X

¿Un gobierno de unidad solamente laico para Israel?

Pocos días antes de las elecciones, el partido de oposición Azul y Blanco anunció su nueva promesa al público israelí: un gobierno de unidad nacional que excluye a todos los partidos religiosos, incluidas las facciones nacional-religiosas de derecha.

Con ello, Azul y Blanco espera sacar provecho de la campaña populista antirreligiosa que ha resultado muy lucrativa para Avigdor Liberman, cuyo partido Yisrael Beiteinu sólo superó por poco el umbral electoral en las elecciones anteriores. Una vez que Liberman comenzó su eslogan antirreligioso, las encuestas mostraron que podría duplicar su representación en la Knesset cuando los israelíes emitieran sus votos el martes.

Un gobierno israelí desprovisto de cualquier representación religiosa debería ser una noción ofensiva. Huelga decir que si el partido Shas, dominado por Mizrachi, llamara a expulsar a los judíos ashkenazis del gobierno, o si el izquierdista Meretz exigiera una coalición formada sólo por judíos ashkenazis, serían considerados horriblemente racistas.

Pero, para sorpresa de nadie, la propuesta de Azul y Blanco de excluir a los partidos religiosos parece totalmente aceptable a los ojos de muchos del centro-izquierda del espectro político.

Esta idea es aún más preocupante si se tiene en cuenta la campaña antiexclusión que lleva meses en marcha. Hace apenas unas semanas, un grupo de mujeres seculares apeló a los tribunales en un esfuerzo por detener un evento público religioso en el que, según los códigos éticos ortodoxos, hombres y mujeres debían estar separados por algún tipo de barrera. Ahora, la misma gente está hablando a favor de la exclusión.

Esta campaña de última hora es quizás la más divisiva de la historia. Se refiere directamente a la cuestión que divide a los israelíes más que a ninguna otra, incluida la seguridad y la igualdad social.

Si Azul y Blanco sale victorioso será porque, como observó el popular periodista Amit Segal, «sin que nos diéramos cuenta, estas elecciones pasaron del sí-Bibi/no-Bibi a judíos vs. israelíes».

Lo que Segal quiso decir es que la sociedad israelí está profundamente dividida entre los que apoyan un Estado democrático y los que apoyan un Estado democrático judío. La nueva dirección de Azul y Blanco, que imita la de los izquierdistas más alejados, sugiere que la observación de Segal es correcta, y que un gobierno encabezado por este partido podría muy bien poner a Israel en el camino del abandono de su identidad judía.

Categorías: Gobierno
Relacionado