde donde se lanzan los satélites. Si bien las preocupaciones son globales, las amenazas crecientes en el Lejano Oriente, y especialmente de China, Corea del Norte, Irán y Rusia son claves. Las vulnerabilidades percibidas ligadas al lanzamiento internacional están creciendo.

 

Finalmente, una sexta tendencia en documentos, diálogo y entre los líderes nacionales no puede ser ignorada. A medida que la aviación comercial recibe un nuevo escrutinio ambiental, los combustibles para cohetes están bajo presión. En una era de iniciativas audaces, una intensa supervisión por parte del Congreso y la preocupación por los impactos ambientales incrementales, los combustibles utilizados en los lanzamientos pueden ser clave para la toma de decisiones a nivel federal (y posiblemente incluso comercial).

 

Net-net, todo el sector relacionado con el espacio está experimentando cambios, en su mayoría positivos, pero a una velocidad sin precedentes. El “estado final” que producen estas seis tendencias no está claro, pero se prevé un crecimiento continuo en el liderazgo, la innovación, la inversión y la presencia espacial de los EE. UU. Exactamente qué tan rápido cambiarán las cargas útiles, cuando se amplíen las opciones de lanzamiento, qué compañías de cohetes estadounidenses serán orbitales y suborbitales por primera vez, qué tan intensa será la campaña “Buy America” ​​y qué papel jugarán el medio ambiente y los combustibles, todo es incierto.

 

Corrección: El futuro está aquí.

Fuente Warrior Maven

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More